¿Cuáles son los principales indicadores para medir la siniestralidad laboral, las enfermedades profesionales y las contingencias comunes?

El Ministerio de Empleo, Migraciones y Seguridad Social emplea análisis estadísticos para medir la siniestralidad laboral, las enfermedades profesionales y las contingencias comunes. Estos sistemas de cálculo facilitan la tarea de seguimiento y control de los accidentes de trabajo, cuál es el origen de estos y la forma en que tienen lugar. También permiten concretar la ubicación de los puestos de trabajo con mayor probabilidad de incidencia y riesgo.

El hecho de fijar estos índices estadísticos permite contabilizar, en cifras relativas, los siguientes datos:

  • Valores de la accidentabilidad global de la organización.
  • Marcar objetivos para reducir la accidentabilidad.
  • Comparar los resultados empresariales con los índices oficiales por sectores.
  • Fijar indicadores para conseguir una mejora en las condiciones laborales.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social, a través de su portal online, facilita el acceso a los datos globales de accidentes y los índices de accidentes de trabajo con bajas por sectores, Comunidad Autónoma, Provincia, etcétera.

A la hora de crear la estrategia para implementar medidas preventivas eficaces, resulta también recomendable realizar el cálculo de los índices por secciones o ámbito de trabajo homogéneo. De esta forma, la extracción de conclusiones para establecer las mejores medidas preventivas resultará más intuitivo.

La fórmula del calculador facilitado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social permite el cálculo de:

  1. Índices de siniestralidad, siempre en periodos de referencia determinados (normalmente anuales).
  2. Índices de frecuencia con diagramas mensuales o anuales. Esto permite el control estadístico de la siniestralidad laboral.

Índices de siniestralidad laboral, enfermedades profesionales y contingencias comunes

El índice de siniestralidad establece la relación entre el número de accidentes y la cantidad de empleados expuestos al riesgo. Siempre en un periodo de referencia. Al igual que en la estadística oficial del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, lo habitual es calcular el número de accidentes por jornada laboral (sin contabilizar los accidentes in itinere). La fórmula es como sigue:

Se considera el número medio de trabajadores expuestos como el promedio de empleados expuestos al riesgo en el periodo de tiempo estipulado.

En este caso, se emplea la misma fórmula para el cálculo del índice de incidencia de accidentes mortales.

Índices de frecuencia de accidentes

En este apartado debemos diferenciar los índices de frecuencia de siniestralidad en función de si resultan en accidentes mortales o no. En el caso más “simple” de tipo de accidentes laborales, la fórmula a aplicar es como sigue:

Para el cálculo de este índice se vuelven a excluir los accidentes en in itinere.

Se considera el número de accidentes de trabajo como la cantidad de siniestros que ocurren en una jornada de trabajo. No se contabilizan las contingencias in itinere.

Para el cálculo de horas efectivamente trabajadas hay que incluir las horas efectivas de trabajo en que los empleados han estado expuestos a la posibilidad de accidentarse en el lugar de trabajo. Incluye también el número de horas extraordinarias trabajadas. Deben obviarse las horas no trabajadas, independientemente de su motivo. Además, se deben descontar las horas no trabajadas debido a accidentes.

Respecto al índice de frecuencia de accidentes mortales, la fórmula correspondiente es:

En este caso, el cómputo se realiza teniendo en cuenta cien millones de horas trabajadas.

Cómputo del índice de gravedad

El índice de gravedad resulta igual de importante que el indicador de siniestralidad laboral. La fórmula es la siguiente:

En este caso, se consideran las jornadas perdidas como la diferencia entre días naturales y las fechas de alta y baja. Además, representan el índice de gravedad de la siniestralidad durante el periodo de referencia.

Por último, para computar la duración media de las bajas, se considera la siguiente fórmula:

Método de las líneas límite

Gracias al método de las líneas límite se detecta, con ayuda de la evolución del índice de frecuencia, si las fluctuaciones en la siniestralidad se deben a causas aleatorias o son consecuencia de un nuevo factor integrado en las medidas de seguridad de la empresa.

Este método de control estadístico se lleva a cabo teniendo en cuenta el número de horas trabajadas. Además, fijando unos márgenes de confianza, se pueden establecer los valores límite inferior y superior para el cálculo de cualquiera de estos indicadores. Los límites los establece la propia organización, mejorando su estrategia de prevención de riesgos laborales en función de los valores obtenidos.

Para poder aplicar este control estadístico el número de horas trabajadas debe ser igual o superior a 10.000 horas. De lo contrario los resultados no tienen sentido. Sí, dentro del intervalo de tiempo establecido, el número de horas trabajadas se comprende entre 10.000 y 1.200.000, el intervalo de confianza se establece mediante la Distribución de Poisson. Si el compendio de horas trabajadas supera el 1.200.000 se debe aplicar una ley normal, pues el intervalo de confianza no está tabulado.

La siniestralidad laboral es computable. El hecho de poder analizar qué causa los accidentes permite establecer estrategias de prevención de riesgos laborales eficaces. El objetivo de toda empresa es reducir el número de siniestralidad e intentar no exponer a los trabajadores a riesgos innecesarios.

Fuente: Ministerio de Empleo, Migraciones y Seguridad Social