Por qué es importante tener una cultura empresarial

14 minutos

La cultura empresarial influye en cómo los empleados se tratan unos a otros, las actitudes que comparten sobre su lugar de trabajo y su entorno, las suposiciones subconscientes que se hacen al tomar decisiones y los valores que unen a una organización

La cultura de empresa es la encargada de dar forma a una organización de muchas maneras. Encontrar un lugar de trabajo con la cultura empresarial adecuada para el empleado puede definir toda su experiencia laboral.

Para encontrar la cultura empresarial adecuada para cada uno, primero se debe comprender qué es la cultura de empresa y qué rasgos definitorios separan una cultura empresarial de otra. En este artículo, exploraremos qué define la cultura empresarial, los arquetipos de cultura empresarial más comunes que se encuentran en nuestra sociedad y por qué la cultura empresarial es importante.

¿Qué es la cultura empresarial?

Podemos pensar en la cultura de la empresa como el conjunto de creencias, valores, metas y actitudes compartidas por una organización. Esto a veces se llama el “ethos compartido” de un lugar de trabajo o la “personalidad de la empresa”. 

La cultura de empresa guía la actividad de una organización y la forma en que se expresan los objetivos a través de valores y creencias. Esto ayuda a los profesionales a tomar medidas colectivas dentro de sus negocios y alinear sus objetivos con objetivos más amplios de la organización. 

La cultura empresarial a menudo dicta las interacciones sociales de una empresa: lo que los profesionales consideran apropiado, cómo interactúan los empleados, qué comportamiento desalientan a los trabajadores y cómo responden los empleados al cambio dentro de su estructura. 

La cultura de la empresa se define ampliamente a través de cuatro atributos:

1. La cultura de la empresa es compartida entre los empleados

La cultura de empresa no puede existir dentro de una sola persona. Por definición, la cultura empresarial se muestra a través de acciones colectivas, valores y suposiciones hechas dentro de la organización. A menudo fomenta y da forma a las metas y objetivos de la empresa, junto con las expectativas de los empleados.

2. La cultura empresarial es omnipresente

La cultura de la empresa no solo se ve en los niveles superiores o inferiores de una organización, sino que es omnipresente en toda la estructura del negocio. La cultura de la empresa existe en múltiples facetas dentro de la organización, incluidos los comportamientos de los empleados, el entorno de la organización, las motivaciones detrás de las acciones y las suposiciones tácitas. 

3. La cultura de la empresa es perdurable

La cultura empresarial juega un papel importante en la configuración del proceso de contratación, la retención del personal y la estructura organizativa general. Los empleados se inclinan naturalmente hacia las empresas que se alinean con sus preferencias personales y estilos de trabajo, mientras que los empleadores buscan activamente personas que se integren sin problemas en su cultura existente. Como resultado, la cultura empresarial no suele ser una tendencia temporal o una fase pasajera; al contrario, tiende a ser resistente al cambio. 

4. La cultura de la empresa está implícita

La naturaleza de la cultura empresarial es que funciona en segundo plano y es una especie de fuerza motivadora silenciosa. Por lo tanto, a menudo no tiene límites establecidos o reglas escritas. Los empleados pueden “sentir” las presiones y expectativas culturales y a menudo responden instintivamente. La cultura de la empresa incluye interacciones, suposiciones y expectativas.

Estilos de cultura empresarial

Para organizar y comprender los diferentes tipos de cultura empresarial, cuatro expertos en la materia de Harvard realizaron una revisión de la literatura para caracterizar las diferentes culturas empresariales que se encuentran en todas las organizaciones. Ellos definieron ocho tipos. 

Dentro de estos ocho tipos, se encuentran diferencias clave en la forma en que las personas interactúan (de forma independiente o interdependiente) y responden al cambio (priorizando la flexibilidad o la estabilidad). Cada estilo tiene aspectos que pueden ser ventajosos para ciertos individuos u organizaciones y desventajosos para otros. 

Cariñoso

Esta cultura laboral enfatiza la confianza de los empleados y fomenta un lugar de trabajo que se enfoca en la construcción de relaciones. Un componente clave de este tipo de cultura empresarial es que los empleados se apoyen mutuamente y actúen con integridad y sinceridad. Este tipo de ambiente suele ser cálido y acogedor. 

Objetivo

Una cultura de empresa impulsada por un objetivo se centra en un propósito positivo, generalmente para mejorar el mundo. Estos entornos son generosos y optimistas, y los empleados están motivados por un objetivo compartido de generar un impacto positivo y contribuir al bien común. Los empleados a menudo se empoderan unos a otros y están unidos por sus propósitos colectivos.

Aprendizaje

Una cultura de aprendizaje otorga el mayor valor a la expansión del conocimiento, las habilidades y la curiosidad. Este ambiente alienta a los empleados a pensar fuera de la caja y nunca dejar de aprender. Los empleados suelen tener un amor por la innovación y la aventura.

Disfrute

Este tipo de cultura empresarial se enfoca en crear un espacio agradable. Los empleados suelen ser alegres, espontáneos y animados a tener sentido del humor. Estos ambientes suelen tener actitudes positivas y alta moral. 

Resultados

Las culturas empresariales orientadas a los resultados se centran en su rendimiento y en impulsar la productividad. La productividad y los resultados de los empleados se controlan cuidadosamente y el máximo rendimiento es una meta buscada. Los líderes en este entorno recompensan la productividad de los empleados y los empujan a maximizar sus capacidades de producción.

