Nuevas formas de empleo en Europa

La última década ha sido testigo de un gran debate público y político sobre el futuro del trabajo y las formas de empleo. El empleo estándar —fijo, a tiempo completo y sujeto a la legislación laboral— sigue dominando en Europa y el trabajo atípico, con la excepción del trabajo a tiempo parcial, ha crecido sólo de forma bastante limitada. Pero se reconoce cada vez más que algo está sucediendo en el mercado laboral europeo que no es transparente a partir de los datos, que esto es cada vez más importante y que está influyendo en la calidad del trabajo y el empleo.

Para investigar más, en 2013-14 la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo (Eurofound) realizó un mapeo de las «nuevas formas de empleo» en la Unión Europea. Identificó nueve tendencias, emergentes o de importancia creciente desde aproximadamente el año 2000, en el mercado laboral europeo. Estos se relacionan con relaciones formales entre empleadores y empleados diferentes de la relación laboral individual establecida, patrones de trabajo u organización del trabajo poco comunes (especialmente relacionados con el tiempo y el lugar de trabajo), la creación de redes y la cooperación entre los autónomos, o alguna combinación de estos.

La forma de empleo identificada con mayor frecuencia como nueva o cada vez más importante para entonces era el trabajo móvil basado en las TIC. Aquí, un empleado o un trabajador autónomo trabaja desde varios lugares fuera del lugar de trabajo tradicional, menos ligado a un lugar que el teletrabajo tradicional y, de hecho, trabaja «en cualquier momento y en cualquier lugar». Hecho que se ha disparado con la Covid-19.

Si bien esta tendencia se puede atribuir tanto a la digitalización como al cambio social, la segunda tendencia más importante, el trabajo informal, está más bien impulsada por los requisitos económicos de los empleadores. En este formulario de empleo, el empleador no está obligado a proporcionar al empleado un trabajo regular, pero puede llamarlo cuando lo solicite, lo que resulta en una situación de trabajo inestable y discontinua para el trabajador.

La emergente economía de plataformas o colaborativa

Dado que el mercado laboral europeo está cambiando, en 2020 Eurofound repitió su ejercicio de mapeo, esta vez para explorar cuán prevalentes se habían vuelto las nueve formas de empleo previamente nuevas. El trabajo móvil basado en las TIC, identificado por aproximadamente el 60% de los países analizados como nuevo en 2013-14, ahora existe en todos los países. El trabajo ocasional, que anteriormente se consideraba nuevo en aproximadamente el 44% de los estados analizados, ahora prevalece en aproximadamente el 86%.

Se requiere cierta cautela al comparar los dos ejercicios de mapeo debido a las diferentes preguntas subyacentes (si un formulario de empleo era nuevo desde aproximadamente 2000 versus si existía en el país en 2020) y leves diferencias en la cobertura (Estonia y Malta no participaron en la encuesta anterior). Pero el avance sustancial de las nueve tendencias justifica la afirmación de que las nuevas formas de empleo son cada vez más importantes en Europa. Particularmente sorprendente es el aumento del trabajo en plataformas, que era nuevo en aproximadamente el 40% de los países en 2013-14, pero que existe ahora en más del 95% de ellos.

Las nuevas formas de empleo no solo son cada vez más frecuentes en Europa. También contribuyen a una mayor diversidad en el mercado laboral dentro de los países.

Mientras que en 2013-14 en promedio se identificaron tres nuevas formas de empleo en los estados analizados, en 2020 esto fue cierto para seis en promedio. En 2013-14, menos del 20% de los países analizados identificaron seis o más formas de empleo como nuevas; en 2020, sin embargo, casi el 80% encontró que prevalecían seis o más.

Mientras continúan las discusiones sobre el futuro del trabajo y las nuevas formas de empleo, llama la atención la falta de conceptos y definiciones (armonizados), lo que sería una condición previa importante para establecer marcos regulatorios y generar inteligencia de políticas como datos estadísticos. Comprender mejor estas tendencias que ya no son tan nuevas es probablemente incluso más importante hoy que hace unos años. No solo son parte de la «transición gemela» más estructural hacia la era digital y una economía neutra en carbono, sino también un factor a considerar en la era de la Covid-19.

Las nuevas formas de empleo habilitadas digitalmente podrían desempeñar un papel importante en la recuperación, al igual que aquellas que se encuentren relacionadas con modelos comerciales más resilientes (por ejemplo, cooperativas de trabajadores) o que contribuyan a una situación de beneficio mutuo para empleadores y empleados, incluso en tiempos económicamente difíciles. Al mismo tiempo, algunas de las nuevas formas de empleo (trabajo ocasional o algunos tipos de trabajo colaborativo) identificadas como menos ventajosas para los trabajadores podrían surgir debido a la falta de alternativas en el mercado laboral en la situación de crisis, haciendo que los trabajadores ya precarios sean aún más vulnerables.

Enfoque matizado

Los responsables de la formulación de políticas deberían centrarse en equilibrar la flexibilidad con el mantenimiento de las normas laborales y la protección de los trabajadores. Esto requiere un enfoque matizado: las intervenciones a medida deben abordar las oportunidades y los desafíos específicos inherentes a las formas de empleo individuales, en lugar de aplicar una postura de «única» en la diversidad de las nuevas formas de empleo.

En el trabajo eventual, el trabajo basado en vales, el trabajo de plataformas y el empleo colaborativo, se debe aclarar la situación laboral y garantizar trayectorias profesionales sostenibles, para evitar la segmentación del mercado laboral y apoyar la voz colectiva. En las nuevas formas de empleo habilitadas digitalmente, la atención podría centrarse en la supervisión y el control, la gestión algorítmica y la propiedad, la protección y el uso de los datos.

Garantizar un tiempo de trabajo adecuado sería clave en aquellas nuevas formas de empleo en las que las horas de trabajo tienden a ser demasiado largas o cortas o se caracterizan por la imprevisibilidad. Mientras tanto, los trabajadores en formas de empleo sujetas a una menor integración en las estructuras organizativas podrían recibir apoyo en el desarrollo de competencias para mejorar su empleabilidad. Por último, podrían mejorarse las competencias transversales y empresariales y fomentarse el autoempleo de buena calidad en las nuevas formas de empleo en Europa caracterizadas por una alta autoorganización.