Liderazgo en el trabajo remoto

7 minutos

Casi tres años después del comienzo de la pandemia, todos hemos aprendido más sobre el trabajo remoto de lo que nadie podría haber imaginado. De hecho, nos hemos adaptado tan bien que muchas personas quieren seguir trabajando de esta forma, al menos parcialmente. De ahí la importancia del buen liderazgo en el trabajo remoto.

Consejos para el buen liderazgo en el trabajo remoto

1. Tener tacto

Los tiempos excepcionales requieren un tacto excepcional. Es posible que los tiempos no sean tan excepcionales como lo fueron en marzo de 2020, pero ahora sabemos que lo que alguna vez consideramos «normal» nunca volverá. De hecho, el giro repentino y aterrador hacia el trabajo remoto resultó ser mucho más efectivo de lo que pensábamos.

¿Qué cambió para peor? Entre otras cosas, el estrés continúa aumentando, la inflación ha alcanzado niveles récord, la economía ha sufrido y los empleados han renunciado en masa. En este ambiente inestable, todos se benefician de un liderazgo considerado y con tacto.

En 2020, se alentó a los líderes a dar un respiro a los contratiempos menores de los trabajadores, como llegar tarde a una reunión. Parece que ahora tenemos la capacidad de hacer frente a las pequeñas molestias con menos esfuerzo. 

Sin embargo, el estrés es real. Continúa aumentando, ya que los problemas de salud mental desafían cada vez más a muchos miembros de la fuerza laboral. De cara al futuro, es aconsejable combinar la diplomacia con una buena dosis de empatía como método de liderazgo en el trabajo remoto.

2. Facilitar la formación

La formación es fundamental. Cuanta más capacitación proporcionemos, más seguros y capaces serán los equipos de trabajo híbridos y remotos. Los buenos líderes apuestan por el lifelong learning y creen en la formación y el desarrollo profesional de los demás. El liderazgo en el trabajo remoto que invirtió en que sus equipos se formasen, ajustasen y crecieran, operan con ventaja en la actualidad.

Los líderes que confían en la capacidad de adaptación de su equipo ahora tienen otra ventaja: optimismo y apoyo extendido a todos los niveles de la organización. Ahora es fácil ver el valor de duplicar el aprendizaje. Pero en esos sombríos primeros días, este tipo de compromiso fue verdaderamente visionario.

Por ello, independientemente de los desafíos a los que haya que hacer frente, el liderazgo en el trabajo remoto ha de asegurarse de contar con un equipo con el conocimiento y habilidades necesarias para hacer frente a los cambios con la mínima fricción. Cuanto antes puedan trabajar con eficacia, antes se comprometerán con la empresa.

Pero no se trata solo de garantizar que las personas completen un curso. El liderazgo inteligente en el trabajo remoto combina la capacitación para el desarrollo de habilidades con empujones, verificaciones de estado, recursos, hojas de ruta, objetivos medibles, apoyo al desempeño social y reconocimiento abierto.

Esa es la victoria. ¿Por qué? Porque nadie aprende bien sin apoyo.

3. Buscar la retroalimentación

No hay duda de ello, la entrada regular y los controles de la realidad son vitales. En 2020, preocupaba que el trabajo remoto ampliase la brecha entre la visión de la cultura laboral de un líder y la realidad de un empleado. La proximidad física hace que sea relativamente fácil cerrar esa brecha, pero el trabajo remoto requiere una comunicación intencional.

En esos momentos, se recomendó al liderazgo en el trabajo remoto a contactar formalmente con los empleados para preguntarles sobre su experiencia y saber qué tipo de recursos necesitaban para sentirse cómodos, apoyados y productivos. Sin embargo, nos obsesionamos con el aislamiento y la desconexión. Pronto, el compromiso de los empleados se vio afectado y los líderes comenzaron a ver como algunos de sus mejores empleados abandonaban la empresa en la era de La Gran Renuncia.  

¿Qué salió mal? Quizás el liderazgo en el trabajo remoto no actuó lo suficientemente rápido. Lo más probable es que estos gerentes estén tan agotados como los empleados, pero se les ha pasado por alto. La verdad es que nadie es inmune. De hecho, una investigación reciente de Forbes en EE.UU. y Reino Unido desveló que el 98% de los profesionales y líderes de recursos humanos están agotados. 

4. Mantenerse conectado

Esto lleva a una lección final: el liderazgo en el trabajo remoto significa mantenerse conectado con gerentes, empleados y equipos. Hemos sido testigo de cómo los líderes del trabajo remoto que se mantuvieron involucrados, comprometidos y accesibles, dando a sus equipos una sensación de alineación y empoderamiento, han logrado mantener y destacar a sus empresas. Al examinar su forma de liderar, se descubrió que sus kits de herramientas incluyen chats de video rápidos, mensajes diarios, asambleas comunitarias virtuales y mensajes breves y agradables.

Los líderes que se adhieren a una política de puertas abiertas, incluso en entornos virtuales, son aún más importantes ahora. ¿Por qué? Este comportamiento fomenta una cultura de inclusión y pertenencia. Cuantos más puntos de contacto digitales se desarrollen, aumentan las posibilidades de llegar a toda la plantilla y estar “presente” para ellos aun trabajando en remoto.

Y tú, ¿qué piensas del actual liderazgo en el trabajo remoto o híbrido?

Relacionado

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE