Las nuevas enfermedades laborales: el estrés

Dentro de las nuevas enfermedades laborales destacan el estrés, el burnout, el acoso, el clima laboral, los aspectos organizacionales… la lista podría hacerse interminable. Sin embargo, prácticamente todos los casos tienen un denominador común: el estrés.

El estrés en el lugar de trabajo son las respuestas físicas y emocionales dañinas que pueden ocurrir cuando hay un conflicto entre las demandas laborales del empleado y la cantidad de control que un empleado tiene sobre el cumplimiento de estas demandas. En general, la combinación de grandes demandas y una baja capacidad de control sobre la situación puede generar estrés.

El estrés en el lugar de trabajo puede tener muchos orígenes o provenir de un solo evento. Puede afectar tanto a los empleados como a los empleadores por igual. En general, se cree que algo de estrés está bien, pero cuando nos desborda, pueden ocurrir cambios tanto mentales como físicos.

¿Es cierto que el estrés no siempre es malo?

El estrés es la respuesta del cuerpo a amenazas reales o percibidas. Hoy, la mayoría de nuestros problemas no pueden resolverse con una respuesta de lucha o huida. Tenemos que resolver nuestros problemas y encontrar soluciones constructivas.

En conjunto, el estrés son las reacciones ante las situaciones a las que nos enfrentamos. Estas reacciones no son las mismas para cada individuo.

Los niveles bajos y controlados de estrés pueden convertirse en aspectos positivos de la vida. De hecho, a menudo es lo que nos proporciona la energía y la motivación para enfrentarnos a los desafíos diarios, tanto en el hogar como en el lugar de trabajo. Este tipo de respuesta al estrés es lo que nos ayuda a “hacerle frente” a un desafío y cumplir nuestros objetivos. Algunas personas no consideran este tipo de desafíos como estresantes pues, una vez se ha superado, nos invade un sentimiento de satisfacción y felicidad.

Los sentimientos de estrés negativo aparecen cuando lo que se nos demanda supera nuestra capacidad de actuación. El estrés puede evitar que seamos productivos. En algunos casos, hay individuos que evitan lidiar con un problema por completo, lo que puede empeorar la situación y aumentar su estrés, tanto para ellos como para los que les rodean.

Cuando están bajo mucho estrés, a algunos les puede resultar difícil concentrarse, tomar decisiones y sentirse seguros. Muchas personas experimentan sensaciones físicas como sudoración, taquicardias y calambres.

El estrés también puede tener un impacto a largo plazo en la salud física. Los dolores de cabeza y la fatiga son los síntomas más comunes. Estos individuos tienen también más probabilidades de enfermar.

No existe una causa común que desencadene el estrés en los trabajadores. Cada empleado está sometido a diferentes factores que pueden influir en sus reacciones a las condiciones en el lugar de trabajo.

¿Pueden las nuevas enfermedades laborales afectar negativamente a la salud y seguridad?

Sí, el estrés puede tener un impacto negativo en la salud general del individuo. Nuestros cuerpos están diseñados con un conjunto de respuestas automáticas para lidiar con el estrés. El problema es que nuestros cuerpos lidian con todos los tipos de estrés de la misma manera. Experimentar estrés por largos períodos de tiempo (como un nivel más bajo, pero con estresores constantes en el trabajo) activará este sistema, pero no tiene la oportunidad de «apagarse».

Los efectos comunes del estrés en el cuerpo incluyen:

  • dolor de cabeza
  • tensión muscular o dolor
  • dolores en el pecho
  • aumento de la frecuencia cardíaca y la presión arterial
  • sistema inmunitario debilitado
  • fatiga / insomnio
  • problemas estomacales y digestivos
  • nivel alto de azúcar en sangre
  • aumento de colesterol y ácidos grasos en sangre

El estrés también puede afectar el estado de ánimo o pensamiento al:

  • hacernos más olvidadizos, padecer ansiedad, inquietud, irritabilidad, actitud defensiva, cambios de humor, hipersensibilidad, ira, etc.
  • Disminuir de la capacidad de pensar con claridad o concentrarse

Además, también contribuye a que tengamos incidentes pues:

  • dormimos mal
  • nos automedicamos o sobre medicamos
  • nos sentimos deprimidos
  • estamos ansiosos y nerviosos
  • nos enojamos con facilidad y nos volvemos imprudentes

