Calentamiento global y empleo: tensión mediática y medioambiental

La Cumbre del Clima (COP25), que se celebra en Madrid estos días ha levantado opiniones enfrentadas que abarcan todos los frentes, incluyendo el calentamiento global y el empleo. Desde los memes dedicados a la activista Greta Thunberg a los debates sobre la regulación del mercado de carbono, todo apunta a que nos toca cambiar muchos paradigmas si no queremos cargarnos el planeta.

Pero es que el calentamiento global no solo es malo para el planeta, también para el empleo. Según el último informe Trabajar en un planeta más cálido: el impacto del estrés por calor en la productividad y el trabajo decente, realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el cambio climático supondrá un estrés térmico que causará una pérdida económica de 2.400 millones de dólares y 80 millones de empleos en todo el mundo para el año 2030. 

Evidencias sobre el Cambio Climático y los efectos sobre el Empleo

Estas proyecciones se basan en un aumento de la temperatura global de 1.5 grados y sugieren que para 2030 el 2,2% del total de horas trabajadas en todo el mundo se perderían debido a las altas temperaturas.

Sin embargo, los efectos se distribuirán de manera desigual entre los países. Las regiones que perderán más horas de trabajo serán Asia meridional y África occidental, con una pérdida de aproximadamente 43,9 millones de empleos.

Las proyecciones sugieren que el 2,3% o del número total de horas de trabajo en África se perderá debido al estrés por calor: el equivalente a más de 14 millones de empleos a tiempo completo. Se da la paradoja de que África contribuye en menos del 1% de las emisiones de gases de efecto invernadero responsables del cambio climático y el consecuente calentamiento global.

Esta pérdida de productividad ejercerá más presión sobre un número creciente de trabajadores que ya están amenazados por otros efectos negativos del cambio climático, como el cambio de las estaciones lluviosas, los desastres naturales, la sequía y la pérdida de biodiversidad.

El Calentamiento global nos afecta a todos

Pero el impacto también será alto en cualquiera de nuestras ciudades. El calentamiento es global y nos afecta a todos. Las áreas urbanas son significativamente más cálidas que las áreas rurales circundantes debido a la absorción de calor solar por edificios y carreteras, lo que las convertirá en nichos del calor extremo.

El sector más afectado por el calentamiento global es el de la agricultura, donde podría causarse la pérdida del 60% de las horas de trabajo, la construcción, con la pérdida del 19% de las horas de trabajo, pero también los trabajadores industriales y algunas profesiones en el sector servicios (recolección de residuos, sanidad, transporte, turismo, deporte…).

España es un país con una especial vulnerabilidad. Según el índice de Riesgo Climático Global (IRC) las amenazas por lluvias torrenciales y olas de calor nos afectarán especialmente.

Al mismo tiempo, nuestra economía depende, por activa y pasiva, de las cuestiones medioambientales. Los sectores turismo, construcción y agricultura suman una parte importante de nuestro PIB, y nuestra industria más competitiva como es la automoción, no es ajena al punto de mira de algunas de las voces ecologistas más beligerantes.

Salvar al Planeta… y al Empleo

No cabe duda de que tenemos que acelerar el paso sin caer en extremismos, y puede ser buena receta la de dejarnos guiar por las Directrices que la OIT nos da para que economía y sociedad vayan de la mano en la búsqueda de un planeta más sano.

Dichas prescripciones nos hablan de políticas macroeconómicas y de crecimiento, de sectores, empresas y desarrollo de competencias y formación.  Nos hablan de protección social y de políticas activas de empleo orientadas a ocupaciones y emprendimiento hacia la economía verde.

Y no nos podemos olvidar de la seguridad y salud de las personas trabajadoras. Porque tanto los riesgos medioambientales que ahora nos ocupan, como los empleos verdes que nos ilusionan, conllevan importantes desafíos para la prevención de accidentes y enfermedades profesionales.

No sé si el debate es generacional porque haya sido una adolescente venida del norte de Europa quien ha encendido la mecha de nuestra conciencia. Bienvenida sea. Tenemos mucho que aprender de nuestros jóvenes sobre el calentamiento global y cómo alcanzar objetivos comunes a cambio de concesiones y mucho diálogo.


  Javier Blasco de Luna
  Director, The Adecco Group Institute