Fallos del trabajo híbrido

7 minutos

Parece que el trabajo híbrido llegó para quedarse, pero hay muchas formas en las que puede salir mal si no se implementa cuidadosamente. Estas son algunas de las trampas comunes de este nuevo enfoque flexible y cómo evitarlas.

El trabajo híbrido se ha vuelto un poco como el yoga: todo el mundo parece practicarlo, parece resolver muchos dolores y molestias, y hay tantos tipos diferentes que es difícil ponerse de acuerdo en una definición de diccionario consistente.

El trabajo híbrido es un tipo de trabajo flexible que implica que los empleados realicen parte de su trabajo de forma remota y parte en la oficina. Sin embargo, hay una gran extensión en esa definición, desde quién toma las decisiones sobre dónde están trabajando hasta cómo se aplica en toda la organización.

Con tantos tipos de trabajo híbrido, es fácil cometer el error de elegir el incorrecto y, en lugar de crear el entorno que todos quieren, estaremos creando una situación que nadie quiere. Estos son algunos de los tipos de trabajo híbrido que nadie quiere ver y cómo se pueden evitar.

1. Trabajo híbrido 'Nadie está en la oficina'

Si las personas eligen los días en que trabajan desde casa, existe el riesgo de que los compañeros de equipo terminen en la oficina en días diferentes, y aquellos que se han visto arrastrados a la oficina se encuentren en tantas llamadas de Zoom como antes, perdiendo un poco el norte.

Solución: Los equipos deben decidir sus días de trabajo en la oficina para que todos estén allí al mismo tiempo.

2. Trabajo híbrido de 'fin de semana largo'

Algunos piensan que la mayoría de la gente elegirá trabajar en la oficina de martes a jueves para tener un ‘fin de semana largo’ y tomárselo con más calma en casa los lunes y viernes.

Este es un problema por muchas razones, pero particularmente si la empresa quiere usar híbridos para reducir el tamaño de sus bienes inmuebles.

Solución: asignar días en los que la gente tenga que venir para que la distribución se realice a lo largo de la semana.

3. Trabajo híbrido 'No puedo encontrar una sala de reuniones'

Como las personas pasan menos días en la oficina, y como una de las razones por las que irán a la oficina será para reunirse con colegas, puede haber más demanda de salas de reuniones en momentos específicos.

El tiempo desperdiciado deambulando por varias salas de reuniones para ver si están libres es frustrante para los empleados y una pérdida de tiempo en la oficina.

Solución: rediseñar las oficinas para que haya más espacio para el trabajo colaborativo, especialmente porque habrá menos demanda de espacios de escritorio para el trabajo solitario.

4. Trabajo híbrido 'La gente ha perdido todo sentido de las normas de la oficina'

Hurgarse la nariz, caminar descalzo y poner música a todo volumen: estos son solo algunos de los hábitos poco sociables que las personas pueden haber adquirido mientras trabajaban en casa y, desafortunadamente para sus colegas, pueden mantener cuando regresan a un entorno de oficina.

Incluso los ejemplos menos extremos pueden causar frustración, especialmente cuando las personas se han acostumbrado a un entorno doméstico que controlan por completo y ya no están acostumbradas a trabajar en oficinas ruidosas o tolerar los pecadillos de sus colegas.

Solución: dar al personal más flexibilidad para empezar, de modo que puedan reajustarse gradualmente para estar de vuelta entre otros.

Además, es importante utilizar canales de comunicación oficiales y no oficiales para recordar a los empleados las normas de la oficina. Restablecer las expectativas sobre el trabajo de oficina, tanto sobre lo que se espera de los empleados como sobre lo que pueden esperar unos de otros.

5. Trabajo híbrido 'No tengo amigos'

Los empleados tienen diez veces más probabilidades de quedarse en un trabajo por una amistad que por un aumento de sueldo. Eso hace que facilitar las relaciones entre compañeros de trabajo sea crucial para la retención, y decididamente más difícil cuando las personas trabajan de forma remota un par de días a la semana.

Solución: Nos aseguraremos de que haya suficientes eventos sociales organizados para que todos los que quieran asistir puedan hacerlo.

6. Trabajo híbrido 'Obligado a trabajar desde casa'

Niños que necesitan educación en el hogar, compañeros de piso que se pelean por la conexión WiFi y tablas de planchar que reemplazan los escritorios: estos fueron algunos de los peligros del trabajo desde el hogar durante el cierre. Para algunas personas, trabajar desde casa seguirá siendo una solución menos que perfecta, ya sea debido a la configuración de su hogar o porque simplemente no les gusta.

Solución: para aquellos que no pueden, o no quieren, trabajar desde casa en sus días asignados fuera de la oficina, brindemos acceso a espacios de terceros, como espacios de trabajo conjunto o espacio de oficina local.

7. Trabajo híbrido de 'camarillas de oficina'

Existe el peligro de que aquellos que van regularmente a la oficina formen redes más sólidas y, como resultado, tengan más oportunidades de promoción. Este es un problema particular porque es más probable que quienes elijan trabajar desde casa pertenezcan a grupos que ya están menos representados en los niveles más altos de gestión, como las mujeres (que tienen el doble de probabilidades que los hombres de tener responsabilidades de cuidado).

Solución: además de establecer días de oficina obligatorios, supervisemos de cerca las promociones y si existe una correlación entre ellas y los asistentes a la oficina. Implementemos esquemas de mentores organizados para que las redes no se dejen al azar, sino que estén abiertas a todos los empleados dentro de nuestros programas de trabajo híbrido.

Relacionado

Artículos

14 minutos

Gestionar 5 generaciones en el trabajo

Leer

Artículos

6 minutos

Entrevistas con candidatos neurodiversos

Leer

Artículos

7 minutos

Por qué invertir en las comunicaciones internas

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE