La cultura empresarial en España

Cuando se trata de navegar por la cultura empresarial en España, existen algunas diferencias clave que es importante conocer como extranjero. Ya sea por deseo de mudarse a España para trabajar o incluso instaurar una empresa propia, comprender estos aspectos únicos es clave para integrarse en el país.

El panorama empresarial en España

Las principales industrias que impulsan la economía de España son el turismo, la manufactura, la agricultura y la energía. España alberga el quinto puerto más activo de Europa, Valencia, que también es el puerto más activo del Mediterráneo. Cuenta con la red ferroviaria de alta velocidad más larga de Europa, solo superada por China. La infraestructura de clase mundial, el capital humano y la alta calidad de vida atraen a muchos inversores extranjeros a España. Además, un informe reciente encontró que el 73% de las empresas extranjeras planea aumentar o mantener sus inversiones en el país y el 83% tiene la intención de aumentar o mantener su fuerza laboral en 2021-22.

Si bien la economía de España ha sufrido una recesión durante la pandemia de COVID-19, la OCDE pronostica un panorama más brillante en el futuro cercano. Los economistas pronostican un crecimiento del 5,9% del PIB del país en 2021 y del 6,3% en 2022, respaldado por medidas de recuperación nacional y un impulso en el turismo. 

A pesar de esta perspectiva positiva, la tasa de empleo de España (61,1%) sigue siendo inferior a la media de los países de la OCDE (66,6%).  Esto ya estaba aumentando antes de la pandemia y se disparó cuando los sectores de turismo y hotelería del país se detuvieron. La desigualdad también es más prevalente en España que en otros países de la OCDE. La renta media anual es de unos 27.000€, inferior a la de muchos otros países de la UE. Dicho esto, el coste de la vida en España también es menor. 

Cultura empresarial en España

En términos generales, la vida en España es enérgica y sin prisas, y esto se refleja en la cultura empresarial española. La familia es la unidad central en España y también se valoran las relaciones y la integridad en el mundo empresarial. Dicho esto, no se pueden esperar los mismos valores culturales y etiqueta en todo el país. Al fin y al cabo, España es diversa y ha sido influenciada por muchas nacionalidades.

Cronometraje y horario laboral

En España el concepto de tiempo y puntualidad de las personas no es el mismo que en otras naciones occidentales. Por ejemplo, las reuniones a menudo comienzan y terminan tarde y los plazos se alargan con frecuencia. Además, muchas veces la jornada laboral no comienza hasta después de las 10:00. En consecuencia, tampoco es infrecuente trabajar hasta las 20:00.

Dicho esto, solo el 4% de los empleados trabaja muchas horas, lo que es menos que el promedio de la OCDE del 11%. Si eres un trabajador extranjero en España, entonces es mejor presentarte a tiempo cuando comienzas en una empresa; en lugar de asumir que puedes entrar cuando quieras sin que nadie se dé cuenta.

Si bien el estereotipo español popular de echarse una siesta no es realmente una característica de la cultura empresarial moderna en España, las pausas para el almuerzo suelen durar unas dos horas o más e implican una visita a un restaurante cercano. Además, muchas empresas terminan la jornada laboral temprano los viernes. 

Equilibrio trabajo-vida y vacaciones

Afortunadamente para los extranjeros que se mudan a España, el país se ubica por encima de la media en cuanto a equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Esto se debe a que los españoles valoran la separación de su vida personal y privada y el país ha aprobado leyes laborales para salvaguardar estos derechos de los empleados. Además, desde que muchos empleados empezaron a trabajar de forma remota durante la pandemia de COVID-19, España ha tratado de garantizar el derecho de los trabajadores a desconectar digitalmente cuando no están en horario laboral.

La ley española también exige que las empresas otorguen a los trabajadores al menos 30 días de vacaciones y 12 días festivos al año pagados. Sin embargo, a diferencia de otros países, los trabajadores en España no pueden intercambiar vacaciones por una paga extra. Por lo tanto, es inusual que los empleados españoles no agoten todo su derecho a vacaciones o soliciten que dichos días se transfieran al año siguiente. 

