Análisis de los datos de la Encuesta de Población Activa del 3º trimestre de 2019

La Encuesta de Población Activa del tercer trimestre revela que hay casi 20 millones de personas desempleadas en España. En comparación con el año pasado, la cifra de personas empleadas ha aumentado un 1,8%. Es decir, hay 346.300 más ocupados que el año anterior. Se trata de la mejor cifra desde diciembre de 2008.

Adecco Group Institute pronostica que, de cara al último trimestre de 2019, el PIB crecerá por debajo del 2% y que para 2020 lo hará todavía en un porcentaje menor. Esto se traduce en el menor crecimiento desde 2014 y se espera que siga en descenso en el próximo año.

Resulta imprescindible entender y analizar las variables e indicadores de la economía encargados de regir los niveles de empleo. Por ello, vamos a analizar el entorno macroeconómico y formativo español.

Indicadores y variables

Abandono de la formación

Se trata de una de las variables que condicionan los resultados de la Encuesta de Población Activa. Según los datos del ejercicio anterior, en España el 17,9% de los jóvenes entre 18 y 24 años abandonan la educación-formación antes de completarla.

A pesar de ser un porcentaje bastante elevado, se observa un enorme progreso en este terreno. En comparación con ejercicios anteriores se nota una gran mejoría teniendo en cuenta que la proporción de abandono en 2006 era del 30% y en 2010 la cifra superaba el 28%.

En comparación con la media de la Unión Europea, el porcentaje de abandono temprano de la formación en España es prácticamente el doble al resto de países. En 2018, la tasa media de abandono de los 28 países de la UE fue de tan solo un 10,6%.

Polonia, Holanda, Francia y Suecia poseen las tasas de abandono educativo más reducidas con un 4,8%, un 7,3%, un 8,9% y un 9,3% respectivamente. Alemania (10,3%), Reino Unido (10,7%) y Portugal (11,8%) presentan unos porcentajes similares a la media comunitaria. Por último, Italia concentra un porcentaje bastante parecido al nuestro, con un 14,5%, aunque mantiene una ventaja apreciable.

Descarga el análisis de la Encuesta de Población Activa del 3º trimestre de 2019

Situación macroeconómica

Los resultados del anterior trimestre ya mostraban pistas sobre lo que iba a suceder a continuación: el crecimiento macroeconómico en España se está ralentizando moderadamente. En la actualidad, la economía avanza a la mitad del ritmo que lo hacía en 2015 y 2016.

Durante el último trimestre el Producto Interior Bruto (PIB) ha crecido en España un 1,8% en comparación con el año anterior. Se trata del menor incremento de los últimos cinco años.

El sector exterior es el que ha experimentado la desaceleración más evidente. Desde su incremento en un 4% anual entre 2012 y 2017 se han estado registrando trimestres seguidos con caídas interanuales.

Por su parte, el consumo de los hogares ha crecido un 0,8% en comparación con 2018, siendo la variación más reducida desde 2013. Sin embargo, el consumo de las Administraciones Públicas registra tres trimestres consecutivos superando el 2% interanual de incrementos.

Esto último no sucedía desde 2010. Aún así, sigue sin lograrse un consumo total (público y privado) que supere sus menores incrementos desde 2014, con tan solo un crecimiento del 1,1% interanual.

Conclusiones

El hecho de que el PIB lleve cinco años consecutivos creciendo menos que el empleo implica una caída de la productividad media (PIB por ocupado). Esto, unido a que el salario medio ha vuelto a crecer por encima de la inflación, hace más difícil la creación de empleo.

Todo esto potencia un aumento de los costes laborales reales por unidad de producción. A su vez, se pierde competitividad, dificultando aún más una evolución saludable del comercio exterior.

Según reflejan los datos de la Encuesta de Población Activa, los costes laborales reales por unidad producida en el tercer trimestre han aumentado en un 1,2% interanual, el más alto de la última década. Es una cifra bastante elevada que, en caso de continuar así, podría afectar a las perspectivas económicas futuras.

Además, la inestabilidad política impide la puesta en marcha de nuevas reformas para mejorar la economía. Debido a esto, no hay duda de que la evolución de los costes laborales por unidad de producción será clave para determinar cómo crecerá el PIB.

Si deseas ampliar la información respecto a la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre de 2019, no dudes en descargártela desde aquí completamente gratis.