Cómo tener éxito en las iniciativas de reducción de carbono

El argumento para que las empresas globales tengan éxito en la reducción de carbono es más claro que nunca:

  • Las operaciones comerciales en todo el mundo ahora están sujetas a mayores riesgos climáticos y de transición.
  • Los consumidores claman por productos ecológicos y comportamientos corporativos responsables.
  • Los inversores adoptan cada vez más estrategias de asignación de capital que tienen en cuenta cuestiones medioambientales, sociales y de gobernanza.
  • Los formuladores de políticas y las organizaciones gubernamentales están explorando la posible regulación de las emisiones de carbono.

En respuesta, organizaciones de todas las industrias han declarado objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), incluido para algunos un «compromiso neto cero», en el que una empresa garantiza que las emisiones de sus actividades de la cadena de valor no generen un impacto climático neto.

En 2020, más de 4.500 empresas en todo el mundo autoinformaron sus emisiones de GEI para su divulgación pública, y alrededor del 40 por ciento de esas empresas se han comprometido con objetivos de emisiones específicos, con reducción de carbono, como parte de sus planes estratégicos y financieros.

¿Qué pasa con las empresas que no lo han hecho? ¿Qué tipo de objetivos deberían establecer? Para averiguarlo, revisamos los datos de 2020 sobre la divulgación de los objetivos de emisiones de carbono de las empresas. Queríamos ver qué empresas e industrias parecen estar bien encaminadas para alcanzar sus objetivos y cómo lo lograron. Entre nuestras observaciones: cuanto más agresivos son los objetivos, mejores son los resultados.

El tiempo y el alcance son factores críticos para el éxito en la reducción de carbono

El análisis de McKinsey muestra que el 44 por ciento de las organizaciones que actualmente están divulgando sus emisiones de GEI se centran en objetivos a corto plazo, es decir, apuntan a reducir las emisiones para 2025. El veintisiete por ciento de las empresas que divulgan la información se centran en el mediano plazo, objetivos con reducciones para 2026 a 2040; mientras que el 2 por ciento se centra en objetivos a largo plazo, con reducciones para 2031 a 2050 o más adelante. El 27 por ciento restante de las organizaciones ha establecido objetivos en los tres horizontes temporales.

La mayoría de los objetivos divulgados (74 por ciento) provienen de empresas que intentan reducir las emisiones de GEI que están más cerca del núcleo, es decir, de fuentes que poseen o controlan (emisiones de Alcance 1) y de la generación de electricidad, calor o vapor que compran (Alcance 2).

Por el contrario, solo el 26 por ciento de las metas están destinadas a reducir las emisiones de Alcance 3, que no son propiedad directa de la empresa, sino que están relacionadas con sus actividades, en carga aérea o cadena de suministro, por ejemplo.

Es probable que esto se deba a que las emisiones de Alcance 3 son mucho más difíciles de rastrear y controlar para las empresas. Sin embargo, en nuestra experiencia, vale la pena el esfuerzo para hacerlo: las emisiones de Alcance 3 pueden representar más del 50 por ciento de las emisiones totales de GEI de una empresa.

Algunas industrias están más encaminadas a la reducción de carbono que otras

El mismo análisis también muestra que casi el 65 por ciento de los objetivos divulgados están en camino de lograrse entre 2020 y 2050. Como era de esperar, las empresas que están por encima del promedio en el cumplimiento de sus objetivos de reducción de GEI pertenecen a industrias que tienden a ser menos extractivas. Los sectores de indumentaria, infraestructura, manufactura, generación de energía y servicios, por ejemplo.

Sin embargo, dentro de estas industrias, algunas empresas todavía están rezagadas en el logro de los objetivos que revelaron. El mensaje para las empresas por encima del promedio, entonces, es continuar con sus esfuerzos de descarbonización y evitar la complacencia frente al calentamiento global.

Las empresas que están por debajo del promedio tienden a caer en una de varias categorías: están en industrias más extractivas (como la agricultura y los combustibles fósiles) o en sectores que son más difíciles de descarbonizar (como el transporte), o simplemente tienen un menor número de divulgaciones sobre el establecimiento de objetivos. Estas empresas deben lidiar, entre otros factores, con cadenas de suministro fragmentadas, maquinaria pesada, alto uso de carbono y la falta de alternativas económicas viables que les permitan descarbonizarse unilateralmente.

Para la mayoría de las industrias, al menos el 50 por ciento de sus objetivos de reducción de carbono van por buen camino, según la investigación. Pero una mirada más cercana a los plazos de los objetivos revela que las industrias que van por buen camino con sus objetivos a corto plazo (2020-25) tienden a mantenerse en los rieles y, en muchos casos, se prevé que se desempeñen bien con sus objetivos a largo plazo.

Cuatro industrias demostraron ser la excepción, enfrentando relativamente más desafíos para cumplir con sus objetivos a largo plazo, incluso cuando se desempeñaban bien a corto plazo: transporte, combustibles fósiles, hotelería y atención médica y biofarmacéuticos. Un factor clave en estas industrias es el papel de la tecnología en la reducción de las emisiones de GEI.

Los esfuerzos de descarbonización a largo plazo tanto en el transporte como en los combustibles fósiles, por ejemplo, requerirán importantes avances tecnológicos: combustibles alternativos, electrificación de vehículos pesados ​​y aviación comercial, tecnologías de captura y almacenamiento de carbono, así como un compromiso con la ejecución.

Por supuesto, las tecnologías para reducir las emisiones de carbono están generalmente disponibles para las empresas de hotelería y salud y biofarmacéuticos, pero aquí el compromiso con la ejecución será fundamental.

Los objetivos agresivos pueden mejorar el rendimiento

Además, encontramos una correlación positiva entre el porcentaje de reducción de emisiones objetivo promedio de las empresas (en relación con el año base) y su progreso en el momento del informe. En otras palabras, las empresas con objetivos más agresivos parecían tener un rendimiento superior en el camino hacia el logro de esos objetivos. Esta tendencia es cierta incluso para las industrias intensivas en carbono, como las de materiales, fabricación y generación de energía.

Implicaciones para las empresas que establecen objetivos

En total, los datos sugieren varias cosas para las empresas que buscan establecer objetivos para la reducción de emisiones de GEI. Primero, no olvide los objetivos que buscan reducir las emisiones de Alcance 3, ya que junto con las emisiones de Alcance 1 y Alcance 2, también constituyen una gran parte de la huella de carbono total de una organización.

En segundo lugar, reconozca que el éxito actual en alcanzar los objetivos de reducción de emisiones es un buen indicador del éxito futuro. Y, por último, recuerde que las empresas que establecen objetivos audaces tienen más probabilidades de avanzar más en su contra.

El mismo ejercicio de establecer objetivos de reducción de carbono puede ser un paso importante para las organizaciones; presenta tanto riesgos como oportunidades para crear valor a partir de la descarbonización.

A lo largo de este ejercicio, entonces, los ejecutivos deben considerar cómo o si los esfuerzos de reducción de carbono de la empresa pueden ayudar a diferenciarla de sus competidores; y deben ser intencionales sobre los objetivos a corto plazo para 2025 y 2030, ya que esos objetivos serán fundamentales para movilizar a la organización para que actúe.