Salud y seguridad en el trabajo remoto

Dondequiera que trabaje la gente, es importante reducir el riesgo de lesiones. El teletrabajo presenta nuevos desafíos, ya que aumenta las posibilidades de que las personas operen en lugares que no están hechos a medida en cuestión de salud y seguridad como lugares de trabajo.

Se pueden ignorar los problemas o exagerar la novedad y los peligros de funcionar fuera del lugar de trabajo tradicional. En este artículo, analizamos cómo están respondiendo las organizaciones e intentaremos poner los posibles riesgos en perspectiva.

Salud y seguridad en el trabajo remoto: faltan políticas de actuación en las organizaciones

La irrupción del coronavirus ha propiciado que muchas empresas permitan, al menos en cierta medida, el teletrabajo. Sin embargo, la mayoría de estas organizaciones no cuentan con una política formal que lo tenga en cuenta. Es más, muchas de estas compañías no han hecho nada con relación a los problemas de salud y seguridad. Por ejemplo, mediante auditorías de seguridad del lugar de trabajo propuesto y / o asesoramiento sobre salud y seguridad.

Sin embargo, en casi todos los casos, las organizaciones proporcionaron el equipo (tanto de IT como de mobiliario) para el teletrabajo. Esto puede mostrar cierta conciencia de la necesidad de buenas prácticas en la configuración, pero sin las comprobaciones adecuadas y la evaluación de riesgos, no se cumplen los requisitos legales.

En un mundo cada vez más litigioso, los empleados están cada vez más dispuestos a demandar a los empleadores que no cumplen con su deber legal de cuidar a los empleados.

Además, si bien las muertes y los accidentes en el lugar de trabajo han disminuido constantemente a lo largo de los años, los mismos hechos en el hogar están en constante aumento. Por ello, si los empleadores envían trabajadores a casa para trabajar, los están colocando en un entorno con su propio conjunto de riesgos y peligros.

Entonces, ¿a qué debemos prestar atención empleados y empleadores?

A continuación, os dejamos un listado flexible de temas a considerar:

  • Evaluación inicial de riesgos. Puede hacerse a través de un profesional del sector, pero no tiene por qué ser necesario. Muchas veces es suficiente la autoevaluación llevada a cabo por el teletrabajador, especialmente cuando la actividad de teletrabajo es limitada o cuando la intrusión en el hogar no es bienvenida. Lo importante es que se realice una auditoría / evaluación coherente y completa, y que se tomen las medidas adecuadas cuando sea necesario.
  • Comprensión del marco legal. En particular, deben aplicarse la Ley de Salud y Seguridad en el Trabajo, así como las regulaciones que cubren el trabajo con pantallas. El principio general es que las mismas normas que se aplican en un lugar de trabajo «normal» también se aplican en el hogar, y el empleador está obligado a actuar de conformidad con ellas.
  • Crear un entorno de trabajo ergonómicamente sólido. Muchos aspectos de esto están cubiertos en la Directiva Europea de pantallas de visualización 90/270/EEC, que cubre elementos como la naturaleza y el brillo de la pantalla, la posición y las características del teclado, los niveles de iluminación, el mobiliario y la postura. La temperatura ambiente y la ventilación también son importantes, como en cualquier oficina.
  • Controlar el tiempo. Se aplicarán ciertas regulaciones sobre el tiempo de trabajo. La diferencia clave que puede producir el teletrabajo es que es probable que el trabajador esté solo, por lo que para garantizar que esto el horario se cumpla recaiga en la disciplina del empleado y los procedimientos de administración remota.
  • Seguridad eléctrica. Es importante asegurarse de que el equipo sea seguro y que los enchufes y la fuente de alimentación disponibles son los adecuados para la IT instalada. También es necesario tener cuidado para asegurarse de que no haya cables colgando o sueltos que puedan constituir un peligro.
  • Otros riesgos del equipo. Pueden surgir peligros por el uso o mal uso de otros equipos, como el empleo continuado de un teléfono sin auriculares o el uso de un móvil mientras se conduce.
  • Seguridad a terceros. La evaluación de riesgos y las prácticas laborales también deben tener en cuenta el peligro potencial para terceros, ya sean otros miembros del hogar o visitantes.
  • Botiquín. Los empleadores también deben asegurarse de proporcionar provisiones de primeros auxilios adecuados para los trabajadores a domicilio.
  • Formación. Al igual que en un lugar de trabajo tradicional, la capacitación en temas de salud y seguridad es aconsejable para los teletrabajadores, que cubra los temas que estamos cubriendo y se incluyen en la política de salud y seguridad del teletrabajo.
  • Informes y seguimiento. Los empleados tienen el deber de informar y mantener un registro de los accidentes, lesiones e incidentes relacionados con el trabajo. Los empleadores tampoco deben ver la salud y la seguridad como una preocupación única en el momento de la instalación. Deben velar por que se hagan evaluaciones periódicas, y también cuando se introduzcan nuevos equipos o se modifique la naturaleza o ubicación del teletrabajo.

Estas consideraciones se aplican principalmente al trabajo remoto desde casa. Muchas personas que teletrabajan aprovechan la «independencia de ubicación» y el teletrabajo desde una variedad de ubicaciones. En este caso, la responsabilidad podría compartirse, en diferentes grados según las circunstancias, entre el lugar donde se trabaje y el empleado.

En otros lugares, como hoteles, cafeterías, salas de espera de aeropuertos, etc., no es posible especificar los tipos de mobiliario e instalaciones disponibles. Sin embargo, un empleador debería proporcionar orientación a los empleados sobre el teletrabajo en dichos lugares. Esto debe incluir pautas para el uso de portátiles, que además de los consejos de salud y seguridad básicos cubrirán problemas de seguridad, tanto de datos como del bienestar físico de los dispositivos portátiles.

Mantener la naturaleza de los riesgos laborales en perspectiva

Sabemos que algunas personas se ponen muy ansiosas por lo que ven como los impactos negativos del teletrabajo. Pero el teletrabajo no ha «inventado» ningún lugar nuevo para trabajar. La gente ha trabajado en sus hogares desde tiempo inmemorial. Trabajar en hoteles no es nada nuevo. Ha habido un debate considerable sobre si se necesitan nuevas regulaciones para cubrir un nuevo fenómeno laboral. Pero hasta ahora, se ha tratado principalmente de ver cuál de las reglas existentes puede aplicarse.

Pero también es importante mantener la naturaleza de los riesgos en perspectiva. Muchas industrias tienen pautas de salud y seguridad para el personal que trabaja en lugares distintos a la oficina base.

Otro factor para tener en cuenta es el alcance del teletrabajo. El teletrabajo a tiempo completo en casa está lejos de ser la norma para la mayoría de los teletrabajadores. Por lo general, es a tiempo parcial, con un par de días a la semana de media. Y luego hay muchos más que teletrabajan de forma complementaria o «ad hoc», poniéndose al día con el trabajo después de horas y los fines de semana, o tal vez algún medía día para escribir un informe crítico en paz y tranquilidad.

Esto no quiere decir que uno deba ser casual con relación a los problemas de salud y seguridad. Todo lo contrario. Indica la necesidad de una política general de amplio alcance para cubrir a las personas ocasionales y fuera del horario laboral que probablemente ni siquiera se consideran teletrabajadores.

Se trata de abordar los problemas de manera sensata y sistemática: evaluar los riesgos y abordarlos en el nivel adecuado para asegurar la salud y seguridad en el trabajo remoto.