La cultura del ajetreo y su relación con la salud mental

14 minutos

Todos hemos oído hablar de la cultura del ajetreo o busyness. Es una noción arraigada profundamente en nuestras normas sociales y profesionales. De hecho, ha sido romantizado como algo que conocemos como el Sueño Americano. Esta idea es que cualquier persona en cualquier lugar puede alcanzar sus objetivos, aunque solo sea por una cosa: se esfuerzan y trabajan duro para lograrlos.

Pero también sabemos que existen algunos problemas reales relacionados con el agotamiento y el estrés. Entre la mano de obra global, los niveles de estrés entre los trabajadores del mundo han alcanzado un máximo histórico. Entonces, ¿Cómo pueden prosperar los empleados cuando la cultura del ajetreo actual les pide que trabajen más duro, se mantengan ocupados y hagan más? 

El agotamiento tiene serias implicaciones para la salud de los empleados y los resultados de la empresa. Pero no tiene por qué ser así. Hay una alternativa al busyness. 

Analicemos qué es la cultura del ajetreo, cómo afecta al lugar de trabajo y cómo evitarla tanto para los empresarios, gerentes como para sus equipos y empleados. 

¿Qué es la cultura del ajetreo?

La cultura del ajetreo, también conocida como cultura del agotamiento o cultura del bullicio, se centra en la idea de que se requiere trabajar muchas horas y sacrificar el cuidado personal para tener éxito. La promesa es que, si le dedicas toda tu atención al trabajo, puedes lograr cualquier cosa o todo. 

Este concepto está particularmente generalizado entre los empresarios, a quienes los oradores motivacionales les piden constantemente que “se esfuercen más”. Después de todo, ¿quién necesita tiempo libre cuando estás construyendo un negocio exitoso? El estilo busyness también es común entre los empleados a tiempo completo, especialmente entre las generaciones más jóvenes. 

Ya sea que estén empleados en trabajos de medio tiempo, iniciando trabajos secundarios o haciendo horas extra, el trabajo se ha convertido en una prioridad absoluta para millones de personas.

¿De dónde viene la cultura del ajetreo? ¿Es tóxica?

En los últimos años, celebridades, personas influyentes y líderes de empresas han glamorizado una versión del trabajo duro que, en realidad, se parece mucho a la adicción al trabajo.  

Este fenómeno ha obtenido videos con el hashtag “#sidehustles” con más de 1800 millones de visitas en TikTok. Ha llevado a interminables publicaciones en las redes sociales de “levántate y avanza” y una ola de música y televisión que celebra a presuntos estafadores que sacrifican todo para “triunfar”. 

La cultura del ajetreo puede que se esté volviendo viral, pero no es nada nuevo. Desde una edad temprana, se espera que los estudiantes prioricen sus calificaciones sobre su vida social. Luego, cuando consiguen trabajo, los líderes tienden a recompensar a los empleados que se quedan hasta tarde y llegan temprano. 

Todo esto se remonta a la idea del “sueño americano”. Desde la niñez, se nos dice que, si trabajamos duro, podemos volvernos ricos y exitosos. 

Algunas personas logran una forma de felicidad a partir de sus esfuerzos. Pero más a menudo, la cultura del sueño americano más el ajetreo crea un ciclo tóxico. Nos dice que, aunque trabajemos cada vez más, siempre podemos tener más, hacer más y ser más. Esto significa que los postes de la portería seguirán moviéndose sin importar cuánto logremos. Si este es el caso, tenemos que preguntarnos, ¿cómo puede ser empoderador el ajetreo persistente? 

La verdad es que este ciclo de trabajo duro y porterías en movimiento conduce al estrés y al agotamiento. Nos pide que dejemos de lado nuestro bienestar para que podamos lograr una definición muy estrecha de éxito. Si queremos ser más felices en el trabajo y en la vida, tenemos que dejar atrás la cultura del ajetreo tóxico. 

Cómo aparece la cultura del ajetreo en el lugar de trabajo

La cultura laboral de la empresa juega un papel clave en la satisfacción, el compromiso y la productividad de los empleados. Pero la cultura del ajetreo puede tener un impacto negativo en estos tres factores.

Entonces, ¿cómo saber si “apresurarse más” se ha convertido en la norma en el lugar de trabajo? Aquí hay algunos signos importantes: 

  • Los empleados son elogiados o recompensados ​​por trabajar muchas horas. 
  • Las personas envían correos electrónicos y mensajes de Slack a todas horas, incluidos los fines de semana.
  • Los actos performativos de “trajín” son comunes, como alardear de no dormir lo suficiente, saltarse las comidas para ir al trabajo y otros hábitos poco saludables. 
  • Los empleados se enorgullecen de no usar los días de PTO (o se anima a los empleados a no tomar PTO, incluso si existe un tiempo libre remunerado ilimitado)
  • Parece que el trabajo es lo más importante para todos y tener una vida personal no es normal.
  • Cuando alguien pide ayuda, se le dice que “encuentre una solución creativa”, en lugar de recibir recursos y apoyo adicionales. 

