Cómo ayudar a los empleados que están agotados (burn out)

El agotamiento de los empleados es un problema real. No hay más que consultar con la Organización Mundial de la Salud, que recientemente dijo que el agotamiento o burn out de los empleados consta de tres cosas:

  • Sentimientos de agotamiento o falta de energía.
  • Distancia mental creciente del trabajo de un empleado o sentimientos negativos o cínicos hacia el empleo.
  • Reducción de la eficiencia o productividad profesional.

Tal vez pienses que el agotamiento de los empleados solo ocurre en lugares de trabajo raros y espectacularmente malos, pero eso es un error.

El agotamiento en el trabajo no se debe exclusivamente a una carga abrumadora para el empleado. Influye en gran medida sentirse fuera de control o que se dé algo por sentado y no se recompense. No olvides que, si no hay un sentido de equipo o un objetivo unificado, tal vez algunos empleados están trabajando más duro que otros en el equipo, o algunos trabajadores son tratados injustamente. En estos casos el sentimiento de burn out es inminente.

En otras palabras, no se trata solo de la cantidad de trabajo, sino de la experiencia y las emociones que rodean al trabajo. El agotamiento emocional y mental son una parte crucial de la ecuación del agotamiento de los empleados, y pueden activarse con algo más que una carga de trabajo medible.

Cómo ayudar al trabajador que sufre burn out

1. Tomarse en serio la salud mental

Cada vez más vemos problemas de salud mental que surgen en las noticias y los resultados a veces impactantes de personas cuya salud mental ha sido ignorada y degradada. Hay que tomarse en serio la salud mental de los empleados.

Aunque es ilegal que los empleadores penalicen a los empleados en función de su salud mental o que actúen fuera de límites específicos, eso no impide que una persona desconfíe de ser honesta con su estado mental. ¿Cuántos trabajadores es probable que respondan honestamente a preguntas difíciles relativas a su salud mental cuando se les pregunta directamente? Esto es especialmente cierto al formular las cuestiones en el entorno laboral o en la revisión de desempeño.

Hay varias formas de mantener la salud mental de los empleados como una prioridad sin ser invasivo:

  • Utilizar un sistema de clasificación emocional. Un sistema de clasificación (por ejemplo, una escala del uno al diez) puede ser más fácil para algunos empleados que hablar sobre detalles. Se puede usar un sistema de clasificación, ya sea anónimo o no, para determinar la salud mental y el estado emocional de la fuerza laboral. Los resultados de dicho sistema ayudarán a saber dónde se necesitan mejoras o ayuda.
  • Hablar sobre salud mental al grupo en general y no a personas específicas. Es posible evitar problemas legales o situaciones incómodas si se habla de salud mental como grupo en lugar de dirigirse a una sola persona.
  • Confidencialidad y privacidad. Algunos empleados pueden sentirse abiertos y cómodos hablando sobre su salud mental. Siempre que no se infrinja ninguna ley, está bien. ¡Pero hay que mantener siempre la confidencialidad!
  • Enseñar a los empleados cómo estar mentalmente sanos. Como gerente, lo más seguro es que estés liado con reuniones. Sin embargo, la salud mental es igual de importante que el resto de tus funciones. Por ello, debes enseñar a los empleados cómo lidiar con problemas personales y laborales, cómo lidiar con el estrés y otros temas de salud mental. Invita a profesionales de la salud mental para enseñarle al equipo estas cosas y ofrece consultas confidenciales con ellos.
  • Detectar problemas de salud mental. En este sentido, no se espera que seamos capaces de leer la mente ni mucho menos. Sin embargo, sí se puede aprender a detectar algunos problemas. Los gerentes deben estar capacitados sobre qué buscar en los empleados que puedan necesitar ayuda o estímulo.

Depresión, ansiedad, miedo, ira: todos estos sentimientos son devastadores para el empleado individual y para el lugar de trabajo. El agotamiento o sentimiento de burnt out de los empleados está directamente relacionado con la salud mental.

