El futuro de la logística es digital

El futuro de la logística es digital. De hecho, la combinación entre esta transformación digital de la industria y el boom de los operadores logísticos ayudará al crecimiento del empleo y al cuidado del medio ambiente.

Según el Foro Económico Mundial, en 2025 el valor de los operadores logísticos se alzará en 1.5 trillones de euros. A esto habrá que añadir 2.4 trillones de euros adicionales en beneficios una vez finalizada la transformación digital del sector.

En Davos, la transformación digital fue uno de los temas más discutidos a nivel global. Se innova o se fracasa. Especialmente en el futuro de la logística, pues ha adquirido un papel más Y esto también es, y sobre todo, cierto para el sector logístico, que ha asumido un papel clave en la cadena de suministro y en los nuevos modelos de negocio.

Con el correo electrónico, que en gran medida ha relegado al olvido el «correo ordinario», y las descargas digitales, que han reemplazado a los productos físicos, se podría pensar que la industria logística estaría en crisis. Nada más lejos de la realidad. De hecho, no se había enviado tanta mercancía de un lugar a otro como en la actualidad. Cada día se entregan hasta 85 millones de paquetes y documentos en todo el mundo.

Las crecientes tendencias demográficas mundiales y el auge del comercio electrónico han impulsado el sector logístico. Sin embargo, el sector no puede darse el lujo de dormirse en los laureles y disfrutar de este momento sin innovar.

Digitalización del sector logístico

El sector logístico ha introducido innovaciones digitales a un ritmo más lento que otras industrias. Sin embargo, esta tasa de digitalización más lenta conlleva riesgos enormes que, si se ignoran, podrían ser catastróficos incluso para los principales actores del sector.

Mientras que otras industrias estrechamente relacionadas con la logística, como el comercio minorista, se han visto revolucionadas por la tecnología digital, aumentan las necesidades del sector logístico para evolucionar digitalmente de la misma manera. El auge del comercio electrónico, como es lógico, ha introducido en escena nuevos jugadores digitales que controlan la mayoría de las entregas.  Las plataformas digitales son cada vez más importantes, haciendo que incluso las pequeñas empresas tengan alcance global y compitan con los gigantes de la industria.

El sector logístico sufre algunas ineficiencias muy significativas. Por ejemplo, el 50% de los camiones vuelven vacíos a las sedes tras realizar una entrega. Por ello, la transformación digital también conlleva importantes beneficios sociales y ambientales, aumentando la eficiencia y reduciendo el consumo de energía y las emisiones.

La digitalización como futuro de la logística

Según el Foro Económico Mundial, serán cinco los ejes centrales de la digitalización como futuro de la logística. Durante la próxima década, el sector estará imbuido por:

  • el uso de Big Data;
  • la creación de plataformas digitales que permitan entregas diarias a todas partes del mundo;
  • capacidades de entrega a través de camiones y drones digitalizados y autónomos;
  • la adopción de métodos económicos circulares que reduzcan el consumo y las emisiones y;
  • el intercambio de infraestructuras logísticas.

La construcción de plataformas digitales de reparto podría ser la solución para evitar los llamados «viajes vacíos». Según un estudio realizado por Chronotruck, uno de cada cuatro camiones en Europa viaja sin mercancías. La idea de este startup líder en el sector es muy simple: si una empresa quiere enviar un producto a un costo menor que un transportista tradicional, ingresar a la plataforma digital y localizar un conductor en su ruta será factible y rápido. De esta forma, la empresa ahorra dinero y minimiza las emisiones nocivas al Medio Ambiente.

Internet of Things

El futuro de la logística digitalizada no hace referencia solo a las plataformas digitales. La actualidad exige que los transportes cuenten con un alto nivel de transparencia, se cumplan los plazos de entrega y que los bienes estén protegidos. Al digitalizar los viajes a través del Internet de las Cosas (IoT), es posible registrar toda la información relacionada, como variaciones de temperatura, humedad, presión, altitud, movimientos, golpes y alteraciones.

El uso de tecnologías IoT, certificadas posteriormente por el uso de Blockchain, también facilita la accesibilidad a esta información rápidamente y de forma segura. Se rastrea cada paso dado en la cadena de suministro. Blockchain permite el acceso compartido a la base de datos que aloja toda la información y la protege de posibles ataques cibernéticos. Además, la nube permite el intercambio de información entre plataformas, lo que favorece la comunicación y colaboración entre todos los socios involucrados.

En resumen, los almacenes de logística ya no serán los mismos. Necesitarán «nuevos recursos humanos» especializados capaces de interactuar con estas tecnologías. En este sentido, la tecnología no debe considerarse como un sustituto de los trabajadores, sino como una herramienta complementaria, un soporte operativo indispensable para simplificar y mejorar el trabajo.

Como el futuro de la logística es digital, atraerá a muchos jóvenes para trabajar. Empleados que, hasta hace nada, habían permanecido a las puertas del sector durante debido a la excesiva obsolescencia de los procesos y la mentalidad de las empresas resistentes al cambio.