Trabajo remoto para siempre, ¿y ahora qué?

A medida que millones de trabajadores de oficina han pasado a operar en sus casas, los líderes empresariales anuncian que el trabajo remoto para siempre es un hecho incluso una vez superada la pandemia.

Algunas compañías, como Google, han anunciado que los trabajadores que no necesitan estar en las oficinas pueden extender su acuerdo de teletrabajo hasta finales de año. Otros, como Twitter y Facebook, se han comprometido a permitir que sus empleados hagan trabajo remoto para siempre si así lo desean.

Por supuesto, hacer este tipo de transición, ya sea trabajando fuera de la oficina a tiempo completo o parcial, puede tener un gran impacto tanto en tu carrera como en tu vida personal. Si tu empresa ha dicho que puedes trabajar desde casa hasta fin de año o incluso para siempre, debes tener en cuenta una serie de factores antes de aceptar el cambio permanente.

Aspectos para tener en cuenta para aceptar un trabajo remoto para siempre

1. Cómo trabajas mejor

Si durante el confinamiento te has adaptado bien a tu nueva rutina de trabajo remoto o llevas tiempo soñando con mayor flexibilidad en tu oficina, probablemente no tengas duda a la hora de aceptar una oferta de trabajo remoto para siempre. Después de todo, estas políticas para permitir una mayor flexibilidad son buenas noticias para el 80% de los trabajadores que desean poder trabajar de forma remota al menos parte del tiempo.

Por otro lado, si tienes dudas a la hora de quedarte en casa o regresar a la oficina, debes analizar en qué tipo de ambiente laboral te sientes más cómodo a largo plazo. Eso sí, no bases tu decisión en la experiencia actual, ya que este escenario es extremo debido al coronavirus y cambiará con el tiempo.

Se trata de elecciones individuales. Algunas personas prosperan en un ambiente tranquilo, privado y semiaislado. Otros anhelan interacciones físicas constantemente. Por ello, es importante que averigües el tipo de persona que eres.

Si bien es importante pensar en la productividad, no descartes tus preferencias personales, especialmente teniendo en cuenta que tu lugar de trabajo será una fuente más de conexión social. Solemos tender a sobreestimar lo felices que estaremos solos y subestimamos la alegría de las interacciones sociales, incluyendo las no planificadas.

2. Analiza cómo afectarán a tu trabajo el resto de los habitantes del hogar

Si vives en un hogar donde otra persona debe también teletrabajar, ¿tenéis el tiempo, el espacio y la flexibilidad para hacer el ajuste juntos?

Por otra parte, qué crees que ocurrirá si tu continúas trabajando desde casa mientras tu pareja regresa a la oficina, ¿cambiará la dinámica de quién se encarga del hogar? ¿Qué pasa con las responsabilidades del cuidado de los niños? Debes hacerte una idea de cómo podrían desarrollarse las cosas con el tiempo y discutirla con el resto de la familia y todas las personas que podrían verse afectadas.

3. Pacta con tu jefe cómo conseguir los objetivos con un trabajo remoto para siempre

Ahora que es probable que la opción de teletrabajar se extienda en el tiempo, es un buen momento para hablar con tu jefe sobre las cosas que están funcionando, lo que se podría mejorar y cómo podrían cambiar ciertos aspectos para que el trabajo remoto sea permanente.

Conversa con tu jefe sobre cuáles serán las expectativas para avanzar. Conversa con tus superiores lo que significa tener éxito en la empresa o con el equipo. Además, no debes pasar la oportunidad de cómo establecer los objetivos, comunicar el progreso y medir los resultados a medida que te adaptas a la nueva forma de trabajar.

Otro punto para discutir con tu jefe es si algún proceso necesita ser reelaborado para que pueda hacerlo en un equipo que sea una combinación de trabajadores remotos y en la oficina. De esta forma, tu gerente tendrá una mejor idea de cómo se ajustará tu contribución a la dinámica en función de lo que planeen hacer tus colegas.

Si planeas trabajar principalmente desde casa, es recomendable establecer expectativas en torno a cuándo debes estar presente en ciertos eventos, como reuniones con clientes, tormentas de ideas de equipo o de manera periódica al manejar documentos confidenciales que deben permanecer en la oficina.

También es posible que desees renegociar tu salario al optar por el trabajo remoto para siempre. Algunas compañías, como Facebook, pagan a los trabajadores en función del coste de la vida de donde residen. Averigua si tu empresa dispone de una política similar o si están pensando en implantarla según se reevalúa la fuerza del trabajo.

4. Qué equipos necesitas para un trabajo remoto para siempre

Muchas personas se fueron a casa en marzo pensando que estarían fuera de la oficina solo unas semanas, y pudieron sacar adelante el trabajo con los equipos que tenían en casa. Pero si optas por un trabajo remoto para siempre, ¿qué tipo de equipo y soporte técnico necesitas que te proporcione la empresa?

Una vez que tengas claro dónde estarás trabajando en el futuro, puedes centrarte en el equipo que necesitarás para poder llevarlo a cabo. Esto podría significar preguntarle a tu jefe si se te proporcionará un ordenador, monitor, teclado y mouse adecuados. Si te ves configurando una nueva oficina en casa, piensa en qué otros artículos necesitarás para ser más productivo, como un escritorio, una silla ergonómica, una impresora o un fax.

Si necesita una mejor conexión a Internet para realizar las videoconferencias, consulta con tus superiores si la empresa te ayudará a pagar un mejor paquete de WiFi o te proporcionará un teléfono de trabajo con un plan de punto de acceso móvil. También vale la pena mencionar qué tipo de herramientas de ciberseguridad deberías tener en casa, como el acceso a una VPN, un programa seguro de firma electrónica para contratos, una línea telefónica designada o incluso una trituradora de papel para documentos confidenciales.

Sea lo que sea lo que necesites, nunca lo exijas, solo pídelas sutilmente con el objetivo de hacer que el trabajo remoto para siempre funcione.

4. No tienes que tomar una decisión ya

Muchas compañías apenas comienzan a esbozar cuáles serán sus planes para volver al trabajo. Es probable incluso que ciertas organizaciones estén esperando recibir comentarios sobre lo que quieren los empleados antes de presentar nuevas políticas de trabajo flexibles.

Si no estás seguro de cómo quieres trabajar en los próximos meses, y mucho menos años, también está bien. Es posible que no tengas que elegir una forma de trabajar sobre la otra.

Vamos a ser testigos de muchas situaciones híbridas. Es decir, habrá casos de empleados que acudan a la oficina un par de veces por semana y el resto de los días operen desde sus casas. No tienes que tomar decisiones finales en este momento.

Por otro lado, también puedes dar tu opinión cuanto antes y con frecuencia para demostrar que estás listo para tener una conversación abierta en cuanto haya más información.

En cualquier caso, cualquier anuncio de la compañía que haga referencia al trabajo remoto para siempre es un buen momento para reevaluar tu entorno de trabajo actual y lo que podrías hacer para mejorarlo. Los expertos recomiendan establecer y seguir una rutina, sin olvidar los descansos, conectar con los colegas y los seres queridos y mantener una salud mental y física correcta.