Tendencias clave en la movilidad limpia, eléctrica y conectada

El anuncio de enero de General Motors de que se uniría a otros fabricantes de automóviles vendiendo solo vehículos de emisión cero (en su caso, para 2035) fue uno de los ejemplos más publicitados de algo que se ha vuelto muy claro en los últimos años: el impulso de formas de movilidad más limpias y aparentemente imparable.

¿Qué significa esto para las empresas y los consumidores? En este artículo, veremos cuatro tendencias que ilustran la forma en que se desarrollará esta nueva forma de transformación: el apoyo cada vez mayor de los mercados de capitales; los tipos de características que tendrán estos vehículos, según las demandas de los consumidores chinos; la velocidad necesaria para que esta transición contribuya de manera significativa a la desaceleración del cambio climático; y el impacto que este cambio tendrá en los mercados laborales.

Por qué los mercados de capitales aman la movilidad

Durante el último año y medio, la industria de la movilidad ha superado significativamente a las industrias de alto rendimiento, como los semiconductores y las grandes tecnologías, en los mercados de capital. Creemos que esto refleja que las nuevas empresas emergentes de movilidad están haciendo bien seis cosas clave:

Perspectivas más populares

  1. Acceder a nuevos fondos de valor. Si bien la atención del público se ha centrado en los vehículos eléctricos autónomos (EV) que podrían reemplazar a los automóviles de combustión interna actuales, la industria de la movilidad se ha dirigido en varias direcciones nuevas y prometedoras. La movilidad compartida, por ejemplo, es una industria que podría duplicar su tamaño para 2030. Las soluciones de conectividad avanzada para vehículos eléctricos, como la publicidad contextual personalizada basada en rutas de conducción, podrían crear un nuevo negocio de suscripción considerable, que generaría hasta $ 310 en ingresos y $ 180 en ahorros de costes por año por automóvil a fines de esta década.
  2. Obtener el software correcto. Estimamos que el mercado de software automotriz habrá crecido aproximadamente un 250 por ciento para fines de la década. Esto colocará al software en el centro de los nuevos diseños de automóviles.
  3. Ganar la guerra de talentos. La nueva movilidad requiere nuevos tipos de talento. Los nuevos actores de la movilidad en el campo se perciben como empresas que priorizan el software o la electrónica y se han centrado en la contratación de talento con habilidades digitales desde el principio. Para ponerse al día, los jugadores tradicionales tendrán que volver a capacitar hasta una cuarta parte de su fuerza laboral actual.
  4. Centrándose en el verde. Los nuevos actores de la movilidad siempre han visto el valor de los vehículos de cero emisiones y su objetivo es reducir tanto las emisiones del tubo de escape (que representan dos tercios del total) como las emisiones de la producción (el tercio restante). La iniciativa europea de vehículos ecológicos de 1.500 millones de euros apoya el esfuerzo. Los consumidores que tienen en cuenta la sostenibilidad en las decisiones de compra ayudaron a impulsar las ventas de vehículos eléctricos hasta un 43 por ciento en 2020.
  5. Centrándonos en los clientes. La compra y el mantenimiento de automóviles han entrado en el ámbito de rápido crecimiento de la compra de experiencias. Los nuevos actores de la movilidad lideran con un conjunto de soluciones centradas en el cliente que facilitan el recorrido del cliente. No se trata solo de aplicaciones dedicadas; también hay redes sociales, salas de exhibición emblemáticas y salones para propietarios de vehículos, lo que crea un ambiente agradable que envuelve a los consumidores desde las ventas hasta las actualizaciones del servicio.
  6. Ofreciendo nuevas opciones de compra. Las empresas emergentes de movilidad están dando a los consumidores lo que quieren con la compra directa de vehículos: el 50 por ciento de los consumidores en los mercados clave del mundo dicen que están interesados ​​en las compras de automóviles en línea, aunque menos del 5 por ciento de las compras se realizan de esa manera ahora. La ausencia de una estructura de concesionario tradicional permite a los nuevos jugadores de movilidad ahorrar hasta un 25 por ciento (en incentivos y márgenes de concesionario) en el precio de cada automóvil. Los distribuidores tradicionales esperan que se introduzcan canales de venta directa para 2025.

Las compañías automotrices tradicionales competirán ferozmente para capturar una porción saludable de estos nuevos grupos de valor. Los híbridos y los vehículos eléctricos han sido parte de sus carteras durante mucho tiempo y están acelerando rápidamente sus esfuerzos para obtener ingresos por suscripción y pensar en el software primero. Si esos esfuerzos son suficientes para que los mercados de capitales también los recompensen, sigue siendo una pregunta abierta.