Si alguno de estos ejemplos suena familiar, es posible que se esté lidiando con un caso grave de busyness. Si bien puede parecer que simplemente se tiene un buen equipo de trabajadores, la verdad es que la cultura del ajetreo no es sostenible. 

¿Por qué? Es muy probable que los empleados agotados que no reciben apoyo renuncien. Además, mientras están en la empresa, son mucho menos productivos que los empleados con un equilibrio saludable entre el trabajo y la vida privada.

Cómo la cultura del ajetreo afecta a la salud mental

La cultura del ajetreo puede parecer glamorosa, pero ejerce una presión inmensa sobre todos los involucrados, y los cambios económicos recientes como la inflación solo han aumentado esa presión. 

Según una encuesta de abril de 2022, más del 40 % de los estadounidenses informan que el dinero tiene un impacto negativo en su salud mental. Muchos creen que trabajar más es la respuesta a ese estrés; de hecho, hoy en día, uno de cada tres trabajadores informa tener un ajetreo secundario. 

¿El problema? El busyness puede terminar causándote más estrés del que tenías al principio. Aquí hay cuatro formas en que la cultura del ajetreo afecta la salud mental. 

1. Culpa

Tomemos un momento para hacer una comprobación con nosotros mismos. ¿Sentimos una punzada de culpa cuando pensamos en tomarnos un día libre? ¿Es difícil relajarse cuando tenemos tiempo libre extra? Eso es porque la culpa es una de las principales características de la cultura del bullicio. 

Por ejemplo, en una encuesta de trabajadores remotos, se descubrió que los empleados remotos eran excepcionalmente productivos. Sin embargo, el 62% de los trabajadores tenían miedo de ser percibidos como flojos. También se sentían culpables por trabajar desde casa. 

A pesar de que tenían un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal y eran más productivos, la presión de la cultura del ajetreo dificultaba que estos empleados se relajaran. 

2. Ansiedad

Una encuesta reciente de Gallup mostró que el 44% de los empleados experimentaron mucha ansiedad, enojo y/o tristeza durante el día anterior. Y tiene sentido: si vas a trabajar todos los días sabiendo que tu jefe espera que “te esfuerces más”, esa es una receta clara para la ansiedad. 

Ya sea que estés lidiando con problemas personales o simplemente no hayas dormido lo suficiente durante la noche, la presión de rendir puede ser abrumadora. Combinemos la cultura del ajetreo con el estigma de la salud mental en el trabajo. Puede resultar difícil para los empleados obtener el apoyo que necesitan.

3. Positividad tóxica

La cultura del ajetreo conduce naturalmente a una positividad tóxica. Si siempre estamos trabajando, puede parecer que no hay tiempo para las emociones negativas. Pero ya sea que se trate de un cliente frustrante, café quemado o tráfico de camino a la oficina, todos debemos quejarnos alguna vez. 

De hecho, los estudios muestran que expresar y aceptar los sentimientos negativos es crucial para la salud mental. Entonces, si sentimos la presión de decir “está bien”, tomemos un momento para ponernos en contacto con nuestros sentimientos y encontrar una manera de procesarlos, incluso si es en horario laboral. 

4. Apatía

La cultura del ajetreo cierra el círculo con la apatía. Esto se debe a que cuando se alienta a las personas a reprimir sus sentimientos, mantener largas horas de trabajo y nunca tomarse un tiempo libre, el agotamiento hará que dejen de preocuparse. 

La apatía parece una incapacidad para concentrarse en el trabajo, perder interés por las cosas que alguna vez se disfrutó del trabajo y una sensación general de entumecimiento. También podemos darnos cuenta de que no ya no estamos seguros de por qué hemos estado trabajando todo el tiempo.

Especialmente ahora, estamos viendo un aumento en la falta de compromiso entre los empleados con La Gran Renuncia. En una época en la que comprometer a los empleados es más importante que nunca, la apatía es un sentimiento que hay que vigilar de cerca. 

Busyness y salud física

La cultura del ajetreo tiene serias implicaciones para la salud mental, pero no se detiene ahí. Con el tiempo, demasiado trabajo y estrés intenso pueden afectar a nuestro cuerpo. 

Aquí hay algunas formas en que la cultura del ajetreo puede afectar nuestra salud física: 

  • Hipertensión 
  • Ataque al corazón y accidente cerebrovascular 
  • Insomnio y fatiga 
  • Dolores de cabeza por tensión 
  • Problemas digestivos 
  • Dolor en el pecho 
  • Reducción de la función del sistema inmunitario 

Claramente, practicar el estilo busyness puede dañar nuestra salud mental y perjudicar seriamente a nuestro cuerpo. La buena noticia es que no tiene por qué ser así: podemos hacer un cambio. Las empresas y los líderes deben dar un paso al frente para tomar una posición contra la epidemia de la cultura del ajetreo para que podamos comenzar a crear no solo organizaciones más sostenibles sino también empleos más sostenibles.

Relacionado

Artículos

11 minutos

Crear una fuerza laboral preparada para la IA

Leer

Artículos

6 minutos

Construir sentido de pertenencia

Leer

Artículos

16 minutos

Pros y contras del trabajo flexible

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE