Las consecuencias de la Covid-19 afectan más a las mujeres

Es probable que la inminente recesión a raíz de los confinamientos en Europa afecte más a las perspectivas laborales de las mujeres que a las de los hombres, y la principal razón son los desequilibrios de género en los diferentes trabajos. Una más de las consecuencias de la Covid-19.

En primer lugar, a excepción de la asistencia sanitaria, es más probable que los hombres trabajen en lo que se consideran actividades económicas esenciales, como el transporte, los servicios de protección (vigilancia, por ejemplo), la agricultura y el mantenimiento y las reparaciones, por lo que están más protegidos de cara al desempleo. En segundo lugar, la crisis y las consecuencias de la Covid-19 ha afectado a muchos servicios que implican un contacto frecuente con clientes y usuarios, y para los que no es posible el teletrabajo, como el comercio minorista, las actividades de ocio y servicios personales, la hostelería, los viajes y el turismo, algunos de los sectores en el que las mujeres tienden a dominar numéricamente.

Teletrabajo

Sin embargo, para aquellos que han permanecido activos laboralmente hablando, las oportunidades de trabajar desde casa se han ampliado significativamente. En abril, Eurofound realizó una encuesta en toda la UE para averiguar cómo se enfrentaban los europeos a la vida durante la pandemia. Esto confirmó que muchos empleados que trabajaban desde casa nunca lo habían hecho antes.

También mostró que, si bien antes de la crisis nunca habían teletrabajado más mujeres (64%) que hombres (57%), ahora las mujeres habían comenzado a hacerlo en mayor medida: el 39% de las mujeres en comparación con el 35% de los hombres. Echando un vistazo más detallado, vemos que la cifra se eleva a casi la mitad de mujeres con niños pequeños a su cargo (46%).

Antes de la pandemia, un aumento del teletrabajo de las mujeres se habría considerado un avance positivo, una prueba de que el tiempo de trabajo se estaba volviendo más flexible y el equilibrio entre la vida personal y laboral estaba mejorando. Pero el teletrabajo en una época de distanciamiento social y encierro está resultando una carga para muchas madres trabajadoras, ya que hacen malabares con el trabajo, la educación en el hogar y el cuidado, todo en el mismo espacio y tiempo.

El cuidado como «trabajo de mujeres»

Incluso antes de la crisis y a pesar de un reparto más equitativo de la crianza y el trabajo doméstico entre los sexos en las últimas décadas, el cuidado ha seguido siendo principalmente un trabajo de mujeres. La Encuesta Europea de Calidad de Vida (EQLS) de 2016 encontró, por ejemplo, que las mujeres dedicaban una media de 39 horas a la semana al cuidado de sus hijos, frente a las 21 horas que dedicaban los hombres. Las mujeres dedicaban un promedio de 17 horas semanales a la cocina y las tareas del hogar, en comparación con las 10 horas de los hombres. Hoy en día, como resultado de los confinamientos, es probable que la proporción de trabajo no remunerado de las mujeres haya aumentado considerablemente, y los niños que no van a la escuela y los dependientes mayores en el hogar necesitan más atención.

La concentración de la actividad en el hogar también significa que los conflictos entre el trabajo y la vida hogareña seguramente estarán en aumento y los datos muestran un deterioro general del equilibrio entre el trabajo y la vida entre los trabajadores en Europa. En abril de 2020, alrededor del 10% de los europeos tenía dificultades para concentrarse en su trabajo debido a sus responsabilidades familiares; esa proporción se elevó al 13% de hombres y al 14% de mujeres entre los que trabajan a distancia.

Estas cifras son mucho más altas que las registradas en encuestas anteriores: la Encuesta europea sobre las condiciones de trabajo de 2015, por ejemplo, registró que solo el 4% de los encuestados tenían este problema. La misma encuesta encontró que el 13% de las personas sentían que su trabajo les impedía dedicar el tiempo que querían a la familia, mientras que el 15% dijo que les preocupaba el trabajo cuando no estaban trabajando. En abril de 2020, había muchas más personas en esta situación: el 19% sentía que su trabajo estaba interfiriendo con la vida familiar, mientras que el 30% estaba preocupada por trabajar fuera de ella.