El consumidor conectado de China es el futuro

Si hablamos de un propietario chino de un automóvil eléctrico, su experiencia es significativamente diferente a la de la mayoría de los propietarios de automóviles eléctricos occidentales. De hecho, su experiencia dentro del automóvil es, en muchos sentidos, solo una extensión de su experiencia fuera del automóvil.

Los nuevos fabricantes de automóviles chinos han aprovechado tecnologías avanzadas para ofrecer un viaje al cliente que sea amigable y conveniente, comenzando con las ventas en línea, que son la norma en China.

Pero la experiencia es realmente diferente cuando te subes al asiento del conductor. Los sistemas avanzados de reconocimiento facial que utilizan cámaras en el vehículo se activan de inmediato, ajustando el asiento, el volante y la iluminación interior a su configuración preferida. Un avatar personalizado en la pantalla del tablero central lo saluda e incluso ofrece recomendaciones de restaurantes si dice que está buscando un lugar para comer. Si desea cambiar la música mientras conduce, dígalo.

Los fabricantes de automóviles chinos también han mejorado en la carga y el estacionamiento: los servicios de carga de valet llevarán el automóvil a una estación de carga durante sus horas de trabajo y lo devolverán a su lugar de estacionamiento antes de su viaje a casa. Y si tiene que cargar el automóvil personalmente, pueden pagarlo desde la pantalla de información y entretenimiento, que tiene muchas de las funciones y aplicaciones que tienen en sus teléfonos inteligentes.

Estos desarrollos pueden no parecer tan significativos como, digamos, la electrificación en sí. Pero tienen el potencial de ser muy importantes en cuanto al futuro de la movilidad. Los consumidores chinos están dispuestos a pagar el doble que sus pares occidentales por estas características. La electrificación puede eventualmente convertirse en la norma esperada, al igual que lo hicieron los motores de gasolina.

Pero las funciones conectadas y amigables para el consumidor tienen el potencial de atraer a los clientes: en China, el 56 por ciento de los consumidores dicen que estarían dispuestos a cambiar de marca para mejorar la conectividad. Los fabricantes de equipos originales de todo el mundo harían bien en prestar atención a esa estadística. Bien puede ser que la característica diferenciadora del automóvil del futuro sea su capacidad para imitar las comodidades que esperamos de nuestros teléfonos inteligentes.

¿Pueden los vehículos eléctricos frenar el cambio climático?

A pesar de que 2020 es un año de punto de inflexión para las ventas de vehículos eléctricos, los fabricantes de automóviles y los consumidores deberán acelerar su adopción si esperamos limitar significativamente el cambio climático. La reducción de las emisiones de carbono de los vehículos es fundamental. Actualmente, el transporte por carretera representa el 13 por ciento de las emisiones de carbono mundiales.

Para comprender la profundidad del desafío, consideremos que el ritmo de desarrollo tecnológico de la movilidad ya es bastante rápido. El coste de las baterías para vehículos eléctricos, por ejemplo, es ahora de solo $ 100 por kilovatio-hora, por debajo de los $ 1,200 en 2010.

La inversión en tecnologías y activos relacionados con los vehículos eléctricos casi se duplicó en 2020. Y, sin embargo, estos avances aún no son suficientes para garantizar que se alcanzarán los objetivos climáticos de 1,5 ° C.

La década entre 2025 y 2035 determinará si la industria puede mantener las emisiones acumuladas de CO 2 de los automóviles de pasajeros (hasta 2050) por debajo de las 45 gigatoneladas, un «presupuesto de carbono» que ayudaría a mantener los aumentos de la temperatura global por debajo de 1,5 ° C , según un análisis de McKinsey. Los actores de la movilidad, los consumidores y los gobiernos se enfrentan a cinco desafíos:

  1. Acelerar el cambio a vehículos de cero emisiones. Esta es la palanca más eficiente para reducir las emisiones de carbono. Para 2035, más del 95 por ciento de todos los automóviles y camiones en la carretera tendrían que ser vehículos de cero emisiones para limitar el calentamiento a 1,5 ° C.
  2. Aprovechar el potencial de reducción de las tecnologías de transición. Los vehículos híbridos y los automóviles a gasolina más eficientes pueden desempeñar un papel importante en la transición a una flota de vehículos global de cero emisiones.
  3. Reducir los kilómetros recorridos por el vehículoSi bien las tendencias como el aumento de horas de trabajo remoto pueden ayudar a reducir los viajes en vehículos, los gobiernos pueden necesitar explorar el potencial de optimización del tráfico de la movilidad multimodal.
  4. Aumentar la participación de las energías renovables. Se necesitan electricidad limpia y combustibles bajos en carbono (por ejemplo, gas natural renovable) para reducir las emisiones del ciclo de vida del transporte por carretera.
  5. Cadenas de suministro de carbono ceroLos fabricantes de equipos originales también centrarán su atención en las cadenas de suministro. ¿Cómo pueden los materiales, su transporte y los procesos en la planta quedar libres de carbono? Hay una serie de esfuerzos prometedores, como el desarrollo de acero «verde» y la ubicación de plantas de baterías cerca de los fabricantes de equipos originales para reducir los costes de transporte de carbono. Algunas de estas plantas incluso funcionan con electricidad generada por agua y libre de carbono.