Autoridad

Este tipo de ambiente de trabajo está altamente estructurado y los empleados senior tienen altos niveles de control sobre los empleados que administran. Hay temas generalizados de dominio y decisión y los lugares de trabajo son competitivos. Los empleadores desean audacia y confianza en esta cultura empresarial.

Seguridad

La cultura de la seguridad es una prioridad máxima para las empresas con potencial de alto riesgo. Estas empresas planifican cuidadosamente cada operación, se preparan para todos los eventos previsibles y actúan con cautela en cada paso. Los líderes de estas organizaciones tienen aversión al riesgo y tienden a pensar lógicamente. Los empleados se mueven con cuidado y desean protección.

Orden

Este tipo de cultura empresarial incluye rasgos de estructura, respeto y normas compartidas. Las personas en este tipo de lugar de trabajo desean encajar con sus colegas y compartir métodos con sus compañeros. Los profesionales en las culturas del orden tienden a seguir las reglas con cuidado y se apegan al statu quo. Los empleados suelen utilizar procedimientos y métodos tradicionales.

La importancia de la cultura empresarial

La cultura de la empresa puede mejorar el lugar de trabajo para los empleados y marcar la diferencia en la participación de los empleados en su organización. La cultura de la empresa puede influir en los siguientes factores:

Compromiso de los empleados

El compromiso de los empleados implica la conexión y el compromiso que un empleado tiene con su lugar de trabajo. Esto se relaciona con la productividad de los trabajadores, la retención y los resultados generales del negocio. Los empleados que forman parte de una sólida cultura empresarial a menudo se sienten más comprometidos con su organización y sus colegas. Esto ayuda a los empleados a sentir que su trabajo es valioso y los motiva a ir más allá para ayudar a que la empresa tenga éxito.

La retención de empleados

Los empleados que disfrutan de su desempeño y se sienten conectados con su lugar de trabajo tienen más probabilidades de permanecer en su puesto. Varios factores en la cultura de una empresa contribuyen a la retención de los empleados. Por ejemplo, los empleados con oportunidades de aprender y crecer dentro de su función pueden buscar promociones o expandirse a otros lugares con menos frecuencia. Al buscar una cultura de empresa que se adapte a nosotros, debemos considerar qué oportunidades nos permitirán crecer hacia nuestros objetivos. 

Productividad en el lugar de trabajo

La cultura empresarial está directamente relacionada con la productividad en el lugar de trabajo. Cuando los empleados pueden ver los impactos directos de su trabajo en el logro de las metas y misiones de la empresa, es más probable que continúen impulsando las metas colectivas. Esto diferencia entre un empleado comprometido y un empleado satisfecho. Un empleado satisfecho está contento con su puesto actual, pero un empleado comprometido trabaja activamente para aumentar la productividad y ayudar a la empresa a alcanzar los hitos. 

Cómo encontrar la cultura empresarial más adecuada

Los roles aparentemente similares en diferentes empresas pueden sentirse drásticamente diferentes debido a los contrastes en la cultura de la empresa. Cuando busquemos el puesto adecuado para nosotros, miremos más allá de la descripción del trabajo e investiguemos los valores intrínsecos de la empresa, las normas culturales, las declaraciones de misión y las perspectivas de los empleados existentes. 

1. Imaginemos nuestro entorno de trabajo ideal

¿Estamos interesado en un entorno de trabajo flexible o uno con más estructura? ¿Queremos socializar con los colegas fuera del trabajo o mantener nuestras interacciones en el lugar de trabajo? ¿Estamos interesado en un entorno que fomente el sentido del humor o preferimos un lugar de trabajo más serio? Consideremos los ocho tipos de entornos de trabajo y elijamos los que mejor se adapten a nuestras preferencias.

2. Analizar la descripción del puesto

Después de determinar los factores clave que definen la cultura de una empresa adecuada para nosotros, observemos detenidamente la descripción del puesto. ¿Qué palabras usó el empleador para describir el puesto? ¿La descripción está escrita casualmente o es seria? ¿Se menciona el equilibrio entre la vida laboral y personal o cómo trata la empresa el tiempo libre? Prestemos atención a las palabras clave utilizadas para definir el trabajo y consideremos la implicación subyacente de estos términos. 

3. Leer las páginas de las redes sociales

Busquemos perspectivas de empleados actuales y anteriores y el tipo de publicaciones que comparte la organización. Observemos cómo responden las empresas a las noticias importantes, ya sea que compartan eventos sociales del equipo o cualquier información que demuestre los valores de la empresa. Busquemos celebraciones del éxito de los empleados e indicaciones de que los empleadores valoran y respetan a los trabajadores. Vernos a nosotros mismos como parte de la organización a través de sus redes sociales y reseñas puede indicar que podríamos encajar bien con su cultura empresarial.

Por último, recordemos que la cultura empresarial influye en las responsabilidades laborales, las relaciones con los empleados y la productividad de la empresa, entre otros muchos factores importantes para empleados y empleadores. 

Relacionado

Artículos

6 minutos

Construir sentido de pertenencia

Leer

Artículos

16 minutos

Pros y contras del trabajo flexible

Leer

Artículos

9 minutos

Qué es la Responsabilidad Social Corporativa

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE