En qué consiste el proceso formativo Addie

El modelo Addie es una metodología de diseño instruccional que se utiliza para ayudar a organizar y optimizar la producción del contenido de un curso. Desarrollado en la década de 1970, ADDIE sigue siendo el modelo más utilizado para el diseño instruccional. ¿Por qué? – ¡Es simple y efectivo! En esta publicación, echamos un vistazo a las diversas etapas involucradas.

Addie es un acrónimo de las cinco etapas de un proceso de desarrollo: análisis, diseño, desarrollo, implementación y evaluación. El modelo ADDIE se basa en que cada etapa se realice en el orden dado, pero con un enfoque en la reflexión y la iteración. El modelo brinda un enfoque optimizado y enfocado que facilita retroalimentación para la mejora continua.

Los 5 pasos del proceso formativo Addie

1. Análisis

Antes de empezar a desarrollar cualquier contenido o estrategia de formación, conviene analizar la situación actual en cuanto a educación, lagunas de conocimiento, etc. Empieza con una serie de preguntas para comprender la situación actual y cuál es el objetivo de la formación en sí. Esto influye en una gran cantidad de decisiones posteriores en el proceso.

Una pregunta muy común es: ¿Cuál es el objetivo de la capacitación? ¿Por qué lo hacemos? ¿Qué tipo de cambio de comportamiento se desea? ¿Ayudará realmente el entrenamiento? Esta fase debe ser una auditoría completa de la audiencia, los objetivos comerciales, las metodologías de capacitación utilizadas, los tipos de medios empleados, etc. Una vez hecho esto, se puede generar un plan de capacitación que aborde:

¿Quién, qué, cuándo, dónde, por qué, cómo?

El núcleo del plan de formación será «¿Cómo podemos mejorar la situación y alcanzar los objetivos empresariales mediante la capacitación?». Utilizarás esta pregunta como base para el resto del proceso. Para ello, es recomendable contar con un análisis de las necesidades de formación y un plan de capacitación.

2. Diseño

Una vez terminado el plan de formación, se pasa a la fase de diseño. En este punto se recopilan los aprendizajes de la fase anterior y se emplean para tomar decisiones prácticas. Esto incluye una estrategia, métodos de entrega, estructura, duración, evaluación y retroalimentación. El siguiente paso es crear un guion gráfico de ideas y / o crear un prototipo. Al hacer un prototipo, puedes comunicarte rápidamente con otras partes interesadas en el valor de la capacitación.

3. Desarrollo

En esta etapa comienza la creación de los cursos. En este punto, te guiarán en gran medida los prototipos / guiones gráficos. Cada elemento del curso debe desarrollarse para que coincida con la fase de diseño. El núcleo del contenido ya se ha decidido. Todo lo que necesitas agregar es un nivel de detalle y pulido a los cursos.

Esto se hace agregando gráficos, eligiendo colores y decidiendo las fuentes. Para algunos, esto puede parecer trivial, pero tiene una gran influencia en lo atractivo que es el contenido del curso.

La cuidadosa selección de estos elementos permite presentar el curso de una manera que atraiga a la audiencia (lo que puede resultar evidente con un análisis de esta en la primera fase). El proceso de desarrollo debe ser iterativo. Una vez creado un curso, se debe probar para asegurarse de que no haya errores básicos: gramática, ortografía, sintaxis, etc. Las pruebas también deben considerar la mecánica del curso. Una consideración clave en esta etapa es la navegación.

La gran mayoría de los problemas que encuentran los alumnos están relacionados con la forma en que se creó el curso en la herramienta de creación. Lo frustrante es que a menudo puede ser algo muy simple que el diseñador instruccional pierde porque no evaluó lo realizado hasta el momento.

Probar el curso no es hojearlo, es una verificación sistemática de la precisión del contenido y la utilidad de la navegación. ¿Puede un alumno progresar de la manera con que se ha diseñado? – incluso si toman decisiones inesperadas. Sobre la base de eso, debería haber una verificación del flujo del contenido. ¿Es atractivo, cuál es la longitud, etc.?

4. Implementación

Una vez completado los cursos y estés satisfecho de que están completamente probados, es hora de compartirlos con el alumno. Las decisiones que se tomen en la fase de diseño influirán en cómo se lleva a cabo realmente. En la mayoría de los casos, los cursos se cargan en una plataforma elearning LMS y se configuran las opciones de entrega: quiénes están inscritos, cuánto tiempo se les da, aprobar las evaluaciones y recopilar comentarios. La entrega, el seguimiento y los informes son todos manejados por el LMS.

El diseñador instruccional debe monitorear la situación para detectar cualquier problema inicial. Una de las mejores tácticas para prevenir cualquier problema en la fase de implementación es realizar un piloto de un curso antes de dar rienda suelta al contenido en todo el grupo.

5. Evaluación

El objetivo principal de ADDIE es proporcionar un método estructurado para crear programas de formación. Sin embargo, también es un modelo poderoso para mejorar la forma en que se crean las iteraciones futuras. Obtener comentarios sobre todos los aspectos de los cursos es realmente importante para mejorar y revisar el contenido. Hay que centrarse en lo siguiente:

  • ¿Cumplimos con los objetivos establecidos en la fase de análisis?
  • Al recibir comentarios, hay que volver a colocarlos en la fase de análisis.
  • Identificar otros requisitos de formación.
  • Posible cambio en los tipos de medios o en el enfoque.

Una excelente manera de obtener comentarios en el proceso formativo Addie es pedirles a los alumnos que completen encuestas al final de su curso. Esto se puede hacer dentro del ciclo formativo en sí mediante una herramienta de autoría o el LMS. Hay que crear preguntas específicas para los puntos anteriores, pero también se debe animar a los alumnos a dar sus comentarios en un cuadro de texto libre para estar al tanto de cualquier laguna en la que no se haya pensado.