6 minutos

Los espacios de coworking surgieron en la década del 2000 cuando grupos de autónomos se unieron para crear espacios en los que poder trabajar codo con codo, pero cada uno en sus negocios independientes. Buscaban evitar el aislamiento del trabajo en casa y compartir los gastos generales asociados con el arrendamiento y la operación de un espacio comercial. Al trabajar juntos, estos grupos de autónomos formaron comunidades que se apoyaron entre sí.

Uno de los primeros espacios de coworking más famosos es Indy Hall en Filadelfia.

Espacios de coworking y sus comunidades

Desde entonces, los espacios de coworking han evolucionado para apoyar a más trabajadores, sean o no autónomos. Es común encontrar comerciantes individuales y pequeñas empresas, emprendedores y startups, trabajadores remotos e incluso organizaciones más grandes que trabajan en este tipo de escenarios.

Cada espacio de coworking y comunidad es diferente: algunos atraen a empresas emergentes con espacio de oficina privada flexible para que los equipos escalen rápidamente; otros se enfocan en las artes creativas; otros aún crean comunidades para mujeres emprendedoras y propietarias de negocios, gestión de criptomonedas, negocios relacionados con la hospitalidad, codificadores y mucho más.

La mayoría de los espacios de coworking tendrán una combinación de espacios de trabajo dedicados, espacio de trabajo compartido de hotdesking, salas de reuniones y espacios para grupos pequeños. Los espacios de coworking más grandes también pueden tener oficinas privadas y cabinas telefónicas, e incluso una cafetería.

Los espacios de coworking pueden variar, siendo muy sofisticados y lujosos (por ejemplo WeWork), hasta contar con una oficina genérica convencional, un estudio de arte o un espacio de creación. Lo único que puedes garantizar es que cada espacio es diferente. La mejor manera de averiguar si un espacio en particular es adecuado para ti es hacer un recorrido de este.

Quién lo y qué sucede en estos espacios de trabajo

Mucha gente hace coworking y es por eso por lo que estos espacios cuentan con comunidades vibrantes y diversas. Encontrarás propietarios de pequeñas empresas, emprendedores, autónomos, trabajadores remotos e incluso pequeños equipos. Muchos espacios de coworking se están expandiendo para dar cabida a equipos más grandes y nuevas empresas de rápido crecimiento.

La gente hace de todo en los espacios de coworking. Se trata tanto de crear comunidad como de disponer de un entorno de trabajo propicio. Son las personas que comparten el espacio de coworking las que lo hacen único y diferente a cualquier oficina en la que probablemente hayas trabajado antes.

Para empezar, todo el mundo quiere estar ahí. Los miembros valoran el espacio físico, la atmósfera y la comunidad. Aunque las personas provienen de una variedad de profesiones y realizan trabajos no relacionados, los miembros a menudo intercambian ideas, ofrecen aliento y brindan comentarios. La comunidad de coworking es excelente para proporcionar una caja de resonancia de apoyo y fomentar la colaboración. Algunos miembros incluso trabajan juntos en ciertos proyectos.

También encontrarás personas que se relacionan accidentalmente en espacios de coworking a través de la casualidad de una comunidad dinámica. Cuando las personas se unen a un espacio de coworking, se están uniendo a una comunidad y conociendo a nuevos profesionales de negocios en muchos campos relacionados o no con el suyo.

Conocer y relacionarse con gente nueva es fácil: una introducción amistosa al compartir el área de hotdesk; aprender sobre la industria de un compañero de trabajo tomando un café por la tarde; asistir a un evento comunitario para celebrar el final de la semana: todas son oportunidades para establecer contactos sin estar presionado al hacerlo. Así es como el coworking ayuda a las personas a construir conexiones genuinas y redes de networking sólidas.

Cómo funciona un espacio de coworking

Los espacios de coworking suelen operar por membresía. La mayoría de los espacios tendrán una variedad de opciones de membresía flexibles y permitirán a los miembros cambiar su estado con un aviso previo. Esto podría significar actualizar el plan de membresía porque el negocio ha estado creciendo o reducirla si se experimenta una recesión inesperada. A menudo, no se requiere un compromiso extendido y los planes se ejecutan mes a mes. Esto brinda flexibilidad a los autónomos, propietarios de pequeñas empresas y otros empresarios, eliminando los riesgos asociados con la contratación de un arrendamiento comercial a plazo fijo.

El tipo exacto de planes de membresía disponibles variará de un espacio a otro. Un plan típico de coworking puede brindarte acceso las 24 horas del día, los 7 días de la semana y un escritorio dedicado u oficina privada, o acceso a tiempo parcial a un área flexible de hotdesking. Los planes a menudo vienen con créditos para usar las salas de reuniones y algunos planes pueden incluir la opción de usar la dirección del espacio de trabajo compartido como tu lugar de trabajo oficial, incluyendo servicios de mensajería electrónica.

Relacionado

Artículos

10 minutos

Cómo crear una fuerza laboral resiliente

Leer

Artículos

8 minutos

Mejorar la contratación remota

Leer

Artículos

11 minutos

Estilos de gestión para liderar equipos

Leer

Artículos

8 minutos

Fomentar la felicidad en el trabajo

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE