Perfiles deficitarios: los puestos de trabajo que más cuesta cubrir

Cada año los datos de paro son más favorables. De hecho, según los datos del Ministerio de Empleo, en 2018 se han registrado 3.162.162 desempleados, la menor cifra desde 2008. Ha habido un mayor número de contrataciones en todas las comunidades autónomas en todos los sectores de actividad, con un aumento en contrataciones indefinidas y temporales. El número de afiliados a la seguridad social ha llegado a los 19.020.359 cotizantes, el más alto de la última década.

Sin embargo, no se han podido cubrir todos los puestos especializados. De hecho, los directores de recursos humanos han indicado que encuentran dificultados a la hora de reclutar talento. Según el informe de Adecco sobre perfiles deficitarios, un 10% de las vacantes del mercado laboral quedan sin cubrirse y casi un 20% de las ofertas tienen que ser redefinidas para poder encontrar candidatos que puedan afrontar las demandas empresariales.

Además, muchos de estos perfiles deficitarios gozan de lo que se conoce como pleno empleo. Es decir, el índice de inserción laboral para estos trabajadores es bastante elevado, con lo que pocas veces tendrán que recubrir al paro para encontrar empleo.

El hecho de no encontrar al asalariado perfecto para estos puestos de trabajo obedece a varias razones. Hay que hacer todo lo posible para cubrir los perfiles más demandados. El grupo de recursos humanos analizado para la redacción del informe de Adecco hace referencia a los siguientes aspectos:

  • la escasez de perfiles cualificados y bien formados en ciertos ámbitos
  • los turnos cambiantes en determinados empleos
  • el poco dominio de segundos y terceros idiomas
  • la búsqueda de candidatos altamente especializados
  • los salarios poco competitivos según región y posición concreta

Perfiles deficitarios en España

A pesar de que cada región tiene sus peculiaridades, hay ciertos puestos de trabajo que se ven más afectados por la escasez de talento. Se trata de los profesionales en el ámbito IT; ingenieros; perfiles técnicos asociados al desarrollo de la Industria como es el caso de los electromecánicos, carretilleros, personal para el sector metalúrgico, oficios; perfiles cualificados asociados al desarrollo de los Servicios como es el caso de los comerciales con idiomas, personal para hostelería con idiomas; y dentro del sector primario, los operarios agrarios.

Santiago Soler, secretario general de Adecco, anima a parados y personas con inquietud por incorporarse al mercado laboral a apostar por la formación, no solo universitaria sino también por aquellas ramas destinadas a cubrir los perfiles deficitarios dada su gran empleabilidad.

«Es el momento de que las empresas y Administraciones Públicas hagan un esfuerzo por generar empleo de calidad, con condiciones laborales mejores y apostar por salarios vinculados a la productividad, dentro todo ello de un marco donde prime la flexiseguridad«.

Pero también es el momento, por parte de los desempleados y personas próximas a incorporarse al mercado de trabajo, de apostar por la formación no sólo universitaria, sino también en estas ramas que son deficitarias y que tienen una gran empleabilidad desde la Formación Profesional Dual, y por supuesto, el conocimiento de idiomas. Tenemos una de las generaciones mejor preparadas, nuestros jóvenes, pero hay una parte de la población que se ha quedado descolgada de ese nivel y que puede reenfocar su carrera hacia estos perfiles y sectores”, concluye Soler.

Perfiles deficitarios por comunidades autónomas

Tomando como referencia los datos del Informe Adecco sobre perfiles deficitarios y escasez de talento en España, los puestos en los que las empresas se topan con más dificultad para encontrar al trabajador cualificado son los siguientes:

  • Andalucía: perfiles IT y los comerciales con idiomas.
  • Aragón: carretilleros, programadores informáticos y operarios de campo.
  • Asturias: soldadores, caldereros y contables bilingües.
  • Baleares: personal de hostelería y de atención al cliente con varios idiomas.
  • Canarias: comerciales, cocineros, informáticos y técnicos de comunicación.
  • Cantabria: manipuladores de alimentos, troquelistas y perfiles de fundición.
  • Castilla y León: técnicos de mantenimiento, soldadores, electromecánicos y automatistas.
  • Castilla-La Mancha: carretilleros, oficios y operarios de industria cárnica.
  • Cataluña: perfiles IT, operarios químicos, oficios y perfiles internacionales.
  • Extremadura: electromecánicos, ingenieros técnicos, gruistas y personal con idiomas.
  • Galicia: oficios, matarifes, estibadores, camareros y delineantes con idiomas.
  • Madrid: informáticos, ingenieros de telecomunicaciones, comerciales con idiomas y oficios.
  • Murcia: informáticos, responsables de almacén y administrativos con idiomas.
  • Navarra: perfiles IT, administrativos con idiomas, oficios y perfiles de fundiciones.
  • País Vasco: perfiles IT, administrativos con idiomas, oficios y perfiles de fundiciones.
  • La Rioja: técnicos de mantenimiento, soldadores y peones carretilleros.
  • Comunidad Valenciana: perfiles IT, comerciales inmobiliarios y operarios de cerámica.

Son muchas las necesidades a cubrir. Por ello, debemos orientar a jóvenes y personas con ganas de incorporarse al mercado laboral a formarse en estos tipos de perfiles. Gozarán de pleno empleo y, como empresarios, ampliaremos el abanico de posibles candidatos para completar las plantillas y zanjar la problemática de los perfiles deficitarios.