Cuando las personas se involucran en estos comportamientos o se encuentran en estos estados emocionales, tienen más probabilidades de:

  • distraerse momentáneamente
  • sentirse aislados de los demás
  • tener arrebatos
  • descuidar sus responsabilidades
  • cometer errores de juicio
  • someter a sus cuerpos a estrés físico, aumentando el potencial de torceduras y esguinces
  • reaccionar mal en actividades normales que requieren coordinación fina

El estrés crónico no tratado se asocia con afecciones de la salud tales como:

  • ansiedad
  • insomnio
  • dolor muscular
  • Alta presión sanguínea
  • sistema inmunitario debilitado
  • enfermedad del corazón
  • depresión
  • obesidad

¿Qué pueden hacer los empleadores para abordar el estrés en el lugar de trabajo?

Existen muchas estrategias que pueden ayudar a controlar las nuevas enfermedades laborales y reducir su impacto en una persona o en el lugar de trabajo. Dado que las causas del estrés laboral varían mucho, también lo hacen las estrategias para reducirlo o prevenirlo.

Cuando el estrés en el lugar de trabajo es causado, por ejemplo, por un agente físico, es mejor controlarlo en su origen. Si el lugar de trabajo es demasiado ruidoso, se deben implementar medidas de control para lidiar con el ruido siempre que sea posible. Si siente dolor por la tensión repetitiva, las estaciones de trabajo pueden rediseñarse para reducir los movimientos repetitivos y extenuantes. Se puede encontrar información y sugerencias más detalladas en la web de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El diseño del trabajo también es un factor importante. El buen diseño del trabajo acomoda las habilidades mentales y físicas de un empleado. En general, las siguientes pautas en este sentido pueden ayudar a minimizar o controlar el estrés laboral:

  • el trabajo debe ser razonablemente exigente y proporcionar al empleado al menos un mínimo de variedad en sus tareas
  • el empleado debe poder aprender en el trabajo y poder seguir aprendiendo a medida que avanza su carrera
  • el trabajo debe comprender un área de toma de decisiones que el individuo pueda llamar suya.
  • debe haber cierto grado de apoyo social y reconocimiento
  • el empleado debe sentir que el trabajo lleva a algún tipo de futuro deseable

Los empleadores pueden abordar el estrés de sus trabajadores de muchas maneras. Por ejemplo:

  • Tratar a todos los empleados de manera justa y respetuosa.
  • Tomarse el estrés en serio y comprender al personal bajo demasiada presión.
  • Involucrar a los trabajadores en la toma de decisiones y permitir su aporte directamente o por medio de comités, por ejemplo.
  • Alentar a los gerentes a tener una actitud comprensiva.
  • Ser proactivo buscando signos de estrés entre el personal.
  • Proporcionar programas de salud y bienestar laboral dirigidos a la verdadera fuente del estrés: seguridad, ergonomía, demandas laborales, etc.
  • Incorporar la prevención de las nuevas enfermedades laborales o promover positivamente la salud mental en las políticas corporativas.
  • Asegurarse de que el personal tenga la capacitación, las habilidades y los recursos que necesitan para tener éxito en sus puestos.
  • Diseñar programas para permitir una carga de trabajo equilibrada. Permitir que los empleados tengan control sobre las tareas que realizan tanto como sea posible.
  • Valorar y reconocer los resultados y habilidades de cada individuo.
  • Brindar apoyo.
  • Ser claro acerca de las expectativas laborales.
  • Asegurarse que las demandas de trabajo sean razonables al proporcionar plazos manejables, horas de trabajo y tareas claras, así como un trabajo interesante y variado.
  • Proporcionar acceso a los Programas de Asistencia al Empleado (EAP) para aquellos que deseen asistir.

Lo que jamás deben hacer es:

  • Tolerar la intimidación o el acoso en forma alguna.
  • Ignorar las señales de que los empleados están bajo presión o se sienten estresados.
  • Olvidar que los elementos del lugar de trabajo pueden ser causa de estrés. Los servicios de capacitación y asesoramiento sobre el control de las nuevas enfermedades laborales resultarán útiles para los empleados, pero si no se busca la causa raíz, el malestar nunca desaparecerá.