Qué es la Responsabilidad Social Corporativa

9 minutos

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC) se basa en la creencia de que las empresas tienen un deber mayor para con la sociedad que simplemente proporcionar empleos y obtener ganancias. Pide a los líderes empresariales que consideren los impactos ambientales y sociales de sus decisiones para reducir el daño cuando sea posible.

En el mundo empresarial, la RSC suele asociarse con la sostenibilidad y los aspectos medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG). Los tres movimientos se centran en garantizar que se tengan en cuenta los factores ambientales y sociales al tomar decisiones comerciales.

La RSC exige que las empresas contribuyan a la comunidad más allá de las operaciones comerciales principales. La responsabilidad social corporativa se trata de que una empresa desempeñe un papel positivo en la comunidad y considere el impacto ambiental y social de sus decisiones comerciales.

En la búsqueda de ganancias de una empresa, los responsables deben preguntarse qué están aportando a su comunidad.

¿Cuáles son ejemplos de responsabilidad social corporativa?

Las iniciativas de RSC pueden abarcar desde la filantropía hasta cambios operativos y desde el abastecimiento sostenible hasta políticas de equidad transparentes y participación comunitaria.

Formas de integrar la RSC en un negocio

1.Donaciones y patrocinio

Se puede donar tiempo y/o dinero a causas significativas para la empresa, sus empleados y su comunidad, como patrocinar un equipo deportivo local o una organización comunitaria. Sin embargo, los expertos dicen que hacer un gran revuelo, como presentar un cheque de gran tamaño, puede considerarse egoísta o equivocado.

Para que una donación realmente cuente, es posible que se desee apoyar una causa estrechamente relacionada con la actividad comercial. Por ejemplo, un enólogo puede optar por apoyar un sistema de agua limpia o iniciativa de agricultura sostenible. Los compromisos financieros a largo plazo demuestran que la organización está realmente implicada.

2. Iniciativas operativas

Las iniciativas operativas de RSC generalmente giran en torno a mejorar la eficiencia o el desempeño empresarial de maneras que también tengan impactos sociales y ambientales positivos.

Ejemplos ambientales:

  • Reducir la huella de carbono.
  • Mejorar la eficiencia energética.
  • Reducir los residuos, el uso de agua y las emisiones.

Estas acciones permitirán ahorrar dinero que de otro modo se habría gastado en materiales y energía. También ayudarán a demostrarles a los empleados, inversionistas, clientes y a su comunidad que la empresa se toma en serio su impacto ambiental.

Ejemplos sociales:

  • Compra a proveedores y socios diversos, locales y socialmente responsables.
  • Consultar a las partes interesadas de la comunidad sobre las decisiones comerciales.
  • Mejorar la diversidad, la equidad y la inclusión en el lugar de trabajo.
  • Mejorar la seguridad y salud en el trabajo.
  • Instituir políticas sólidas y transparentes, como un código de ética, para prevenir el acoso y la discriminación.

Estas acciones ayudarán a generar capital social y demostrarán que es un actor comunitario, algo que los clientes y empleados apreciarán.

3. Transformación estratégica

Algunas iniciativas de Responsabilidad Social Corporativa pueden implicar una transformación total de la estrategia o modelo de negocio, donde los objetivos sociales o ambientales se convierten en una prioridad.

Muchas empresas incorporan impacto o propósito en sus modelos de negocio. Por ejemplo, las organizaciones sociales y las cooperativas sitúan los objetivos sociales o ambientales en el centro de sus misiones y estrategias comerciales. Buscan ganancias, pero se comprometen formalmente a centrarse en un “doble resultado” o incluso un “triple resultado”: ​​realizar un seguimiento de las ganancias y los impactos sociales y/o ambientales. Estas métricas ayudan a que las empresas sean responsables ante sí mismas y ante las partes interesadas.

Las B Corps, o corporaciones beneficiosas, siguen un proceso riguroso para evaluar su desempeño ambiental, social y de gobernanza.

¿Cómo adoptar la RSC en un negocio?

La Responsabilidad Social Corporativa no es algo que una empresa logra mediante acciones puntuales. Es un proceso continuo basado en acciones y decisiones que promueven un lugar de trabajo equitativo y reducen la presión de una organización sobre los recursos y su comunidad.

Las empresas deben analizar los impactos que sus operaciones tienen en sus comunidades y entornos locales. Deben preguntarse cómo pueden reducir los daños que puedan estar infligiendo en aras de obtener ganancias. Luego necesitan reemplazar ese daño devolviendo parte de su valor a su comunidad.

Las estrategias de RSC son adoptadas con mayor frecuencia por corporaciones más grandes, pero las empresas más pequeñas pueden utilizar los principios de RSC como plataforma de lanzamiento para iniciativas valiosas.

Los siguientes cuatro pasos pueden ayudar a integrar la RSC en un negocio:

1. Evaluar sus esfuerzos actuales

¿La organización tiene políticas de contratación claras y equitativas? ¿Obtiene sus materiales de empresas locales? ¿Estás comprometida con su comunidad?

En caso afirmativo, es probable que ya se esté buscando algo de Responsabilidad Social Corporativa. Para aumentar esos esfuerzos, se debe comenzar revisando las prácticas ESG de la empresa junto con los impactos de sus productos y servicios.

Llega el momento de usar la evaluación de B Corp para obtener una comprensión profunda del desempeño social y ambiental. El cuestionario gratuito y confidencial otorga una puntuación por sus prácticas, políticas y actividades.

2. Definir sus objetivos de RSC

Se debe realizar una definición de los objetivos de RSC e incluirlos en la misión, valores y planificación del negocio.

3. Decidir las prioridades

Cabe elegir un número manejable de iniciativas prioritarias. Para ayudar a garantizar que las iniciativas que se seleccionan sean relevantes y alcanzables, en esta etapa es fundamental obtener comentarios de los empleados, socios y partes interesadas.

4. Desarrollar un plan de acción y realizar un seguimiento

Llegados a este punto es importante desarrollar un plan de acción para llevar a cabo las iniciativas de la empresa. El plan debe incluir un cronograma, una lista de tareas y recursos necesarios, y una lista de quién en la organización será responsable de cada elemento.

Las diferencias entre RSC, ESG y sostenibilidad

Aunque la RSC, los ESG y la sostenibilidad pueden superponerse en sus resultados (por ejemplo, todos enfatizan el beneficio social y la protección ambiental), difieren en su propósito principal y áreas de impacto.

Los expertos lo plantean así: “La Responsabilidad Social Corporativa me empuja a contribuir a mi comunidad. ESG garantiza a los inversores que las cuestiones ambientales, sociales o de gobernanza no los tomarán por sorpresa. Por último, la sostenibilidad es lo que incorporo en mi estrategia comercial central y en mis procesos de toma de decisiones.

Relacionado

Artículos

6 minutos

Construir sentido de pertenencia

Leer

Artículos

16 minutos

Pros y contras del trabajo flexible

Leer

Artículos

9 minutos

Qué es la Responsabilidad Social Corporativa

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE