“Tenemos claro que un proyecto profesional es atractivo porque la propuesta de valor que ofrece a sus empleados lo es”

Banc Sabadell cree en las relaciones a largo plazo, tanto con sus clientes como con sus empleados, a los que considera su piedra angular. Por eso, les ofrece planes de formación y desarrollo a medida de sus expectativas y potencialidades, unas características a las que hay que prestar atención más que nunca en un periodo de transformación como el actual. Conocemos más de manos del responsable de RRHH de la compañía, Xavier Vela.

¿Qué valores destacan en la gestión de personas de Banc de Sabadell?

Es en la gestión de personas donde los valores corporativos de una empresa se demuestran genuinos o no. Todos nuestros valores corporativos están presentes de forma clara en nuestras políticas de RRHH, incluso el de orientación comercial, tal vez el aparentemente más alejado de la gestión de equipos y personas. Tenemos claro que un proyecto profesional es atractivo porque la propuesta de valor que ofrece a sus empleados, presentes y futuros, lo es y en ello centramos esfuerzos importantes actualmente. En el planteamiento de nuestras políticas de RRHH están siempre la adaptabilidad y la austeridad, entendidas como un ejercicio de racionalidad en los recursos utilizados para conseguir los grandes resultados que ha alcanzado nuestra entidad. También aplicamos grandes dosis de proximidad y voluntad de servicio en nuestra relación con los empleados, con nuestro buque insignia en forma de Oficina de Atención al Empleado.

Son igualmente importantes la profesionalidad, tanto en el equipo de Recursos Humanos como en el equipo de managers que día a día lidera y potencia el talento de Banco Sabadell, y valores transversales como la innovación, la prudencia y la ética y responsabilidad social, tan necesarios en la teoría como en el diseño y desarrollo de nuestras soluciones de recursos humanos. Finalmente, es imposible entender nuestra función sin el trabajo en equipo, fundamental.

¿Cómo se organiza su departamento?

Estamos en plena transformación para adecuarnos a los retos del Plan TRIPLE 2014-2016. Pero más allá del organigrama, identificamos seis áreas clave, todas ellas estrechamente relacionadas, en las que tenemos que desarrollar el valor de la dirección de RRHH para nuestra entidad: las áreas de gestión del capital humano, cuya misión es gestionar el talento de forma segmentada y con una clara vocación de proximidad al empleado; las de soluciones de RRHH, entendida como el generador de políticas, productos y proyectos de las que se nutren las necesidades que se detectan en el área de gestión; las de servicios de RRHH, entendidos como motores de la calidad de los procesos de apoyo operativo; las de Marca, donde se gestionan con visión estratégica el employer Branding, la propuesta de valor y el modelo de compromiso, y las de modelo de RRHH, donde trabajamos no sólo las relaciones laborales sino estrategias a futuro de transformación. Lo que perseguimos es una íntima relación con el negocio, cercana y flexible, que nos ayude a ser rápidos y efectivos en la solución de sus necesidades.

¿Con qué herramientas cuentan para detectar el talento dentro de la compañía?

Para nosotros es fundamental conocer cuáles son las habilidades, competencias, nivel de desempeño y aspiraciones de nuestros empleados y empleadas, pero es igualmente relevante conocer la calidad de sus relaciones internas, especialmente en la relación manager-colaborador. Trabajamos mucho los espacios de conversación de valor y apelamos a la generosidad de nuestros directivos para elevar el talento de la compañía al primer plano.

Evidentemente, contamos con mucha información y ahora el reto es tomar la realmente relevante, ordenarla y hacerla útil para la toma de decisiones en materia de talento, más si cabe en un entorno de internacionalización creciente de nuestra entidad.

Dentro del Plan Director es clave la gestión eficiente del talento, para los retos de presente y de futuro: pese a haber recibido el Premio Talent Mobility 2014 por nuestra gestión del talento nos marcamos como objetivo es ser aún mucho mejores a futuro.

¿En qué consisten sus planes de desarrollo de carrera y de formación y promoción interna?

Creemos mucho en la filosofía que realizar la carrera profesional en Banco Sabadell debe afrontarse como un reto. Y quién está dispuesto a asumirlo debe contar con las mejores herramientas disponibles para afrontarlo. Para cada segmento de gestión tenemos soluciones ajustadas a sus necesidades. Un claro ejemplo en este sentido son los modelos desarrollados en la red comercial, con itinerarios de carrera perfectamente definidos, dotados de soluciones  estrechamente vinculadas a la función que, en la mayoría de casos, tienen reconocimiento como título universitario. Igualmente paradigmático es el Programa de Desarrollo Directivo, un programa propio basado en el autoconocimiento, el autodesarrollo y la innovación constante en la búsqueda de la excelencia de nuestros directivos.

Somos una organización de 18.000 personas y compleja, pero segmentar adecuadamente permite que las soluciones que diseñamos lleguen a los que lo necesitan cuando lo necesitan.

¿Qué tipo de personas y de aptitudes se valoran especialmente desde su departamento a la hora de ofrecer oportunidades de crecimiento a sus empleados?

Creemos en las relaciones a largo plazo. Eso hace que tengamos un equipo de personas que, como he dicho antes, entienden Banco Sabadell como un proyecto apasionante, con recorrido, en permanente transformación y con un altísimo grado de ilusión. Eso son actitudes. También creemos en que las personas son valiosas siempre, pero que su contribución también se transforma y debemos ayudarles a aportar ese valor durante todo su ciclo de vida personal y profesional. Evidentemente, tenemos un equipo sólido, preparado, con una alta capacitación y eso se ha demostrado en la exitosa evolución del Banco en los últimos años.

¿De qué aspectos cree que se sienten más orgullosos sus empleados de trabajar en la compañía?

Después de 36 años en Banco Sabadell, creo que, al orgullo inequívoco por nuestro éxito empresarial, en el banco se entrecruzan muchas historias personales que se han implicado en este trayecto con el máximo compromiso y que han encontrado en el banco un espacio de realización, crecimiento y contribución que hacen que todos lo sintamos como algo muy nuestro. Cierto es que, con las integraciones, el reto de que este compromiso emocional llegue a todos los empleados y empleadas es mayor, pero lo afrontamos con la mayor ambición y confianza en el futuro.