Análisis de la EPA (Encuesta de Población Activa) del tercer trimestre de 2020

El último análisis de la EPA (Encuesta de Población Activa), evalúa un trimestre que recoge lo mejor y lo peor de la pandemia. En este periodo ha crecido levemente la ocupación respecto al trimestre anterior pero también lo ha hecho el desempleo. La desescalada inicial agota anticipadamente sus efectos positivos en el empleo a lo largo del trimestre, fruto de los rebrotes y su extensión a todas las CCAA y países.

En este tercer trimestre se cierra con 19,18 millones de ocupados. Son 697.400 ocupados menos que un año antes (-3,5%). Es decir, se ha reducido significativamente la caída interanual de empleo, que en el trimestre anterior fue de 1,2 millones (-6%). Se debe a la creación de 569.700 empleos en el trimestre.

Datos de paro registrados en el Análisis de la EPA

En términos interanuales, la caída del empleo ha sido generalizada:

  • Ha caído para ambos sexos, tanto para españoles como para inmigrantes.
  • También ha bajado el número de ocupados en los cuatro principales sectores económicos: Industria, Servicios, Agricultura y ganadería y Construcción. Desagregando la información se encuentra que en la Hostelería la ocupación ha disminuido un 19,3%.
  • Por otro lado, ha aumentado el empleo en cuatro ramas: Salud y servicios sociales, Finanzas y seguros, Administración Pública e Información y comunicaciones.

La reducción del empleo, siempre en términos interanuales, ha afectado tanto a los autónomos como a los asalariados, aunque en una medida mucho mayor a los temporales (-13%) que a los indefinidos (-0,8%).

Se ha producido un aumento en el número de parados por segundo trimestre consecutivo, algo que no ocurría desde 2013. El mismo ascendió hasta 3,72 millones, el mayor número desde marzo de 2018 (subida interanual de 580.500 personas; +15,8%). Es la mayor subida porcentual del paro desde septiembre de 2012.

Esta subida en el número de parados se ha concentrado entre los menores de 40 años y ha afectado de mayor manera entre los hombres que entre las mujeres. Pese a la caída generalizada en la ocupación, el número de parados solo ha subido en once autonomías, con Baleares mostrando la subida mayor (+59,2% interanual). Las tasas de paro más altas corresponden a Canarias (25%) y Andalucía (23,8%), mientras que las más reducidas son las de Navarra (10%) y País Vasco (10,3%).

Descarga el Análisis de la EPA (Encuesta de Población Activa) del tercer trimestre de 2020

Previsiones para el Análisis de la EPA del cuarto trimestre de 2020

El rebrote del número de contagiados por coronavirus, las consecuentes nuevas restricciones al desarrollo normal de la actividad y la expiración del plazo por el cual se prohibió despedir a los beneficiados por ERTEs, confluyen en anticipar que las cifras del mercado de trabajo tenderán a empeorar en el último trimestre del año. Así, en el cuarto trimestre de 2020, el número de ocupados se espera que baje en 842.100 personas con relación a un año antes, quedando en 19,1 millones de trabajadores. La cantidad de parados subiría hasta 3,9 millones (unos 710.000 más que un año antes; +22,3%). La tasa de paro se situaría en el 17%, 3,2 puntos porcentuales por encima que en el mismo trimestre de 2019, en lo que sería el mayor registro desde junio de 2017.

Recomendaciones

Francisco Javier Blasco de Luna, director de Adecco Group Institute, plantea las siguientes recomendaciones con relación al Análisis de la EPA del tercer trimestre de 2020:

El impacto por sectores es mayor en hostelería, transporte, construcción, distribución y la industria automovilística y otros sectores manufactureros, en España y nuestro entorno.

  1. En pleno proceso de desescalada Se hace necesario un amplio consenso para tomar medidas que ayuden a superar la difícil situación de empleo y economía, el drama social en definitiva al que asistimos.
  2. Además, todos los esfuerzos deben centrarse en mantener y recuperar la economía productiva. Favorecer que las empresas y empleadores sobrevivan y puedan reiniciar su actividad tan pronto como sea posible es vital para mantener el capital organizativo y el empleo necesarios en la recuperación. De la capacidad productiva dependerán la inversión y el empleo, y de éste depende el consumo y las aportaciones para sostener los presupuestos públicos que permitan abordar con garantías las necesidades sanitarias y sociales actuales y futuras.
  3. Impulsar políticas activas de empleo y aquellas que flexibilicen el mercado laboral y favorezcan la contratación, un diálogo social y negociación colectiva que ayuden hacia esta flexibilidad como garantía del empleo, minimizar impuestos y cotizaciones sobre empleadores, empresas y autónomos. Potenciar la formación y recualificación de las personas trabajadoras, en especial de los colectivos más vulnerables, jóvenes, parados de larga de duración, mayores de 55, mujeres y personas con capacidades distintas.

Amplía la información sobre el Análisis de la EPA del tercer trimestre de 2020 haciendo clic en este enlace.