Estrategias para reducir la rotación en el sector de la distribución

El sector de distribución-retail se encuentra ante el reto del alto porcentaje de rotación. Son muchas las contrataciones anuales y también son muchos los empleados que abandonan la empresa al poco tiempo de ser contratados. Esta característica es un factor común entre muchas empresas.

Podemos analizar desde recursos humanos este hecho e intentar reducir los porcentajes. Un breve análisis nos adelanta que las características del contratado son el de una persona que acepta una baja retribución salarial con un perfil muy joven, sin experiencia laboral y por consiguiente sin cargas laborales. En muchos de los casos, este trabajo supone el inicio de su carrera profesional, lo que conlleva a la empresa tener alto índice de trabajadores sin experiencia.

Pero por otro lado, debido a la difícil coyuntura económica actual, existe esa gran bolsa de desempleo de profesionales cualificados, con experiencia en los sectores industriales que solicitan un puesto de trabajo no acorde con su currículum, este perfil resulta igualmente perjudicial a la empresa contratante, sabemos que un empleado subvalorado no rinde, y tampoco permanece en el puesto si tiene ocasión de encontrar algo más adecuado a sus características.

Recursos humanos tiene mucho que decir y mucho por hacer, aportando soluciones satisfactorias para reducir estos índices. Sabemos que el ciclo de este negocio se corresponde a bajos salarios porque existe la necesidad de controlar los costes, pero esto supone baja productividad para el negocio. Desde Recursos Humanos abarcamos ámbitos de desarrollo, coordinación y creación de estrategias para conseguir un alto grado de satisfacción entre los empleados y por consiguiente podemos generar un incremento de la productividad. Está en nuestras manos la posibilidad de trabajar para conseguir la implicación del trabajador, conquistando a la persona para que rinda al máximo con una actitud positiva y favorable.

La continua rotación del personal implica altos costes para un departamento de Recursos Humanos, nosotros por lo tanto somos los primeros interesados en reducirlos. Tenemos que apostar para conseguir el arraigo de las personas al grupo empresarial. Una de las acciones que podemos llevar a cabo es la creación de cursos formativos para que el empleado se integre más en el grupo, para que encuentre su lugar y tenga sentimiento de pertenencia dentro de la empresa.

Otro recurso es el establecimiento de unos objetivos a seguir, una implicación personal del empleado que reportará más productividad al negocio, y transformar las desventajas en retos creará el factor motivación que implicará al candidato al nuevo puesto de trabajo. Otro factor determinante es la actitud de la empresa con el trabajador. Si el trabajador percibe buen ambiente, se le tiene en cuenta y valora, crecerá el grado de motivación e implicación, por lo tanto.

Somos conscientes de las dificultades que está pasando este sector especialmente, pero las pequeñas aportaciones que se pueden iniciar desde RRHH pueden convertirse en grandes estrategias en las que todos ganamos.

María Márquez, Directora Delegación Adecco Distribución-Retail