Estructura y jerarquía empresarial en España

Muchas empresas familiares, así como la mayoría de las empresas gubernamentales, se gestionan de forma tradicional. En resumen, mantienen divisiones estrictamente separadas y un fuerte sistema jerárquico. En general, el individualismo predomina en la gestión y el trabajo en equipo no es tan apreciado. Esta fuerte cultura organizativa jerárquica y burocrática está cambiando, sin embargo, debido a un número creciente de jóvenes directivos que se han formado en el extranjero y a los cambios en la propia sociedad española.

A pesar de que existe un fuerte sistema jerárquico, la comunicación empresarial en España suele tener lugar en un nivel igual. Por lo tanto, para adaptarse a la cultura empresarial en España, es recomendable ceñirse a tratar con la contraparte durante las negociaciones. Y si surge algún problema, es mejor ver si su superior puede hablar con su superior en lugar de intentar acercarse a los que están por encima del rango que ocupas.

Diversidad en el lugar de trabajo

España es un país líder en el mundo para que los extranjeros vivan y trabajen. De hecho, según las estadísticas nacionales, los trabajadores extranjeros representan alrededor del 15% de la fuerza laboral total del país. Las leyes laborales de España también se encuentran entre las más sólidas de la UE y el país ofrece muchas protecciones para los trabajadores. Estas leyes prohíben la discriminación por motivos de sexo, estado civil, raza, color, nacionalidad, origen étnico o nacional, religión o creencias de discapacidad y edad. También prohíben la discriminación directa, la discriminación indirecta, el acoso y la victimización.

España también ocupa la octava posición entre los 49 países europeos en lo que respecta a los derechos LGBT+. Además, varias regiones autónomas, incluidas las cuatro más pobladas, prohíben la discriminación basada explícitamente en la identidad de género y las características sexuales / condición de intersexualidad. 

También existen en el país leyes sobre el empleo de personas discapacitadas y la responsabilidad de los empleadores por su integración social. Además, las empresas con más de 50 empleados deben reservar al menos el 2% de los puestos de la plantilla para personas con discapacidad.

Mujeres empresarias en España

En 2020, España ocupó el octavo lugar de la UE en igualdad de género. Desde 2010, también ha aumentado el número de mujeres en puestos de dirección y juntas directivas en el país. Dicho esto, las mujeres en España todavía ganan un 17% menos que los hombres. Sin embargo, a partir de 2021, las empresas con 50 o más trabajadores deben crear e implementar un plan de igualdad.

El plan debe incluir una auditoría salarial que se ponga a disposición del público. Si un género gana al menos un 25% más que el otro en empresas con 50 o más empleados, el empleador también debe justificar que esas diferencias salariales no se basan en la discriminación.

Cabe destacar que, si bien las mujeres extranjeras son generalmente aceptadas como empresarias en España, las empresarias del norte de Europa a menudo se sorprenden de manera desagradable por la atención que algunos hombres españoles les prestan en la oficina. Esencialmente, la cultura laboral española es ligeramente diferente a la de países como Estados Unidos o Alemania y es más común escuchar a los hombres felicitar o comentar sobre la apariencia de las compañeras de trabajo.

Negociaciones comerciales en España

En cuanto a las negociaciones comerciales, el proceso puede ser largo debido a la cultura empresarial relacional en España. De hecho, los españoles esperan construir una relación personal y confianza con sus contrapartes antes de comenzar las negociaciones. Y, por lo general, llegan a conocer contactos comerciales a través de almuerzos y reuniones sociales.

La alta dirección suele tomar la decisión final sobre las propuestas. Después de que se haya llegado a un acuerdo verbal con una empresa en España, es habitual esperar que esa empresa ponga los detalles en un contrato formal. Dicho esto, existen variaciones regionales en todo el país. Por ejemplo, los catalanes tienden a preferir un estilo de negociación profesional, en el que las gangas no son el objetivo principal. En el Sur, sin embargo, aprecian un estilo de negociación más tradicional y formal como cultura empresarial en España.

Relacionado

Artículos

8 minutos

El arte de dar feedback o retroalimentación

Leer

Informes

5 minutos

Mercado laboral 2021: Logística y Compras

Leer

Artículos

11 minutos

Estilos de gestión para liderar equipos

Leer

Artículos

4 minutos

Capacitar empleados actuales vs contratar nuevos

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE