¿Cómo evitar los factores de riesgo psicosocial en la organización?

En la actualidad los factores de riesgo psicosocial en el trabajo están cobrando relevancia, aunque han estado ahí desde siempre. Ahora, con las nuevas formas de organizar el trabajo, la globalización y el avance tecnológico entre otras, surgen los riesgos psicosociales. De prolongarse estos, pueden afectar la salud física y mental del trabajador y, por consecuencia, la productividad de la organización.

Tomemos en cuenta que los factores psicosociales de acuerdo con el INSHTson aquellas condiciones que se encuentran presentes en una situación laboral y están directamente relacionadas con la organización, el contenido del trabajo y la realización de la tarea y tienen la capacidad de afectar tanto al bienestar o salud del trabajador como al desarrollo del trabajo”.

Estos factores psicosociales se pueden convertir en un riesgo. Y cuando no son bien gestionados generan estrés, burnout y mobbing, lo que puede ocasionar enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes, fatiga crónica, ansiedad y depresión.

Cuando esto sucede, los efectos se ven reflejados en la organización con:

  • Aumento en el ausentismo y presentismo
  • Mayor rotación del personal
  • Menor rendimiento y compromiso
  • Baja productividad
  • Ausencia por enfermedad

Acciones a tomar frente a los factores de riesgo psicosocial

¿Qué acciones debemos realizar para que los factores de riesgo no afecten nuestra salud, la productividad, competitividad e imagen de la organización? A continuación, revisaremos los factores de riesgo más predominantes

Carga de trabajo

Un riesgo psicosocial que más se presenta en las organizaciones es la carga de trabajo, que es el conjunto de requerimientos físicos y mentales a los que se ve sometido el trabajador a lo largo de su jornada laboral, las exigencias del trabajo, la presión del tiempo, plazos estrictos por un lado y por el otro las características del individuo que realiza la tarea. Si todo esto no está equilibrado, resultará en una sobrecarga de trabajo.

Para disminuir la sobrecarga carga de trabajo, es necesario:

  • Equilibrar la cantidad de tareas por trabajador para evitar la sobrecarga, dentro de la fecha límite, teniendo en cuenta las diferencias y aptitudes de cada trabajador.
  • Reducir las tareas innecesarias o que no agregan valor.
  • Reducir las interrupciones que rompen la concentración de los trabajadores e interfieren con la producción o el alcance de objetivos.
  • Realizar la distribución de la carga de trabajo de forma equitativa, considerando el tipo de actividades y el número de trabajadores.
  • La capacitación debe ser adecuada para facilitar la tarea y de ser posible preguntar al trabajador en que le gustaría fortalecer sus conocimientos.
  • Reorganizar el trabajo para que se puedan tener pausas de descanso y relajación, esto aplica a todos los niveles y en todas las áreas.

Jornada laboral

La jornada de trabajo es otro factor que incide de manera importante en los riesgos psicosociales ya que se presentan horarios muy largos, impredecibles, trabajo por turnos o nocturno.

Para disminuir este riesgo debemos:

  • Atender a la legislación vigente en cuanto a la regulación de los horarios de trabajo y horas extra.
  • Fomentar la capacitación y formación de los trabajadores para que sean más productivos en su horario laboral.
  • Planeación del tiempo y gestión de pendientes.
  • Brindar a los trabajadores la posibilidad de elegir entre los turnos disponibles en función de sus necesidades y preferencias individuales.

Control sobre el trabajo

El control sobre el trabajo es la influencia y desarrollo en el empleo. Se vuelve un riesgo psicosocial cuando no tenemos margen de autonomía en la forma de realizar nuestras tareas, cuando el trabajo no da posibilidades para aplicar nuestras habilidades y conocimientos o carece de sentido, cuando no podemos adaptar el horario a las necesidades familiares o no podemos decidir cuándo se hace un descanso.

Pero si es bien atendido, este elemento nos ayuda a disminuir el riesgo en otros factores como la carga de trabajo.

Para atender este riesgo se sugiere:

  • Organizar reuniones de consenso sobre cómo los trabajadores pueden estar más activamente involucrados en la mejora continua de la organización del trabajo.
  • Permitir a los trabajadores en el grupo o equipo de trabajo, que influyan en la elección de las herramientas, equipo, mobiliario y métodos de trabajo.
  • Reunir a los trabajadores y preguntarles que competencias, conocimientos y habilidades podrían ser aprendidas para mejorar el ambiente laboral y la productividad.
  • Organizar el trabajo de tal manera que las nuevas competencias, habilidades y conocimientos se desarrollen.

Apoyo social

El apoyo social o relaciones en el trabajo se puede considerar como un factor protector cuando se lleva bien en la organización, ya que puede disminuir el estrés.

Cuando hay que trabajar aislado, sin apoyo de los superiores o compañeros, con las tareas mal definidas o sin la información adecuada y a tiempo, se vuelve un factor de riesgo psicosocial.

Para evitarlo debemos tomar las siguientes acciones

  • Establecer procedimientos para prohibir la discriminación.
  • Establecer procedimientos y modelos de acción para hacer frente a la violencia, el abuso y el acoso en el trabajo.
  • Promover entre los trabajadores, supervisores y gerentes a preguntarse regularmente unos a otros cómo lo están haciendo. Hablar habitualmente para tratar de entender las necesidades de cada uno de los trabajadores en busca de ayuda y apoyo.
  • Mantener una relación de confianza con todos los trabajadores para establecer una comunicación efectiva.

Reconocimiento del desempeño

Y por último revisaremos el reconocimiento del desempeño, las escasas compensaciones del trabajo, la inseguridad contractual, cambios de puesto o servicio contra nuestra voluntad, trato injusto e incluso violento o no reconocimiento laboral, con salarios muy bajos.

Será necesario:

  • Fortalecer la motivación, destacando los aspectos positivos del trabajador, ya que su éxito es de todo el grupo.
  • Contar con objetivos e instrumentos de evaluación del desempeño claros y justos.
  • Establecer formación o capacitación personal para demostrar que se invierte en crecimiento personal y profesional del trabajador.
  • Elaborar un programa de retención de talento.

Para disminuir cualquier riesgo psicosocial se requiere de la participación del trabajador y de la organización y así lograr un mejor desempeño y mejora de la productividad.


 

María Eugenia Domínguez Rex
 Especialista en Riesgos Psicosociales