Cómo un estímulo pospandémico puede crear puestos de trabajo y ayudar al clima

La tragedia de la crisis del COVID-19 ha desviado mucho la atención de la amenaza del cambio climático, ya que las instituciones se dedicaron a proteger vidas y medios de subsistencia. Mantener una respuesta de salud pública eficaz sigue siendo una de las principales preocupaciones de muchos responsables políticos y ejecutivos de empresas. Las graves pérdidas de puestos de trabajo y la disminución de los ingresos en algunos sectores, junto con la alta probabilidad de una recesión económica, también han obligado a los responsables políticos a montar una respuesta financiera sin precedentes, que ya supera los 10 billones de dólares, según estimaciones de la consultora McKinsey.

Rápido regreso a la normalidad vs. colapso medioambiental

Por importante que sea para reparar el daño económico, un rápido regreso a la normalidad podría ser perjudicial para el medio ambiente, como vio el mundo después de la crisis financiera de 2007-08. La consiguiente desaceleración económica redujo drásticamente las emisiones globales de gases de efecto invernadero en 2009. Pero para 2010, las emisiones habían alcanzado un récord, en parte porque los gobiernos implementaron medidas para estimular las economías, prestando poca atención a las consecuencias ambientales.

El peligro ahora es que se repita el mismo patrón, y hoy lo que está en juego es aún mayor. El período posterior a la crisis del COVID-19 podría determinar si el mundo cumple o no los objetivos de emisiones del Acuerdo de París de 2015, que se establecieron para limitar el calentamiento global de 1,5 ° C a 2 ° C.

H2 Incentivar la política medioambiental no está reñido con la creación de puestos de trabajo

Lograr esos objetivos es una posibilidad clara. Una recuperación con bajas emisiones de carbono no solo podría iniciar las importantes reducciones de emisiones necesarias para detener el cambio climático, sino también crear más puestos de trabajo y crecimiento económico de lo que lo haría una recuperación con altas emisiones de carbono.

El análisis de las opciones de estímulo para un país europeo sugiere que la movilización de capital de 75.000 a 150.000 millones de euros podría generar entre 180.000 y 350.000 millones de euros de valor añadido bruto, generar hasta tres millones de nuevos puestos de trabajo y permitir una reducción de las emisiones de carbono del 15% al 30% para 2030. Un paquete de este tipo no tiene por qué implicar compromisos económicos.

Una encuesta reciente de los mejores economistas muestra que las medidas de estímulo dirigidas a buenos resultados ambientales pueden producir tanto crecimiento y crear tantos puestos de trabajo como las medidas ambientalmente neutrales o perjudiciales. Pero una recuperación con alto contenido de carbono podría dificultar el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París, y los grandes gastos de ayuda y estímulo podrían dejar a los gobiernos demasiado endeudados para pagar más adelante los recortes de emisiones.

Encontrar una fórmula de recuperación baja en carbono y de alto crecimiento no es fácil. Requiere evaluar las medidas de estímulo con respecto a factores complejos, incluido el impacto socioeconómico, el impacto climático y la viabilidad. Pero el análisis destaca la posibilidad de que los responsables de la formulación de políticas configuren un paquete que cree rápidamente puestos de trabajo y demanda económica, produzca un crecimiento constante y acelere la adopción de tecnologías de cero emisiones de carbono.

Los gobiernos pueden utilizar el marco descrito en este artículo para diseñar y llevar a cabo una agenda de recuperación con bajas emisiones de carbono que pueda satisfacer las necesidades económicas inmediatas y mejorar el bienestar a largo plazo de su población.

Recuperación de la crisis económica del COVID-19 en un momento crucial para el cambio climático

La pandemia de coronavirus no solo ha tenido efectos trágicos en la salud y la vida, sino que también ha cobrado un precio inmenso en los medios de vida. Ese coste es visible en las crecientes cifras de desempleo que muchos países continúan reportando. Y lo peor puede estar por venir.

Un análisis de McKinsey publicado en abril sugiere que las empresas cerradas podrían hacer que hasta 60 millones de puestos de trabajo en Europa y hasta 57 millones de puestos de trabajo en los Estados Unidos sean vulnerables: sujeto a reducciones de horas o salarios, permisos temporales o despidos permanentes. En un escenario de McKinsey para una recuperación mundial moderada, la tasa de desempleo de la UE-27 alcanza un máximo del 11,2% en 2021 y es poco probable que alcance los niveles de 2019 incluso para 2024.

Si bien la crisis de COVID-19 ha traído enfermedades y dificultades económicas a innumerables hogares, la urgencia de responder a la pandemia se corresponde posiblemente con la urgencia de abordar el cambio climático.

