Volver a la oficina de forma segura

Estamos viviendo tiempos difíciles. Las medidas de cierre total o parcial implementadas en todo el mundo han afectado a unos 2.700 millones de trabajadores, lo que representa el 81% de la fuerza laboral mundial. Se pronostica que la pandemia de la covid-19 provocará la pérdida de 195 millones de empleos en todo el mundo. Solo en Europa, se cree que 58 millones de empleos están en riesgo y, de manera similar a los EE. UU., los más expuestos son trabajadores de las industrias de las artes, el entretenimiento, el alojamiento y la alimentación. Además, a pesar de los esfuerzos de muchos gobiernos para compensar el daño económico, la recuperación global será lenta y silenciosa.

Sin embargo, es el momento de volver a la oficina y de hacerlo de forma segura. Pero ¿cómo?

La necesidad de cooperar

Para los países, las empresas y los trabajadores de todo el mundo, la interrupción causada por la covid-19 ha presentado un desafío sin igual. Pero a medida que las economías comiencen a reabrirse gradualmente y las empresas reinician sus operaciones, es importante asegurarse de que esto se haga de manera segura.

Adaptarse a una nueva normalidad requerirá distanciamiento físico y otras medidas estrictas. Se deben establecer pautas, procesos y protocolos claros para apoyar tanto a los empleados como a los empleadores. La salud y seguridad de nuestros colegas, clientes y asociados debe ser la principal preocupación. Durante la pandemia se ha apoyado a los trabajadores en activo, de los cuales el 80% ha trabajado de forma remota para facilitar un regreso seguro al lugar de trabajo físico.

Sobre la base de este compromiso y para ayudar a otras organizaciones a prepararse para la vuelta al trabajo en la era post-covid, la industria de servicios de recursos humanos ha formado una alianza encabezada por el Grupo Adecco, Randstad y el Grupo Manpower, instando a otras partes interesadas como empleadores, sindicatos y ONG a unirse. Y, por supuesto, con el objetivo de que los gobiernos apoyen, estimulen y respalden estos esfuerzos.

Buenas prácticas para volver a la oficina de forma segura

En conjunto, esta industria tiene como objetivo hacer una contribución vital para prepararse ante la nueva normalidad. Se han extraído lecciones de cinco sectores: transporte y logística, automoción, life science, construcción y alimentación. Además, se han analizado 13 países, incluyendo Francia, Alemania y el Reino Unido. La alianza ha publicado un libro blanco que revisa más de 400 protocolos de salud y seguridad. Este documento pretende ser una guía práctica para las empresas y organizaciones que intentan reabrir sus operaciones comerciales.

Sin embargo, para que esta reapertura sea segura, las empresas deben desarrollar un plan de acción que cubra tres áreas:

1. Identificación y control de riesgos

Las organizaciones deben clasificar los peligros para la salud que pueden eliminar, mientras que reconocen otros posibles riesgos que pueden controlarse. Por ejemplo, cambiando la forma en que las personas trabajan para garantizar el distanciamiento físico y proporcionando equipos de protección personal.

2. Evaluación y desarrollo de una hoja de ruta y plan de retorno al trabajo

Las empresas deben involucrar a los empleados en los cambios de la planificación del trabajo y utilizar las lecciones aprendidas y las mejores prácticas de otras empresas. Además, es importante comunicarse bien y capacitar a los gerentes y trabajadores sobre cómo aplicar los protocolos de salud y seguridad.

3. Implementación, medición y evaluación del ciclo de retroalimentación

Una vez que se acuerde el plan y un calendario claro, la implementación será más exitosa si realmente es un esfuerzo de equipo en toda la organización. Al igual que con la planificación, el esfuerzo de implementación también debe ser holístico e incluir todos los niveles y departamentos de la empresa.

Aspectos prácticos de volver a la oficina de forma segura

En cuanto a qué pasos más concretos hay que dar para evitar la propagación de la covid-19 en el lugar de trabajo, las empresas deben tener en cuenta lo siguiente:

  • Para evitar el peligro para la salud en el lugar de trabajo y, siempre que sea posible, se debe alentar a los trabajadores a trabajar de forma remota, y la comunicación debe realizarse virtualmente.
  • La comunicación interna y externa adquiere una importancia crítica. Asegúrate de seleccionar los canales y herramientas más apropiados para comunicarte sobre temas relacionados con la salud, como las reglas de higiene críticas o la capacitación online sobre seguridad y salud de los trabajadores.
  • Deben proporcionarse cantidades suficientes de EPP y productos sanitarios adecuados. Las empresas deberían alentar los descansos para lavarse las manos y organizar períodos fuera del local para ventilar los espacios de trabajo.
  • Es vital establecer y aplicar una regla de distanciamiento físico que se ajuste a los requisitos del gobierno. Se debe apoyar el cumplimiento de los trabajadores a través de comunicaciones y con marcadores físicos en pisos, paredes, áreas de trabajo y pasarelas.
  • Las barreras físicas son clave para reducir la infección. Estos incluyen pantallas transparentes y áreas grabadas para separar al personal entre sí y de los clientes.
  • La limpieza de todos los «puntos de contacto» (pomos de puertas, barandillas, botones de ascensores, grifos y áreas de descanso) es importante y debe ser programada, sistemática y visible para los empleados.
  • Cualquier monitoreo, prueba y vigilancia sanitaria debe cumplir con las normas de privacidad vigentes. Toda actividad en este sentido debe responder a los requisitos del gobierno para monitorear la salud de los empleados.
  • Cuando se trata de informes y control de infecciones, las empresas deben seguir y aplicar los procedimientos y consejos publicados por el gobierno.
  • En cuanto a viajes y logística, las organizaciones deben asegurarse de disponer de arreglos de trabajo alternativos para compensar los viajes durante algún tiempo. Deben redactarse protocolos para definir formas aceptables de transporte para el personal clave tanto en el sitio y en el trayecto hacia él.
  • Para garantizar la continuidad del negocio, las organizaciones deben mantener un enfoque de equipo multidisciplinario para administrar las operaciones diarias y mensuales. Además, deben actualizar los planes de contingencia para el funcionamiento seguro y eficiente del lugar de trabajo a medida que evoluciona la amenaza de la covid-19.
  • Los altos directivos y responsables de las empresas deben responsabilizarse de los esfuerzos realizados frente a la pandemia y, por supuesto, liderar desde el frente. Delegar la ejecución de la respuesta ante una pandemia a colegas de salud y seguridad, sin darles el 100% de respaldo y apoyo, puede conducir al fracaso.

Volver a la oficina de forma segura es una tarea complicada pero factible. Lo importante es seguir las indicaciones facilitadas y volver a la “rutina” lo antes posible.

Fuente: adeccogroup