Seguridad de los trabajadores en tiempos de Covid-19

La pandemia de Covid-19 no es solo un problema de salud pública, sino también un problema de salud ocupacional. El lugar de trabajo proporciona un terreno fértil para la transmisión del virus. Si la Unión Europea y sus estados miembros no garantizan la salud y la seguridad de los trabajadores, será más difícil proporcionar actividades esenciales durante los confinamientos y recuperarse de la crisis. Por lo tanto, los sindicatos están pidiendo a la Comisión Europea que reconozca formalmente el coronavirus como una enfermedad profesional y tome más medidas, junto con los estados miembros y los empleadores, para proteger a los trabajadores.

La investigación del Instituto Sindical Europeo muestra que los gobiernos de la UE se están esforzando para contrarrestar los riesgos laborales derivados de la pandemia. El trabajo es uno de los principales canales de transmisión y las desigualdades sociales han puesto a algunos grupos en mayor peligro que a otros. A pesar de ello, no siempre se ha dispuesto de equipos de protección adecuados para los cuidadores de primera línea de alto riesgo ni las medidas de seguridad para los trabajadores de la salud, el transporte, el comercio minorista y otros sectores han sido suficientes. Esto bien puede haber contribuido al fracaso de las medidas de confinamiento en la mayoría de los países europeos.

La seguridad de los trabajadores es de alto riesgo

Los datos sobre admisiones hospitalarias y muertes no están desglosados ​​por ocupación, pero muy temprano en la primera ola quedó claro que algunos trabajos conllevaban un alto riesgo. Teniendo en cuenta solo a los trabajadores sanitarios, según la Unión Europea de Servicios Públicos (EPSU), en julio más de 3.400 estaban infectados en Dinamarca, más de 13.400 en Alemania, 8.130 en Irlanda, más de 28.000 en Italia y 52.400 en España. El mayor número de muertes notificadas entre los trabajadores sanitarios se registró en España, Italia y el Reino Unido. En Alemania hubo 9.671 infecciones, 412 hospitalizaciones y 48 muertes entre los trabajadores que cuidaban de ancianos, discapacitados y otros grupos vulnerables.

En atención a los llamamientos del movimiento sindical europeo, el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE, la Comisión Europea ha anunciado en su programa de trabajo para el 2021 un nuevo marco estratégico de la UE sobre salud y seguridad en el trabajo. Este es el momento para que la UE y sus estados miembros actúen sobre el principio 10 del pilar europeo de derechos sociales, garantizando a los trabajadores «el derecho a un alto nivel de protección de su salud y seguridad en el trabajo». La Confederación Europea de Sindicatos ha identificado nueve prioridades, incluida la definición de una «visión cero» sobre los cánceres relacionados con el trabajo y los accidentes mortales, la participación de los interlocutores sociales (empleadores y sindicatos), la mejora de la recopilación de datos y la aplicación de las normas de seguridad de forma más eficaz. Además, la nueva estrategia de la UE también debe extraer lecciones de la pandemia de Covid-19.

A pesar del confinamiento, muchas personas no tienen la opción de trabajar desde casa. Cuidadores, maestros, trabajadores del transporte, limpiadores, trabajadores industriales, de la construcción y de talleres y muchos otros tienen que estar donde está el trabajo. Los empleadores deben tomar medidas para prevenir la infección a través de la evaluación y la gestión de riesgos, realizadas con el personal y los sindicatos. Esto significa aplicar, a nivel de empresa, la orientación de la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), adaptación de los lugares de trabajo y protección de los trabajadores, que ofrece asesoramiento específico que cubre sectores como la construcción, el comercio minorista, los servicios domésticos, la educación, la policía, el transporte, servicios de atención y más, para que las personas puedan realizar o regresar a sus trabajos de manera segura.

Seguridad de los trabajadores sin importar su género

Las mujeres tienen más probabilidades de trabajar en dominios, como residencias de ancianos, que son particularmente vulnerables a la infección. El virus no es neutral en cuanto al género y, donde las escuelas han cerrado y los niños se han visto obligados a quedarse en casa, el estrés adicional para las mujeres, ya sean progenitores solteros o luchan por combinar el trabajo a distancia con el cuidado de los niños, ha exacerbado los problemas psicosociales.

Según la Encuesta Europea sobre las Condiciones de Trabajo, las personas que trabajan regularmente desde casa tienen el doble de probabilidades de trabajar 48 horas o más a la semana y seis veces más probabilidades de trabajar en su tiempo libre que otras personas, mientras que el aislamiento y la ansiedad afectan su salud mental. En 2002, la ETUC celebró un acuerdo dentro del marco europeo con los empleadores sobre la regulación del teletrabajo. Con tantos trabajadores ahora obligados a tratar sus hogares como espacio de oficina, los empleadores deben respetar ese acuerdo aplicando las mismas horas y condiciones de trabajo, el ‘derecho a desconectar‘, las medidas para evitar el aislamiento y el equipo y el soporte técnico para hacer estaciones de trabajo en casa seguros y cómodos, sobre todo para evitar un aumento grave de los trastornos musculoesqueléticos (TME).

La ETUC ya ha pedido una legislación europea sobre los TME y se ha unido a Eurocadres en la campaña a favor de una directiva de la UE para aclarar las responsabilidades de los empleadores en la lucha contra el estrés. Los TME siguen siendo uno de los problemas de salud relacionados con el trabajo más prevalentes en Europa y la CES es un socio en la campaña EU-OSHA 2020-22, centrada en la prevención.

El virus Covid-19 ya está recogido por la Directiva de Agentes Biológicos de la UE, un movimiento bienvenido, pero el riesgo asociado con el virus podría haber sido clasificado como mayor. Es necesario examinar el margen de mejora en el sistema de clasificación de la directiva y asegurarse de que los Estados miembros protejan a todos los trabajadores expuestos al virus. Por lo tanto, la ETUC cree que la directiva debe actualizarse a la luz de las lecciones aprendidas de la pandemia.

Trabajadores autónomos

La crisis ha puesto de relieve la inseguridad que rodea a los trabajadores autónomos y no estándar, tanto en lo económico como en lo sanitario, que necesitan la misma protección que los demás. Las delicadas condiciones de vida y de trabajo de muchos trabajadores móviles y migrantes en Europa los hacen especialmente vulnerables a la infección. El nuevo marco estratégico de la UE debería abordar este situación y garantizar que los empleadores cumplan con sus obligaciones de proporcionar lugares de trabajo y alojamiento seguros e higiénicos, trabajando a través de EU-OSHA y la Autoridad Laboral Europea.

A tal efecto, los Estados miembros deben reforzar la capacidad de la inspección del trabajo para alcanzar el nivel recomendado por la Organización Internacional del Trabajo de al menos un inspector por cada 10.000 trabajadores. Los representantes sindicales de salud y seguridad en el lugar de trabajo también necesitan un papel importante para garantizar que se implementen las leyes y los acuerdos de salud y seguridad para combatir el coronavirus de manera efectiva.

Salvaguardar la salud ocupacional es una parte integral de la lucha contra la Covid-19 en toda la sociedad. Si se deja de lado la seguridad de los trabajadores, toda la sociedad corre peligro.