Ventajas de ser autónomo durante la pandemia de Covid-19

Con la Covid-19 destruyendo sectores enteros de la economía, la certeza y la previsibilidad se han ido al traste. Tanto si estás en un ERTE como si te han enviado a casa a trabajar en remoto, ahora es el momento de explorar seriamente el trabajo de autónomo como una opción viable.

La confianza empresarial se está derrumbando y el desempleo y el subempleo crónico van en aumento. Los empleadores buscan reducir costes, ya sea recortando empleos o adoptando la subcontratación de manera más agresiva.

En muchos sentidos, este proceso ya estaba en marcha antes de que llegara la pandemia. Entonces, en lugar de entrar en pánico o lamentarse de la difícil situación financiera, es un buen momento para comenzar a pensar de manera estratégica. España está siendo testigo de una avalancha de nuevas pequeñas empresas emergentes, en su mayoría gestionadas desde casa y promovidas exclusivamente a través de las redes sociales.

¿Por qué iniciar un negocio independiente y convertirse en autónomo durante la pandemia?

Independientemente de cómo lo llames, cada vez más personas buscan intentar hacer algo de trabajo adicional para superar esta pandemia global y sobrevivir económicamente.

Sin embargo, con tantas empresas que buscan redefinir el trabajo que se hace internamente, iniciar un negocio independiente ofrece oportunidades sólidas para sobrevivir en una economía que va a tardar en salir de este bache.

¿Qué sectores son los adecuados para emprender?

Marketing, diseño web, ciberseguridad, comercio electrónico, soporte técnico y servicios de IT son industrias ya preparadas para ser ejercidas por el trabajador autónomo. A continuación, dejamos 5 convincentes razones por las que las empresas autónomas no solo están sobreviviendo, sino también prosperando durante la pandemia:

1. Convertirse en autónomo y trabajar como freelance tiene sentido financieramente

Trabajar como autónomo tiene sentido para los posibles clientes y los propios autónomos. En un entorno volátil, donde los flujos de ingresos son inestables y los costes están carcomiendo muchas empresas, aprovechar una amplia base de talentos independientes tiene mucho sentido. Convertir los costes fijos en variables en una recesión forma parte del kit esencial de supervivencia empresarial.

Para los autónomos, el coste de establecer una empresa es relativamente bajo, al igual que los costes de adquisición de clientes. En muchos casos, todo lo que necesita un freelancer es una mesa, un portátil y una conexión Wi-Fi estable.

En un mundo en red, también es cada vez más fácil para los autónomos colaborar en proyectos de forma colectiva en lugar de volar solos. Esto abre oportunidades para contribuir con éxito en proyectos de mayor valor o más diversos.

2. El autónomo es una extensión de la economía de plataformas

La economía gig o de plataformas ya había cobrado importancia antes de que la Covid-19 nos golpeara como un tsunami. Antes del brote pandémico, muchos empleados trabajaban al menos a tiempo parcial desde casa.

Iniciar un negocio autónomo puede abarcar cualquier aspecto de una empresa, producto o servicio. Desde coser mascarillas en un taller casero hasta redactar protocolos de seguridad o promocionar menús para llevar.

La economía digital ha eliminado muchos de los impedimentos para operar empresas autónomas competitivas. Y las herramientas de productividad actuales que permiten a los autónomos gestionar sus cargas de trabajo son económicas y eficientes.

En una era en la que la interacción física limitada es positiva, las conferencias en Zoom y las llamadas de Skype están liberando una nueva generación de empresas emergentes independientes.

La combinación de una visión estratégica con una pizca de creatividad orientará al trabajador autónomo en la dirección correcta para desarrollar su negocio independiente, ya sea una tienda minorista en línea dentro de Amazon, o servicios como diseño gráfico, redacción de contenido o ajuste del rendimiento de Google de un sitio web.

3. Creación de una oficina propia en casa

Mientras las empresas cierran sus centros de operaciones y las torres de oficinas quedan vacías y abandonadas, la oficina en casa disfruta de su mejor momento.

Crear una oficina en casa en una habitación libre o en el garaje no es un fenómeno nuevo. Lo realmente novedoso es el hecho de cómo la tecnología ha transformado la capacidad de un freelancer para trabajar, comunicarse y entregar un producto o servicio desde casa.

Si estás en el negocio de los medios o del marketing, una de tus primeras tareas como autónomo es transferir tus archivos a un formato digital. Las secuencias de video antiguas pueden proporcionar segmentos divertidos o telones de fondo para un flujo de contenido o marketing. Aprovecha la última tecnología para convertir VHS en formatos almacenables en un USB que puedas llevar a todas partes.

Tómate el tiempo necesario para considerar cómo prefieres trabajar y qué herramientas comunes es probable que necesites para tenerlas al alcance de la mano. De manera similar, ordena tu sistema de archivo para minimizar el desorden y establece un sistema de seguimiento para monitorear la producción de tu trabajo autónomo para asegurarte que cumples con los plazos de entrega.

Una vez seleccionado el portátil, ratón, monitor e impresora, platéate si también necesitas pizarras, tablones de corcho o una biblioteca de referencia para hacer su trabajo.

Una cámara, micrófonos y auriculares de buena calidad te prepararán para el éxito a la hora de trabajar desde la oficina de tu casa. Añade a todo esto herramientas de calendario y Wi-Fi de alta velocidad y tu productividad florecerá.

4. Administrar la inversión de capital en tu nuevo negocio

Suele decirse que para ganar dinero hace falta gastarlo. Todo autónomo requerirá una inversión inicial al emprender en un nuevo negocio independiente. Seguramente se trata sobre todo de software, a menos que se te ocurra una idea brillante que te libre de ello.

Muchas industrias están luchando por reinventarse, como los restaurantes que reorganizan sus servicios de entrega a domicilio, comida para llevar o comidas empaquetadas. La creciente demanda en la adopción de posibles riesgos laborales productos de higiene ha demostrado ser una bendición para los talleres domésticos que se diferencian por el uso de un diseño inteligente y la producción por lotes bajo demanda.

5. Desarrollar nuevas relaciones para alcanzar nuevos talentos

La naturaleza de las relaciones comerciales para un autónomo es notablemente diferente a la de la economía física tradicional. En la economía de plataformas, la rotación de clientes es inevitable. Los autónomos descubren rápidamente que está bien perder clientes. De hecho, puede ser necesario un cierto abandono de clientes a medida que se revisan tarifas una vez que se adquiere experiencia y crece la reputación.

Emprender un nuevo negocio brinda a los autónomos la oportunidad de aprender nuevas habilidades y explorar talentos latentes y subutilizados. En el lado de los clientes, estos disfrutan de la capacidad de acceder a un grupo de talentos frescos y diversos que pueden traer consigo nuevas ideas y habilidades que pueden dar nueva vida a un negocio en dificultades, al mismo tiempo que brindan servicios a un precio asequible.

Observación final

Para una economía devastada por la ruina financiera de la pandemia, el trabajo independiente es, en muchos sentidos, un desarrollo de la economía de plataformas. Para los autónomos, ofrece un control y una estabilidad sobre su vida laboral que falta en la economía convencional. Todo lo que necesitas es una visión estratégica de hacia dónde quieres llegar con tu nuevo negocio independiente, una idea para poner en marcha tu startup y una pizca de kit tecnológico económico. Trabajar independientemente es una forma inteligente de sobrevivir e incluso prosperar durante la Covid-19.