Cómo desarrollar una estrategia de impacto social para atraer y retener talento

En menos de cinco años, los trabajadores Millennials representarán el 75% de la fuerza laboral a nivel mundial. La gran mayoría de estos Millennials apuestan por el empleo de sus habilidades para beneficiar una causa determinada y más de la mitad de esos desearía que hubiera más días de servicio en toda la empresa. Con una mayoría de la fuerza laboral enfocada en el cambio social y la responsabilidad comunitaria, las marcas que desean prosperar hoy y en el futuro deben ver la estrategia de responsabilidad corporativa y la cultura de la empresa como partes esenciales del proceso de marketing laboral. Estos son vitales para atraer a una generación más joven que quiere hacer un trabajo que beneficie a la sociedad. Centrarse en hacer el bien no solo puede atraer y retener talento y a construir una sólida reputación de marca que atraiga a nuevos clientes.

Fuerza laboral Millenial y Generación Z

Si bien la gran cantidad de artículos que ridiculizan a las generaciones más jóvenes por estar más interesadas en las tostadas de aguacate y publicar fotos en las redes sociales que en construir una carrera se ha ralentizado hasta convertirse en un goteo, todavía existe un sesgo subyacente al considerar el impacto de los Millennials en la fuerza laboral. El pensamiento dominante es que son exigentes, tienen derecho y son desleales, saltando de un puesto a otro cada pocos años.

Los datos muestran que los trabajadores más jóvenes tienen más probabilidades de dejar una empresa en un período de tiempo más corto. El 22% de los Millennials han puesto de manifiesto que esperan cambiar de empleador en apenas cinco años, mientras que el 13% dice que planea dejar a sus empleadores en los próximos seis meses. El 52% piensa que el concepto de lealtad de los empleados está desactualizado. Y lo mismo puede decirse de la Generación Z. El 78% de los empleados de la Generación Z planean dejar su puesto actual en los próximos dos años. Sin embargo, la motivación detrás de este cambio generacional es más compleja que la falta de lealtad o derechos. Comprender qué impulsa a las generaciones que pronto dominarán la fuerza laboral es esencial para atraer y retener talento en el grupo de trabajadores Millennial y Generación Z en casi todas las industrias.

Qué impulsa a Millenials y Gen Z a postar por una empresa

Uno de los motivadores más influyentes que impulsa a estas generaciones a postularse a una empresa en particular es cómo esa empresa ve su papel en la mejora de la comunidad y el mundo. En resumen, la estrategia de impacto social de la compañía puede influir en los trabajadores talentosos para que se postulen, mientras que la falta de una puede ser perjudicial para los objetivos de contratación. Dado que casi el 20% de los trabajadores de 24 a 35 años ponen énfasis en la reputación ética, la inclusión en el lugar de trabajo y la diversidad al elegir un empleador, es importante definir los objetivos y la misión sociales de la empresa.

Las pautas sólidas de impacto social también pueden mejorar la retención de los empleados actuales. El 81% de los Millennials esperan que las empresas se comprometan a ser buenos ciudadanos del mundo y, según recientes estudios, se ha descubierto que los trabajadores Millennial y Gen Z que sintieron que su empleador adoptó una postura sobre cuestiones éticas probablemente permanecerían en la empresa durante cinco años o más. Destacar sobre el resto marcará la diferencia en cuestiones de lealtad por parte de los empleados más jóvenes de la organización.

Qué debe implicar la estrategia de impacto social para atraer y retener talento joven

Las estrategias de impacto social, sobre todo, deben ser auténticas. Limitarse a realizar donaciones a organizaciones benéficas al azar ya no es suficiente. De hecho, la estrategia y organización benéfica deben alinearse con la misión y los objetivos de la empresa.

Al desarrollar un programa personalizado de divulgación o plataforma de responsabilidad corporativa, se debe comenzar con los siguientes puntos:

  • Centrarse en la misión empresarial. ¿Qué se desea transmitir a los clientes y posibles empleados? Si la empresa está centrada en proporcionar bienes de comercio justo, por ejemplo, ese es un gran lugar para comenzar a construir una estrategia de impacto social. ¿Cómo puede la organización promover su participación para garantizar el acceso a productos de comercio justo?
  • Buscar vacíos en la comunidad. La responsabilidad corporativa no tiene que marcar una diferencia a nivel global para tener impacto. Esto es especialmente cierto si la empresa tiene su sede en una o dos ubicaciones. ¿Qué necesidades tiene la comunidad en la que se trabaja? Empezar por abordarlos y desarrollar programas de divulgación y voluntariado para los empleados será un buen paso.
  • Escuchar a los empleados. Muchos de los trabajadores actuales de la plantilla, especialmente los más jóvenes, tienen una idea clara de lo que es importante para ellos. Encuestar a la empresa para tener una idea de las iniciativas que más les importan y hacer que los empleados participen es un gran comienzo. Seguramente se traduzca en un comité de alcance comunitario o un comité de impacto social que determine la dirección que tome la estrategia de responsabilidad corporativa.

A partir de aquí, se puede dar el primer paso real para hacer el bien que pueda beneficiar a la comunidad, los empleados y los resultados de la empresa.

Una estrategia efectiva comienza internamente

Las iniciativas de responsabilidad corporativa no tienen que ser innovadoras para tener impacto. A menudo, el mejor lugar para comenzar a construir una estrategia de impacto social es dentro de la propia empresa. Ahora, más que nunca, eso implica garantizar que los empleados tengan las habilidades que necesitan para tener éxito en su función o incluso encontrar un nuevo rol en caso de ser desplazados.

Para una gran parte del número de empleados de cualquier empresa, el desarrollo profesional contribuye directamente a su satisfacción laboral. Sin embargo, muchos de ellos consideran que no disponen de las habilidades necesarias para prosperar en el futuro del trabajo. Además, los empleados de todas las generaciones ven la inversión en la formación y el desarrollo de la plantilla como un factor fundamental a la hora de decidir dónde trabajar. Con eso en mente, ofrecer programas de educación y perfeccionamiento para preparar a los trabajadores de cara a futuras promociones o incluso para desarrollar nuevos roles en otras empresas es una estrategia esencial para atraer y retener talento. También es el lugar perfecto para dar los primeros pasos hacia una sólida estrategia de responsabilidad corporativa.

Al eliminar las barreras a la educación y ofrecer capacitación en profundidad, las corporaciones no solo pueden preparar a sus trabajadores de cara al futuro, aumentando la productividad y la lealtad, sino que también tendrán un impacto claro en la fuerza laboral y en la comunidad en su conjunto. Aspectos claves a la hora de atraer y retener talento.