Employer branding, cazar talentos desde los valores

Un reto fundamental del departamento de RRHH, haciendo honor a su nombre, es incorporar a la empresa el mejor equipo humano posible. La tarea no es nada fácil si nos proponemos reclutar a los mejores y más adecuados para nuestra firma. Puede que tengamos un montón de currículums personales sobre la mesa pero en nuestra cabeza sólo nos ronden perfiles que ni siquiera estén en ese montón. Ante tan alta responsabilidad, el director de cuentas de Havas People, Liz Weeks, ya advierte de entrada que para competir por el talento “es completamente inútil basarse simplemente en el salario porque siempre habrá alguien que pueda ofrecer un dólar extra y quedarse con el candidato perfecto”.

Nos queda entonces recurrir a una estrategia muy en boga en los últimos años que está reportando excelentes resultados dentro de las compañías por lo que se refiere a conformación de equipos y que indirectamente puede estar colaborando a crear un parque de empresas más éticas  y transparentes. Se trata del employer branding, una estrategia que permitiría que el candidato perfecto se acercara a nosotros a raíz de percibir nuestra empresa como una de las mejores donde trabajar, dentro del abanico que se le ofrece, y que acabara eligiéndonos.

Desde el Departamento de RRHH, por tanto, se tratará de hacer visible lo mejor de cada firma, de comunicar todos nuestros valores, que en el mundo de la alimentación pueden ser muchos teniendo en cuenta la cada vez mayor conciencia social en el sector. Pero, ojo, en esta estrategia no caben trampas ni cartón. Muchas marcas cometen el error de creer que usando palabras y frases que suenan bien será suficiente, sin asegurarse que lo que importa es la realidad y los principios que de verdad subyacen en la empresa. Para ser realmente eficaz, es importante que la marca de la empresa no sea sólo una declaración de promoción de los valores de la organización sino que se base en las experiencias reales de todos los empleados, si les gusta el trabajo que hacen, el lugar en que trabajan y si se identifican con la marca, ya que son los auténticos embajadores hacia el exterior. Para ello es importante evaluar continuamente cómo perciben el negocio, lo que quieren y necesitan de su empleo y tratar de complacerlos, así como conocer su posición en el mercado. No descuidarlos nunca.

Un consejo, por tanto, podría ser tratar de ser auténticos. De una forma u otra, los empleados tienen acceso a todos los detalles de la firma y pueden correr la voz de un millón de maneras. Una experiencia positiva de trabajo puede recorrer un largo camino por internet. También debemos estar al tanto de nuestra reputación online actual. Sitios como glassdoor.com o whirlpool.com pueden ser un buen punto de partida para la revisión de lo que piensa el mercado de nuestra marca. Por otra parte, para cazar el talento que buscamos y que tal vez no esté en ninguna lista de buscadores de empleo, nos iría bien imaginar cuáles pueden ser sus gustos para, por ejemplo, anunciarnos en las publicaciones o páginas que ellos podrían leer.

Tengámoslo en cuenta. Si queremos cazar talentos, atemos primero los valores.

Miquel Moll, Director Sectorial de Adecco Alimentación

 

Relacionado

Artículos

14 minutos

Gestionar 5 generaciones en el trabajo

Leer

26 minutos

Evolución del teletrabajo

Leer

Artículos

6 minutos

Entrevistas con candidatos neurodiversos

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE