Informe Adecco “Un empleo contra la violencia” 2019

La Fundación Adecco ha hecho público su séptimo Informe “Un empleo contra la violencia”, con los datos y objetivos trazados para 2019. Para la fundación se trata de cumplir con su compromiso para erradicar la violencia de género.

Para ello se sirven del conocimiento de esta problemática a través de datos e información objetiva. De este modo, se abre una vía de cooperación que permite planificar políticas de intervención.

Con ellas se abre un camino para la superación del problema. También se consiguen mejores instrumentos para concienciar a la población y establecer los mecanismos necesarios para la protección y atención integral de las víctimas.

Empleo contra la violencia de género

Para Francisco Mesonero, Director General de la Fundación Adecco, “la discriminación estructural hacia las mujeres es innegable y la violencia de género es su manifestación más extrema y uno de los problemas sociales más preocupantes de nuestra sociedad”.

En un momento en que las agresiones y los delitos contra la libertad de las mujeres están de plena actualidad. Es la hora de posicionarse contra un problema que afecta a todo tipo de mujeres, “sea cual sea su nivel económico o educativo, y atenta directamente contra el valor más común y universal: los Derechos Humanos”.

Dada la situación, esta lacra no solo afecta a las mujeres. Los comportamientos degradantes para el género femenino llegan a convertirse en un obstáculo que frena la consecución de la igualdad, la paz y el desarrollo de nuestra sociedad.

El empleo contra la violencia es una de las opciones que empoderan a las mujeres. Su inserción laboral se convierte en la mejor herramienta para que puedan tener un futuro, seguridad económica, autoestima y un círculo social más fuerte.

Según Francisco Mesonero, “el trabajo se convierte en un activo esencial en el que las mujeres víctimas de violencia de género deben apoyarse para recuperar el timón de sus vidas y, en definitiva, la felicidad”.

El contexto español en torno al maltrato a la mujer

Aunque, desde 2003, más de un millar de mujeres han perdido la vida en manos de sus parejas, lo cierto es que se observa una mayor visibilidad del problema. Podríamos, incluso, hacer hincapié en el hecho de contar, en la actualidad, con una sociedad mucho más concienciada.

Continúa la tendencia alcista en el número de denuncias por violencia de género. Haciendo un análisis profundo se puede concluir que se trata de un hecho multifactorial. No obstante, esa sociedad más concienciada y la existencia de tribunales más especializados son dos circunstancias que podrían estar detrás.

Las cifras por Comunidades

Las Comunidades donde se han regis­trado los mayores aumentos de denun­cias han sido La Rioja (15,4%), Asturias (14,7%) y Castilla-La Mancha (11,2%). Por otra parte, las regiones donde más han descendido las denuncias son Extrema­dura (-11,5%), Canarias (-7,3%), y Castilla y León (-3,2%).

En lo referente al número de víctimas, acudimos a las últimas cifras emitidas por la Estadística de Violencia Doméstica y Violencia de Género (EVDVG) del Instituto Nacional de Estadística (INE). Según el estudio, en 2018 se registraron 31.286 mujeres víctimas de violencia de género. Esta cifra supone un 7,9% más que en 2017.

Cabe destacar que los mayores aumen­tos se dan entre los más jóvenes. Casi la mitad de las víctimas de violencia de género del 2018, el 47,3%, tenían entre 25 y 39 años. La edad media se sitúa en los 36,5 años.

Es significativo lo que se desprende en los tramos de edad de 25 a 29 años y de 30 a 34. Aquí la tasa de víctimas, en relación con la población total de muje­res, alcanzó 3,5 víctimas por cada 1.000 mujeres.

Descarga gratis la infografía del Informe Adecco «Un empleo contra la violencia» 2019

Causas que incrementan el número de denuncias

En 2018, los juzgados españoles recibie­ron un total de 166.961 denuncias por violencia de género, la cifra más alta desde que el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) contabiliza los datos. Esto se traduce en un 34% más de denuncias en los últimos 5 años. Detrás de este aumento, podrían escon­derse las siguientes causas:

  • Mejora de la atención especializada a las mujeres víctimas.
  • Menor desconfianza en el sistema.
  • Mayor concienciación social.
  • Mayor visibilidad de la problemática.

A estas causas, debemos añadir que la tasa de paro femenina en España se ha reducido 10 puntos porcentuales en tan solo 5 años. En la actualidad, la tasa de paro femenino es del 16,3%. El empleo ofrece, sin duda, una nueva oportunidad para las víctimas. Es un instrumento fundamental a la hora de aumentar su independen­cia y autoestima.

El empleo contra la violencia es un material sobre el que el Gobierno, los actores sociales y la sociedad en general deben profundizar a la hora de empoderar a la mujer. De este modo, conseguiremos acercarnos más a una sociedad justa, más propia del siglo XXI.

Datos relacionados con el empleo y la violencia de género

No existe un perfil sociodemográfico de mujer víctima. Nos encontramos ante un proble­ma social que se da por igual en todos los estratos económicos y socioculturales. Sin embargo, se realizar una radiografía de las mujeres víctimas encuestadas. Entonces destacan ciertos datos que pueden esclarecer las tendencias en materia de violencia de género.

Desempleo

La gran mayoría se encuentra en situación de desempleo, en torno al 61%. De ellas, la mitad está en situación de paro de larga duración. Por otro lado, del 19,8% de las encuestadas que tiene un empleo, casi el 70% lleva menos de 1 año con el puesto de trabajo. Además, solo un 30,6% lleva más de 2 años.

Precariedad económica

La precariedad económica (72,3%) y la baja autoestima (56,3%) son dos de las situacio­nes con las que más se sienten identifica­das. El 85% encuentra dificultades para llegar a fin de mes.

Demandan estabilidad

También se ha analizado lo que más valoran en un empleo. De estas mujeres, destaca que la inmensa mayoría, casi el 70%, coinciden en la respuesta. Afirman que la estabilidad, seguido de la autonomía/independencia (52%) son dos requisitos indispensables a la hora de elegir un trabajo.

Mujeres víctimas y empleo

¿Cuál es la situación laboral de las mujeres víctimas encuestadas? Un 65,8% manifiesta encontrarse en situación de desempleo en el momento que comien­za a sufrir violencia de género. Solo el 34,2% tenía un empleo en ese instante.

6 de cada 10 mujeres víctimas cree que de haber tenido un puesto de trabajo en el momento en que se produjo la situa­ción de violencia, todo habría sido dife­rente. En cierto modo, el empleo puede convertirse en parte de la solución. Es una herramienta para romper el vínculo con la pareja y poder empezar de cero. De hecho, el 66,7% asegura que el empleo le ha ayudado a superar la situación de violencia.

El empleo contra la violencia. Sin duda, detrás de esta frase, hay que ver el trabajo como uno de los factores fundamentales en la dig­nificación de las mujeres que han sufrido cualquier tipo de violencia de género. No obstante, el compromiso conjunto de todos los actores sociales debe ir acompañado de una educación en igualdad. A través de ella se apoyará la dignidad y el respeto de las personas por encima de todo.