VIII Informe Adecco sobre Absentismo Laboral

The Adecco Group Institute acaba de publicar el VIII Informe Adecco sobre Absentismo. Un análisis pormenorizado de la materia desde las perspectivas conceptual, estadística, jurídica, de gestión y de recursos humanos.

El absentismo laboral afecta directamente al sistema productivo de nuestra sociedad. Al considerarse como la ausencia o abandono del puesto de trabajo y los deberes vinculados al mismo, según los datos recopilados en el último ejercicio, se han escatimado más de 100 millones de horas laborales.

Descarga ahora el VIII Informe Adecco sobre Absentismo Laboral

Económicamente hablando, la cifra equivale a 1.350 millones de horas pérdidas, una diferencia notable con los 1.250 millones de horas pérdidas en 2017. Los recientes registros de absentismo laboral en 2018 han supuesto unos costes directos de más de 5.000 millones de euros, equivalente al 0,4% del PIB.

Tasa de absentismo laboral

La tasa de absentismo laboral en España ha evolucionado de manera muy diferente desde el año 2000. Si bien hasta 2007 registró un aumento del 4,95%, al alcanzar el 2013 la cifra disminuyó hasta el 4,1%. Sin embargo, en los tres años siguientes hasta llegar el 2017, la tasa de absentismo repunta hasta el 5% y, en 2018, sigue creciendo hasta alcanzar el 5,3%.

Este dato asigna a la tasa de absentismo laboral con un nuevo máximo histórico desde 2009. Este 5,3% equivalen a 753.000 asalariados que, durante 2018, no trabajaron ni un día en todo el año.

Comunidades autónomas con mayor cifra de absentismo

Hay una tendencia al alza en la tasa de absentismo en casi todas las autonomías. Quince de las diecisiete comunidades han registrado este aumento, con Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía a la cabeza. Por su parte, la Comunidad Valenciana y Extremadura han registrado el incremento de absentismo más moderado en España. Las únicas autonomías desvinculadas de esta tendencia ascendente han sido Cantabria y Cataluña.

País Vasco, Navarra, Asturias y Castilla León registran pérdidas de más de 100 horas anuales por trabajador, más del 6% de las horas pactadas efectivas (horas pactadas totales + horas extraordinarias – horas no trabajadas por vacaciones y festivos).

Baleares y Andalucía tienen pérdidas inferiores a las 70 horas anuales, con un 2,6% y 3,9% respectivamente en horas pactadas efectivas no trabajadas por absentismo.

Absentismo por sectores de actividad

El sector industrial alcanza también su máximo histórico en tasa de absentismo, llegando al 5,6%, un 0,5 p.p. más que en 2017. El sector servicios refleja una cifra del 5,4%, más elevada que el año anterior. Por su parte, la Construcción se queda en el 3,6%, constituyendo la menor tasa de absentismo de todos los sectores.

Las actividades relacionadas con las Administraciones Públicas, Defensa, Salud e Industrias extractivas sufren mayor tasa de absentismo, llegando a las 100 horas anuales. Sin embargo, las Actividades inmobiliarias, Actividades profesionales, científicas y técnicas, la Educación y la Hostelería la pérdida es mucho inferior, limitándose a menos de 65 horas anuales.

De los 18 subsectores analizados, solo las actividades de Salud y servicios sociales, Agua, saneamiento y gestión de residuos y la Administración Pública y defensa presentan una tasa de absentismo superior al 7%.

Absentismo por incapacidad temporal

Según los datos de bajas laborales de 2018, 6 de cada 100 trabajadores se ausentó el año completo de su puesto de trabajo. Más del 85% de estas bajas corresponden a contingencias comunes, siendo las mujeres las que acumulan un mayor índice de bajas con duración superior a los 90.

Mientras el índice de días de baja aumenta entre los trabajadores de mayor edad, el número de solicitudes de incapacidad temporal es superior cuanto más joven es el empleado: del 46,7% en el grupo de 16 a 24 años; del 36,8% en el tramo de los 25 a los 34 años; del 31,17% para edades comprendidas entre los 35 y los 44 años; del 26,18% en el rango de 45 a 54 años y del 28,14% para mayores de 55.

En cuestión de duración, la mayoría de los procesos de bajas comprendieron un periodo de 15 días, representando un 8% del total de días de baja. Solo un 10% tuvo una extensión superior a los 90 días.

El absentismo por accidente de trabajo y enfermedad profesional es del 14,54%. De estas bajas, el 49,91% tuvo una duración de 15 días y el 19,08% comprendieron periodos superiores a los 90 días.

Absentismo por bajas IT no justificadas

Las IT no justificadas relacionadas con las bajas por maternidad, paternidad, acogimiento y adopción alcanzaron un 41% en 2018. Los permisos y licencias, razones técnicas o económicas, descansos de compensación por horas extras y tiempos de asueto o conflictivas en el trabajo constituyen el 21% de las horas perdidas.

Por su parte, el tiempo empleado por los trabajadores en buscar un nuevo trabajo, posibles conflictos y mal ambiente laboral suponen apenas un 1% de media en las causas de absentismo.

Descarga ahora el VIII Informe de Absentismo Laboral

Podemos concluir que, en cuestión de bajas, la mayor tasa de absentismo laboral se corresponde con las IT de enfermedad común o accidentes no laborales, los problemas leves de salud y las bajas producidas por enfermedades o accidentes en el trabajo.

Con estos datos, queda patente que las empresas deben marcarse una correcta política de gestión del absentismo. Disminuir las ausencias en el trabajo suele ser sencillo en un primer momento. El reto será mantener en mínimos esta tasa. Para ello habrá que contar con los recursos y la metodología idónea que, cada empresa, deberá estudiar con detenimiento.


  Javier Blasco de Luna
  Director, The Adecco Group Institute