Nada de esto será fácil. Mantener las emisiones por debajo del objetivo de 45 gigatoneladas requerirá un esfuerzo intersectorial entre empresas, industrias y el gobierno. Por ejemplo, los sectores de la energía y el transporte pueden trabajar juntos para impulsar tecnologías de carga inteligente que, a su vez, acelerarían el cambio a los vehículos eléctricos.

Se pueden formar coaliciones para desarrollar cadenas de suministro limpias para la creación de soluciones de baterías bajas en carbono que reflejen todo el potencial de una economía circular.

En última instancia, es posible que los reguladores y los formuladores de políticas tengan que interceder, adoptando una perspectiva de ecosistema con objetivos transfronterizos y plazos significativos para todo, desde la cantidad de puntos de carga necesarios hasta la trayectoria de la reducción de carbono. Queda claro que también hay que buscar fórmulas para mostrar los beneficios empresariales siendo ecológicos.

Nueva movilidad, nuevas habilidades

Durante los próximos cinco a diez años, las habilidades de los fabricantes y proveedores de automóviles tradicionales deberán cambiar drásticamente. Varios factores impulsarán este cambio.

La creciente importancia del software en los vehículos y los automóviles conectados y autónomos aumenta la necesidad de talento digital, lo que pone a los fabricantes de equipos originales de todo el mundo en competencia directa con Silicon Valley y los gigantes digitales chinos.

Pero el cambio no es simplemente una cuestión de buscar nuevos tipos de ingenieros. A partir de miles de bases de datos existentes, creamos una taxonomía de las habilidades futuras que necesitará la industria. Sobre la base de ese trabajo, creemos que la demanda de trabajadores con los conjuntos de habilidades estándar actuales se reducirá hasta en un 30 por ciento en la próxima década.

Podría producirse una reducción de empleados en toda la cadena de valor automotriz. A medida que los consumidores se sientan cada vez más cómodos comprando todo en línea, las redes de distribuidores existentes podrían reducirse drásticamente y cambiar su enfoque al mantenimiento.

La fabricación podría sufrir un impacto similar, impulsado principalmente por el cambio de los fabricantes de equipos originales a vehículos eléctricos con procesos de ensamblaje más simples y piezas muy diferentes. Se verán afectados tanto los trabajadores de la fábrica como los proveedores actuales de sistemas de propulsión. Los departamentos existentes de ingeniería de combustión a gran escala ya no serán necesarios después de 2030; los vehículos eléctricos requieren ingenieros con más habilidades eléctricas y comprensión de la química de la batería.

Al igual que con muchas otras industrias, es probable que hasta el 50 por ciento de algunas tareas de funciones de soporte, como la contabilidad o el procesamiento de pedidos, estén completamente automatizadas.

Se necesitarán nuevas habilidades, especialmente en software y análisis de datos, que serán fundamentales para los canales de marketing y ventas en línea. Creemos que los fabricantes de automóviles pueden cerrar hasta la mitad de la brecha de habilidades de manera orgánica, mediante la actualización, la educación continua y la contratación.

Las fusiones y adquisiciones y las asociaciones estratégicas, que ya son un aspecto central del ecosistema de movilidad, también jugarán un papel importante. Cada fabricante de automóviles necesita un plan estratégico de fuerza laboral que identifique los roles y habilidades críticos en todos los niveles de la organización, y combine el talento adecuado con los roles que más crean valor. Este sería un gran cambio con respecto a los procesos tradicionales de sucesión y gestión del talento.

Esta transformación de habilidades exigirá también una transformación de la cultura. Los fabricantes de automóviles deberán proporcionar el tipo de experiencia de los empleados que los mejores talentos esperan en las empresas de tecnología, lo que significa gerentes accesibles, contratación e incorporación rápidas, trabajo ágil y procesos de decisión rápida utilizando QBR [revisiones comerciales trimestrales] y OKR [objetivos y resultados clave].

Igualmente, este giro en la movilidad deberá tener en cuenta las metodologías, compensaciones e incentivos ligados al talento más que a la jerarquía, y aceptación del trabajo flexible y remoto. Con todo, es probable que los cambios en la fuerza laboral automotriz sean tan extensos como los cambios que se produzcan en los vehículos que fabrican.

Relacionado

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE