El futuro de la medicina el nuevo «doctor-ingeniero»

El “doctor-ingeniero” es aquel especialista experto en medicina de precisión, Inteligencia Artificial, Big Data y neurobótica. Sin duda, uno de los perfiles más demandados en el mercado laboral del futuro. Especialmente tras la creación de una nueva carrera ofrecida por la Universidad Humanitas y el Politecnico di Milano, que integra las habilidades del cirujano con las del ingeniero biomédico. Se conoce como Medtec School y, según los organizadores, es única en el mundo.

El objetivo es capacitar a los médicos que comprenden y gestionan los avances tecnológicos en los quirófanos, para ofrecer a los pacientes una atención más precisa, innovadora y, sobre todo, personalizada. El Internet de las Cosas, el análisis del Big Data y la telemedicina se convertirán, cada vez más, en parte de la vida cotidiana de la profesión médica. Además, el blockchain también ha irrumpido con fuerza en el sector.

La tecnología ha cambiado la medicina tal cual la conocemos. Los médicos ya no son lo que solían ser. Por eso, su capacitación también debe evolucionar, incluso en términos de reducción de costes de atención médica.

Este nuevo grado para capacitar al nuevo “doctor-ingeniero” tiene una duración de seis años. Llegado el final de la carrera, los graduados también podrán solicitar al Politecnico di Milano la titulación en Ingeniería Biomédica.

En el futuro, la tecnología apoyará cada vez más al personal médico. Así, los profesionales quedarán libres de funciones susceptibles de ser transferibles a datos, dispositivos o nuevas técnicas de producción como la impresión 3D. Se mejorará la parte humana para favorecer una relación con el paciente más satisfactoria.

Cómo convertirse en “doctor-ingeniero” en España

Suele ocurrir que, durante la formación universitaria, los jóvenes se planteen qué quieren hacer en su futuro. Existe la tendencia, entre los ingenieros, en enfocarse hacia la medicina. Y lo mismo ocurre con los futuros médicos.

De ingeniero a médico

En el caso de los ingenieros recién titulados que quieren enfocar su carrera hacia el sector de Life Science, pueden lograrlo teniendo en cuenta lo siguiente:

  1. En primer lugar, debes tener presente que estarás entre 4 y 6 años formándote con dedicación exclusiva a ello.
  2. El requerimiento básico, tras finalizar los estudios en ingeniera, para acceder a medicina es haber cursado la rama científica del bachiller. Si, además, durante tu grado en ingeniería has cursado estudios orientados a la biología, mejor que mejor.
  3. En Europa y Estados Unidos, debes superar la prueba de acceso para acceder a medicina. En el caso de las universidades privadas este paso no es necesario.
  4. Las pruebas de acceso a la rama médica MCAT requieren que el aspirante posea una licenciatura previa, incluyendo el título de ingeniero. La clave para superar este examen es la comprensión y la resolución de problemas. Memorizar las ecuaciones no tiene sentido, pues se facilitan con la prueba. Lo que importa es comprender cada componente de la ecuación.
  5. Superada esta prueba, el proceso de solicitud comienza aproximadamente un año antes de la fecha de inscripción planificada.
  6. Las escuelas de medicina analizan incluso las actividades extracurriculares, además de métricas como MCAT score y GPA. Esto incluye aspectos como la investigación, actividades de voluntariado, etc. Así que recuerda ser un todo terreno en la universidad.
  7. A continuación, llega el momento de la entrevista. Siempre es una ventaja si el candidato aparece ante los entrevistadores como una persona extrovertida, sociable e ingeniosa, en oposición al estereotipo monótono del ingeniero promedio.
  8. Sobre todo, no te sientas inseguro a la hora de postular como candidato con formación en ingeniería. Las escuelas de medicina valoran mucho este tipo de solicitantes. Comprenden que el ingeniero ya ha dado el 110% de sí mismo para alcanzar esa titulación. La carrera en medicina requerirá mucho tiempo, será estresante y, a veces, te pondrá al límite. Pero una vez finalizada será extremadamente gratificante y habrá valido la pena.

De médico a ingeniero

  1. Al ya ser médico y contar con conocimiento biológicos sólidos, la mejor opción para convertirse en ingeniero es optar por la ingeniería biomédica. La mayoría de los interesados en el campo de la ingeniería biomédica, la bioinformática o la informática para la salud generalmente cursan estos estudios al mismo tiempo que los de medicina o doctorado. Algunos incluso hacen un doble doctorado.
  2. Resulta interesante unirse a un laboratorio de investigación de su propia universidad para obtener algo de experiencia y seleccionar el campo y tecnología específicos en los que te gustaría trabajar. Los proyectos interdisciplinarios son una gran ventaja.

Independientemente de la rama formativa a la que se pertenezca, lo importante es optar por algo que realmente sea apasionante. De esta forma, siempre se dará lo mejor de sí mismo. Como futuro “doctor-ingeniero” haz preguntas, interactúa con los mejores, aprende, crece, evoluciona y, sobre todo, nunca olvides amar lo que haces.