Trabajo remoto con hijos

Entre los padres de niños pequeños (hasta los 11 años inclusive), los datos confirman que los conflictos entre el trabajo y la vida preocupan más a las mujeres que a los hombres. Por ejemplo, a casi un tercio de las mujeres encuestadas les resultó difícil concentrarse en su trabajo, frente a una sexta parte de los hombres, mientras que las responsabilidades familiares impedían que más mujeres (24%) que hombres (13%) dedicaran el tiempo que querían al empleo. Pero el trabajo también está afectando la vida familiar: el 32% de las mujeres de este grupo indica que su trabajo les impide dedicar tiempo a su familia, frente al 25% de los hombres.

Comparando a hombres y mujeres que teletrabajan, la mayor brecha de género es con respecto a la familia que les impide dedicar tiempo a su trabajo: el 10% de las mujeres y el 7% de los hombres que realizan teletrabajo denunciaron el problema. Los porcentajes son mucho más altos y la brecha es aún mayor para los padres de niños pequeños: el 32% de las mujeres frente al 22% de los hombres. Se han registrado diferencias similares con respecto a la dificultad para concentrarse en el trabajo debido a la familia y al estar demasiado cansado después del trabajo para hacer las tareas del hogar.

La tensión causada por estos conflictos puede estar afectando el bienestar mental de las mujeres más que de los hombres, especialmente aquellas con niños pequeños, aunque se necesita más investigación para confirmarlo. Según los últimos datos, en abril de 2020, las mujeres con niños de 11 años o menos tenían más probabilidades que los hombres con niños del mismo rango de edad de sentirse tensas (23% frente a 19%), solas (14% frente a 6%) y / o deprimidas (14 frente al 9 por ciento). El patrón se repite para mujeres y hombres con hijos de 12 a 17 años, aunque las diferencias son más estrechas.

Vulnerabilidad económica como consecuencias de la Covid-19

El impacto financiero de la crisis ha sido similar para ambos sexos: el 38% de las mujeres y los hombres indican que su situación financiera ha empeorado y que esperan que se deteriore aún más. Sin embargo, debido a que es más probable que las mujeres no tengan un trabajo remunerado o que tengan empleos temporales y mal remunerados, son más vulnerables económicamente que los hombres.

Más mujeres (24%) que hombres (22%) en toda Europa han informado de su dificultad para llegar a fin de mes. Esto es particularmente evidente entre las mujeres con hijos, donde el 32% lucha por llegar a fin de mes, en comparación con el 29% de los hombres con hijos. Los hombres también han sido más capaces que las mujeres de mantener su nivel de vida: el 23% de los hombres no tenían ahorros en absoluto, en comparación con el 31% de las mujeres, mientras que el 16% de los hombres en comparación con el 12% de las mujeres tenían ahorros suficientes para cubrirlos durante más de 12 meses.

La alta incertidumbre financiera como consecuencias de la Covid-19 es, sin duda, parte de la razón por la que la encuesta encuentra un optimismo reducido entre los europeos. Entre los hombres, el 48% se muestra optimista sobre su propio futuro y el 34% sobre el futuro de sus hijos o nietos. Para las mujeres, las proporciones equivalentes han sido del 43% y el 33%, respectivamente.

El optimismo fue sustancialmente mayor en el EQLS de 2016, y la brecha de género en el optimismo sobre el futuro de uno fue menor, con el 65% de los hombres reportando optimismo sobre su futuro, en comparación con el 62% de las mujeres. Y no había diferencia de género con respecto al optimismo sobre el futuro de los hijos o nietos en ese momento, con el 57% de ambos sexos expresando optimismo para las generaciones venideras.

Consecuencias de la Covid-19 a largo plazo

Si bien algunos de los impactos desiguales de género de la crisis actual podrían ser temporales y podrían revertirse una vez que hayamos salido completamente del confinamiento, otros podrían tener consecuencias duraderas. Por tanto, es fundamental que la inclusión económica y social de las mujeres esté en el centro de las medidas de recuperación.

La Comisión Europea ha dado prioridad a la erradicación de la desigualdad de género generalizada en la sociedad y ha publicado recientemente su Estrategia de Igualdad de Género 2020-2025. Este compromiso debería ayudar a que los responsables de la formulación de políticas se centren en las diferentes experiencias pandémicas de mujeres y hombres, para garantizar que el apoyo se dirija de manera eficaz a los más necesitados. Esto no es solo para defender los logros de las últimas décadas en términos de igualdad de género o para rectificar desigualdades de larga data, sino también para construir un mundo más justo y resiliente en beneficio tanto de hombres como de mujeres. Y, por supuesto, de minimizar al máximo las consecuencias de la Covid-19 en el ámbito laboral.