La flexibilidad laboral y el aumento de la productividad

Las Nuevas Tecnologías (NN.TT.) y la digitalización de las empresas han permitido que se agilicen los procesos de negocio. Al mismo tiempo, asistimos a la incorporación al mercado profesional de una nueva generación de trabajadores nativos digitales. La comunión de todas estas cuestiones convergen en la flexibilidad laboral como un incentivo para retener talento y aumentar la productividad de las empresas.

Flexibilidad laboral vs. Presentismo

Durante los últimos años estamos asistiendo a una revolución que afecta a la manera en que las organizaciones del siglo XXI deben asumir las condiciones de trabajo. Se establece una lucha por desterrar una cultura de presentismo que viene heredada de las fórmulas derivadas de la Revolución Industrial del siglo XIX.

Demasiados empresarios siguen pensando que la productividad de las empresas está estrechamente ligada con el número de horas que el trabajador pasa en su puesto de trabajo. Sin embargo, los últimos estudios demuestran que la flexibilidad laboral se encuentra ya entre las tres opciones más valoradas por los candidatos a la hora de inclinarse por una empresa.

La flexibilidad horaria en España

A pesar de todo lo expuesto, en nuestro país, tan solo un 20% de los empleados puede elegir su horario de trabajo. Eso no significa que no existan notables excepciones. Entre ellas aparecen empresas como Orange, que no cuenta con instalaciones fijas para toda su plantilla; los empleados públicos de la Junta de Andalucía, que pueden elegir realizar parte de su trabajo en remoto; o Schneider Electric, donde el 20% de su plantilla se ha acogido a la modalidad de teletrabajo.

Los beneficios para estas organizaciones y sus trabajadores no se han hecho esperar. Como respaldo tenemos un informe de Iberdrola, pionera en la adopción de medidas de flexibilidad horaria, que asegura que de esta manera ha aumentado su productividad en un 6%.

La opinión de Recursos Humanos

Instituciones en la captación de talento, entre las que se encuentra Adecco, alaban el flexiworking como una manera de potenciar el bienestar de los trabajadores y aumentar los beneficios de las empresas.

También los directores de RRHH apuestan por la flexibilidad laboral. La mayoría de ellos “creen que es un error que el control horario vincule productividad y presentismo, ya que éste es un tándem que no encaja en las nuevas formas de trabajo que están surgiendo”.

Los responsables de gestión de personas, recruitmensts y headhunters convergen a la hora de destacar los beneficios de la flexibilidad laboral:

  • Retención del talento
  • Mejora del ambiente laboral
  • Ahorro en infraestructuras
  • Reducción de la tasa de absentismo
  • Fidelización del trabajador
  • Aumento de la productividad
  • Vinculación del empleado con la marca
  • Efectividad del sistema de producción por consecución de objetivos
  • Fortalecimiento del funcionamiento de los equipos de trabajo

Por qué las empresas son reticentes a la flexibilidad laboral

A pesar de que estas son solo unas pocas de las muchas ventajas del trabajo flexible, lo cierto es que el 80% de los trabajadores españoles no tienen voz ni voto en la elección de su jornada. Las empresas españolas se siguen manteniendo reticentes a la hora de implementar soluciones flexibles.

La razón continúa centrándose en una cultura presencialista que solo sirve para lastrar la consecución de objetivos de una manera más acorde con el nuevo panorama laboral. Hay que desterrar la desconfianza.

Los empresarios temen que el trabajador que no está presente se desentienda de sus tareas. Sin embargo, está demostrado que no es así. De hecho, tomando las acciones adecuadas, los empleados se sienten más agradecidos.

La plantilla también obtendrá beneficios, como la conciliación entre vida profesional y vida personal y una mayor libertad a la hora de elegir cómo se planifica sus tareas para alcanzar sus metas. De este modo, en esta partida ganan todos.

Modelos de flexibilidad laboral

Las compañías disponen de un amplio abanico de opciones para flexibilizar la jornada de los trabajadores. Puede adoptarse una de ellas o implementar varias a la vez, en función de las preferencias y los objetivos de negocio. Veamos algunas actuaciones que se pueden llevar a cabo en torno a los horarios:

  • Horario fijo-variable. La organización puede diseñar varios tipos de horarios. El trabajador, bajo su propio criterio, elige libremente el que más le convenga. A partir de ese momento ese pasará a ser su horario obligatorio.
  • Horario basculante. El empresario establece un horario y permite que el empleado pueda entrar y salir dentro de unos márgenes. La única obligación del trabajador es que debe cumplir con una número de horas mensuales determinadas.
  • Horario libre. La compañía permite que los miembros de la plantilla elijan libremente. De esta manera, cada empleado puede administrar su tiempo de la manera que crea conveniente. Con este tipo de horario se suele trabajar por objetivos. El empleado debe lograr las metas que se le han asignados en la fecha en que se le haya establecido.

Existen otras actuaciones empresariales que ayudarán a que sus trabajadores se sientan más cómodos desarrollando su labor en la empresa:

  • El trabajo en remoto permite al empleado realizar sus funciones sin necesidad de acudir a la oficina. También es un buen método para trabajar por proyectos y poner el foco de atención en la consecución de objetivos.
  • Teletrabajo parcial. El empleado desarrolla parte de su trabajo en la sede de la empresa y dispone de una serie de días a la semana para realizar el trabajo desde el lugar que desee. Lo más conveniente es fijar un porcentaje de horas semanales que se realizarán de manera presencial.
  • Jornada microajustada. Posibilita que los trabajadores puedan ausentarse de su puesto hasta 1 hora y 45 minutos. Este tiempo será destinado a asuntos personales y es muy útil para que puedan llevar a sus hijos al médico, recogerlos del colegio o atender tanto cuestiones cotidianas como urgentes.
  • Jornada reducida. Esta solución es muy bien recibida por los empleados senior que prefieren trabajar menos pero no desvincularse completamente de la empresa. Es una buena fórmula para que, desde RRHH, se aproveche la preparación de estos trabajadores y se les asigne la tarea de formar a las nuevas incorporaciones. La jornada reducida también resultará bienvenida por los trabajadores que desean conciliar, sobre todo para aquellos que tienen hijos pequeños.

En cualquiera de los casos, lo cierto es que la flexibilidad laboral resulta imprescindible para la transformación de las empresas y su adaptación a los modelos de negocios actuales. Deben desterrarse falsos mitos y asumir, de una vez por todas, que entre sus muchos beneficios destaca un notable aumento de los índices de productividad.