2. Ofrecer recompensas que funcionen contra el burn out

Las recompensas surgen por diferentes razones. Algunas recompensas deberían existir simplemente porque las personas importan, no solo por lo que pueden hacer.

Ya sea una tarjeta de regalo, tiempo de descanso adicional, algunas horas de vacaciones pagadas con bonificación, que puedan irse temprano, o refrigerios increíbles en la sala de descanso, para que una persona sepa que tiene valor. No todo se basa en la recompensa monetaria.

Este es un mundo que hace que los empleados cuestionen su valor. Tienen que estar ganando y escalando este último o no importan. Es recomendable utilizar recompensas genuinas y sinceras para que aprendan que existen otras cosas.

3. Moderar el entusiasmo

Como empresario, tienes un negocio que dirigir y clientes que satisfacer, eso se entiende. Es fácil poner estos dos aspectos como los más importantes y crear condiciones que quemen a los empleados. Quizás habría que reconsiderar ese enfoque. Tómate las cosas con calma en la programación de turnos laborales.

Comunícate lo antes posible para que los empleados no tengan que cargar con una gran cantidad de estrés de último momento cada semana. Es posible que puedan manejar el trabajo, pero los cambios y las solicitudes de último minuto están causando el burn out.

4. Considerar las obligaciones de los empleados fuera del trabajo

Probablemente sepas cómo valorar y respetar la vida personal y el tiempo de los empleados. Pero ¿valoras los otros trabajos que el empleado tiene que hacer que no son para la empresa?

Es posible que cuentes con empleados que tengan un segundo trabajo. O tal vez hacen un trabajo independiente para llegar a fin de mes. Tal vez no puedas pagar un salario del que puedan vivir, o solo trabajan a tiempo parcial. Cualquiera sea la razón, probablemente tengas empleados que casi siempre están apurados con el tiempo, incluso si no es para tu empresa.

Se considerado. Si bien el otro trabajo nunca debe entrar en conflicto o interferir con lo que le pagas a un empleado por hacer, ten en cuenta que hacer malabares con varios trabajos para llegar a fin de mes crea una sensación de depresión, desesperanza y cansancio.

Habla con tu empleado. Descubre cómo puedes trabajar con ellos en la situación. Aclara lo que esperas de ellos, pero también hazles saber lo que no les estás exigiendo.

5. Hacer que las metas estén disponibles para todos

Algunos trabajos dan a los empleados la oportunidad de avanzar a un puesto más alto. Pero otros son «trabajos sin futuro». No tienen ninguna posibilidad de avanzar. Ese trabajo es el final de la línea, a menos que vayas a trabajar a otro lugar.

Simplemente no es posible que todos los trabajos tengan la oportunidad de ser promovidos en el sentido clásico, pero sí se pueden crear metas para cumplir esa necesidad de tener una razón para trabajar.

Hay que crear objetivos para los empleados, que pueden incluir algunos como estos:

  • Objetivos monetarios. Todos pueden usar dinero extra. Entonces, como mínimo, haz que los aumentos en las nóminas sean regulares y realistas. Al menos brindas la posibilidad de un aumento salarial.
  • Metas de formación experiencial. Pon a disposición conferencias u oportunidades valiosas de formación experiencial como objetivo a largo plazo. No se trata solo de incorporar a recursos humanos durante la hora del almuerzo con hojas de trabajo, sino de enviar a un empleado a una conferencia en otro lugar para que se revitalice y se entusiasme con el trabajo nuevamente.
  • Metas de microposiciones. Si bien es posible que no puedas crear puestos gerenciales para promover a las personas, puedes crear microposiciones para los empleados. Esto significa que puedes crear un oficial de seguridad de turno, por ejemplo, que viene con un ligero aumento y algunas funciones y ventajas nuevas. Esto es particularmente útil si tienes empleados que luchan por comprender todo su trabajo, ya que puedes usar microposiciones para que cada empleado se concentre en cosas específicas además del trabajo regular. Contarás con un equipo más especializado y libre del burn out.