El cambio climático ya trae tormentas, inundaciones, incendios forestales y otros desastres naturales que infligen miles de millones de dólares en daños. El calentamiento adicional durante la próxima década está asegurado, por lo que es crucial planificar el riesgo climático físico. Para evitar una mayor acumulación de riesgo físico y mantener las temperaturas por debajo de los umbrales que desencadenarían un calentamiento descontrolado, deben producirse reducciones significativas a corto plazo de las emisiones de gases de efecto invernadero. Alcanzarlos requerirá una acción rápida e intensiva en capital en todos los sectores de la economía.

La simultaneidad de la crisis del COVID-19 y el desafío climático significa que la recuperación pospandémica será un período decisivo para defenderse del cambio climático. A raíz del COVID-19, varios factores podrían frenar la acción climática: reducción de la atención política (la cumbre climática de la ONU de este año, COP26, se pospuso hasta 2021), la flexibilización o demora de las regulaciones ambientales en aras del crecimiento económico, precios del petróleo deprimidos que hacen que las tecnologías bajas en carbono sean menos competitivas, o programas de estímulo que consumen fondos que los gobiernos podrían invertir en una transición sin carbono.

Por el contrario, un enfoque climáticamente inteligente para la recuperación económica podría hacer mucho para poner al mundo en una vía de emisiones que mantendría el aumento de temperatura promedio en 1,5 ° C relativamente seguros.

Dado que los esfuerzos de recuperación por lo general implican un gasto público mucho más alto que el que los gobiernos establecen en años sin crisis, pueden producir cambios extensos y duraderos en la estructura de las economías nacionales y regionales. Los programas específicos de bajas emisiones de carbono podrían reiniciar el crecimiento y la contratación y marcar el comienzo de una «próxima normalidad» más sostenible desde el punto de vista ambiental.

El gasto en estímulos con bajas emisiones estimularía la economía y la creación de empleo

En muchos países, los esfuerzos para brindar alivio económico y reiniciar el crecimiento después de la pandemia están muy avanzados. Los gobiernos de todo el mundo han dedicado más de $ 10 billones a medidas de estímulo económico. Las naciones del G-20 han anunciado medidas fiscales que promedian el 11% del PIB, tres veces la respuesta a la crisis financiera de 2008-09.

Algunos países han dicho que destinarán hasta el 40% del PIB a sus paquetes de estímulo económico. Los informes preliminares sobre el plan de recuperación verde de la Comisión Europea indican que proporcionará alrededor de 1 billón de euros en ayuda económica.

Aumenta el apoyo para una recuperación con bajas emisiones de carbono de la crisis económica de la COVID-19. A la alianza informal de recuperación verde, lanzada en abril por 12 ministros de medio ambiente de países europeos, 79 miembros del Parlamento Europeo y 37 directores ejecutivos y asociaciones empresariales, se han sumado más de 50 directores ejecutivos de banca y seguros.

Los altos ejecutivos de más de 150 empresas firmaron una declaración pública pidiendo una recuperación neta cero. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y la canciller alemana, Angela Merkel, han dicho que el Pacto Verde Europeo debería formar el centro del plan de recuperación de la economía europea. Las poblaciones de todo el mundo favorecen las políticas de recuperación que también abordan el cambio climático.

En medio del debate sobre cómo gastar los fondos de estímulo, algunos han cuestionado si los programas de bajas emisiones de carbono generan retornos económicos suficientemente fuertes. Sin embargo, las investigaciones sugieren que muchos de estos programas estimulan el crecimiento y crean puestos de trabajo con la misma eficacia o mejor que los programas ambientalmente neutrales o perjudiciales.

En una encuesta publicada en un documento de trabajo reciente, más de 200 economistas y funcionarios económicos dijeron que las medidas «verdes» de recuperación económica se desempeñaron al menos tan bien como otras. Un estudio econométrico del gasto público en tecnologías energéticas mostró que el gasto en energías renovables crea cinco puestos de trabajo más por cada millón de dólares invertidos que el gasto en combustibles fósiles.

Frente a la recesión de la COVID-19, los gobiernos no tienen que comprometer las prioridades económicas por el bien de las ambientales. Al diseñar cuidadosamente paquetes de estímulo con bajas emisiones de carbono, pueden abordar ambos conjuntos de prioridades a la vez.

Cómo diseñar e implementar programas de estímulo de bajas emisiones de carbono

Al evaluar las medidas de estímulo, los responsables de la formulación de políticas pueden desear equilibrar varios factores, como los beneficios socioeconómicos, los beneficios climáticos y la viabilidad, antes de pasar a la implementación.

Identificar y priorizar opciones de estímulo de bajas emisiones de carbono

Para agregar el cambio climático a la planificación de estímulos posteriores a la crisis, los formuladores de políticas podrían prestar atención a una amplia gama de consideraciones al evaluar programas que podrían recibir fondos públicos:

Beneficios socioeconómicos. Estos pueden evaluarse mediante varios criterios, incluido el número de empleos creados por suma de dinero gastado, el PIB o el multiplicador del valor agregado bruto (VAB), o los beneficios para segmentos de población, sectores o geografías particulares. La última consideración puede ser especialmente importante, ya que las consecuencias económicas de la COVID-19 se han producido de manera desigual. Un análisis del Reino Unido y los Estados Unidos muestra que los trabajadores menos cualificados, los trabajadores más jóvenes, los trabajadores con salarios más bajos y las minorías raciales y étnicas ocupan porciones desproporcionadamente grandes de trabajos que se vuelven vulnerables debido a los cierres.

Otras áreas a considerar incluyen regiones y datos demográficos afectados por la transición de bajas emisiones de carbono, por ejemplo, aquellos expuestos a la eliminación gradual de la minería del carbón y la generación de energía con combustibles fósiles.

Beneficios climáticos. El efecto de descarbonización de una medida de estímulo puede medirse por toneladas de gases de efecto invernadero prevenidas (o eliminadas) por año o por la capacidad de permitir otros cambios de reducción de carbono. El refuerzo de la red energética, por ejemplo, promueve una microgeneración más distribuida, que puede reducir las emisiones.

Plazo para que surta efecto el estímulo económicoAlgunas medidas tienen un efecto más inmediato sobre la creación de empleo y el crecimiento del PIB; por ejemplo, los programas para construir carriles para bicicletas pueden aumentar la creación de empleo rápidamente. Otras opciones tardan más en desarrollarse. Los grandes proyectos de infraestructura requieren una planificación exhaustiva antes de que la actividad económica comience en serio.

Marco temporal en el que se reducen las emisiones de carbono. Algunas medidas de estímulo, como los esfuerzos para mejorar la eficiencia industrial, pueden reducir las emisiones a corto plazo. Las medidas para apoyar el desarrollo de tecnologías bajas en carbono, como las baterías avanzadas o la captura y almacenamiento de carbono (CAC), pueden tardar más en marcar la diferencia. Pero esa diferencia puede volverse enorme cuando tales tecnologías se implementan ampliamente, como hemos visto con la energía solar, la energía eólica y el almacenamiento de baterías. Los beneficios acumulativos de descarbonización de las tecnologías avanzadas pueden convertir las inversiones en innovación en un elemento valioso de las carteras de estímulo económico.

Factibilidad. La facilidad para implementar medidas de estímulo también es importante. Los programas de construcción, por ejemplo, pueden requerir capacitación o recalificación de un gran número de trabajadores. Las expansiones de la capacidad de energía renovable pueden avanzar lentamente hasta que las cadenas de suministro regionales estén más desarrolladas. La COVID-19 también presenta nuevos problemas de viabilidad, como la necesidad de mantener el distanciamiento físico.

Todos estos factores importan no solo cuando los gobiernos evalúan las opciones de estímulo individuales, sino también cuando las integran en un paquete de estímulo. Las opciones que ponen rápidamente a las personas a trabajar pueden ser atractivas, pero no todas impulsan la creación de empleo por mucho tiempo. El crecimiento sostenido puede requerir proyectos que creen empleos en los próximos años, incluso si requieren más tiempo para crecer. Una combinación puede proporcionar los mejores resultados laborales. De manera similar, los formuladores de políticas podrían combinar algunas medidas que reducen las emisiones de gases de efecto invernadero a corto plazo con otras que las reducen después de varios años.

Ahora parece que la recuperación de la crisis económica de la COVID-19 requerirá programas de estímulo que duren meses o incluso años. Los próximos meses y años también serán un momento decisivo para los esfuerzos por mantener el calentamiento global entre 1,5 ° C y 2 ° C.

Las medidas de estímulo con bajas emisiones de carbono pueden ayudar a los responsables de la formulación de políticas a satisfacer ambas necesidades a la vez, creación de puestos de trabajo y atención al medioambiente, pero el tiempo corre. Este es el momento crucial para que los responsables políticos unan sus prioridades económicas y ambientales para mejorar y mantener el bienestar de los ciudadanos individuales y del planeta en su conjunto.

Relacionado

Artículos

6 minutos

Entrevistas con candidatos neurodiversos

Leer

Artículos

7 minutos

Por qué invertir en las comunicaciones internas

Leer

Artículos

13 minutos

Cómo retener a los empleados sin gastar más

Leer

Artículos

9 minutos

Contratar por habilidades y no por titulaciones

Leer

Artículos

6 minutos

Cuestiones clave sobre diversidad e inclusión

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE