¿Qué son las habilidades de adaptabilidad?

10 minutos

Las habilidades de adaptabilidad son competencias que puedes usar para adaptarte a nuevas situaciones y cambiar tus acciones según sea necesario. Esto implica privilegiar el pensamiento estratégico y tener la mente abierta ante los obstáculos.

Las críticas constructivas, los cambios inesperados y los peores escenarios ocurren en cualquier entorno de trabajo. Es por eso por lo que las habilidades de adaptabilidad son importantes. Te ayudan a tomar decisiones y a decidir cómo establecer metas. Si eres adaptable, puedes seguir avanzando en lugar de detenerte en los problemas que enfrentas.

Si bien ambas son igualmente valiosas, la adaptabilidad difiere de la flexibilidad porque exige nuevas circunstancias. Trabajar más tarde o acomodar a los miembros del equipo sugiere flexibilidad y apertura para adaptarse. Pero adaptarse significa que te enfrentas a una situación única, sin importar lo preparado que estés.

7 tipos de habilidades de adaptabilidad

Las habilidades de adaptabilidad a menudo son cognitivas, basadas en la personalidad o emocionales.

La adaptabilidad cognitiva implica procesar nueva información y ajustar tu pensamiento en consecuencia. Este tipo de adaptabilidad se basa en tu capacidad para aprender, curiosidad y mentalidad abierta.

La adaptabilidad basada en la personalidad significa ver una situación por lo que es y adaptar tu comportamiento para responder en consecuencia. Esto se basa en el ingenio, la comunicación y las habilidades de trabajo en equipo. Es útil en el lugar de trabajo.

La adaptabilidad emocional se enfoca en reconocer, aceptar y superar los cambios, lo que se basa en tu capacidad de recuperación.

Profundicemos en las habilidades de adaptabilidad que puedes cultivar para mejorar tu rendimiento laboral.

1. Curiosidad

La curiosidad fomenta la apertura mental y una mentalidad de crecimiento. Con un espíritu inquisitivo, es más probable que adoptes nuevas situaciones y veas los desafíos como oportunidades de crecimiento y exploración. Abordarás las tareas con curiosidad para desarrollar tus habilidades y promover el pensamiento innovador en tu lugar de trabajo.

Aquí hay algunas habilidades relacionadas que aumentan tu curiosidad:

  • Toma de riesgos calculada: tomar riesgos bien informados te enseña a aprender de tus errores, aceptar el fracaso y pensar fuera de la caja. 
  • Una actitud positiva: recibe los desafíos con una perspectiva positiva para verlos como oportunidades de crecimiento en lugar de contratiempos.
  • Pensamiento creativo: considera soluciones únicas a los problemas cotidianos para ayudar a tu empresa a superar a la competencia.

2. Aprendizaje

Ya sea que aprendas de forma independiente o a través de la colaboración, la capacidad de aprender cosas nuevas significa que rápidamente adquieres y retienes conocimientos, habilidades y perspectivas que te ayudan a adaptarte a nuevas situaciones.

Algunas habilidades relacionadas con tu capacidad de aprender incluyen:

  • Pensamiento crítico: los hábitos de aprendizaje efectivos se basan en habilidades de pensamiento crítico, incluido el análisis de información, la evaluación de argumentos y la toma de decisiones informadas.
  • Aprendizaje continuo: cuando haces un esfuerzo deliberado para aprender continuamente, buscas activamente nuevas experiencias e información, creando un ciclo de desarrollo de retroalimentación.
  • Aceptación de la retroalimentación: ser más receptivo a la retroalimentación mejora tu capacidad de aprender, ya que transformará los problemas potenciales en posibilidades de crecimiento.

3. Ingenio

El ingenio se refiere a la capacidad de resolver problemas de manera efectiva y encontrar soluciones frente a desafíos o recursos limitados, cuando se trabaja para lograr metas personales o de equipo.

Esto requiere creatividad e innovación para desarrollar soluciones únicas y efectivas y es particularmente valioso en el lugar de trabajo, ya que permite a las personas navegar y superar obstáculos, incluso cuando los recursos son escasos.

Muestra ingenio recurriendo a las siguientes habilidades:

  • Pensamiento creativo: presenta ideas originales para abordar los problemas desde una perspectiva nueva.
  • Resolución de problemas: identificar, analizar y resolver problemas de forma sistemática y eficaz. 
  • Elaboración de presupuestos: toma la iniciativa de establecer y mantenerte dentro de un presupuesto para demostrar que estás al tanto de las limitaciones de un nuevo desafío y estás avanzando para enfrentarlas con los recursos disponibles.

4. Habilidades de comunicación

Las habilidades de comunicación, como ser un buen oyente y comprender las señales no verbales, te permiten construir relaciones más sólidas y navegar de manera efectiva en situaciones complejas y en constante cambio. 

Mejora los siguientes elementos para fortalecer tus habilidades de comunicación:

  • Inteligencia emocional: reconoce y gestiona tus emociones y las de los demás para comunicarte de forma efectiva y empatizar con tu equipo.
  • Escucha activa: esto implica prestar atención y estar presente cuando otros hablan para comprender lo que dicen en lugar de concentrarte en cuándo puedes intervenir.
  • Comunicación no verbal: las buenas habilidades de comunicación no se limitan a escuchar y hablar. Comprender las señales no verbales como los gestos, las expresiones faciales y la postura te ayuda a darte cuenta de cómo se siente realmente una persona.

5. Habilidades organizativas

Ser organizado te asegura saber qué recursos están disponibles para ti, ya sean contactos personales, tiempo o energía. Las habilidades organizativas también te ayudan a determinar qué es necesario para lograr tus objetivos o terminar tu trabajo. 

Las habilidades clave relacionadas incluyen:

  • Gestión de proyectos: administra tus tareas para equilibrar tu carga de trabajo dividiendo los elementos más grandes en otros menos abrumadores y creando listas de verificación para monitorear el progreso.
  • Gestión del tiempo: controla cuánto tiempo tardas en completar las tareas para que puedas adaptarte a los cambios en los cronogramas y las fechas de vencimiento de los proyectos.

6. Habilidades de trabajo en equipo

Cuando trabajas en equipo, los tipos de personalidad y las opiniones pueden chocar. Pero eso no importará si todos ven el valor de tener diversas personas y perspectivas en el trabajo. Puede haber conflictos, pero podrás adaptarte y enfrentar bien la situación gracias a tus habilidades de trabajo en equipo.

Estos son algunas de las mejores para fomentar:

  • Habilidades de liderazgo: los líderes adaptables inspiran a otros a prosperar bajo presión y colaboran de manera efectiva para resolver problemas complejos.
  • Compromiso: estás trabajando con tu equipo para lograr un objetivo común, no lo pierdas de vista. El trabajo en equipo requiere la voluntad de comprometerse y comprender cómo dejar de lado tus preferencias por el bien común.
  • Resolución de conflictos: se basa en tus habilidades de comunicación para gestionar y resolver conflictos dentro de un equipo. Usa esta habilidad para encontrar puntos en común y recordarles a todos los objetivos generales.

7. Resiliencia

La resiliencia te permite abordar los obstáculos directamente. Te recuperarás de los contratiempos, te adaptarás rápidamente al cambio y perseverarás en los momentos difíciles. 

Aquí hay tres habilidades relacionadas que mejorarán tu resiliencia:

  • Confianza en ti mismo: tener un fuerte sentido de autoestima y creer en tus habilidades te ayudará a enfrentar desafíos, persistir a través de las dificultades y aprender de tus experiencias.
  • Determinación: mantener una resolución sólida te ayudará a mantenerte motivado y lograr más objetivos.
  • Diligencia: aplica esfuerzo y atención consistentes a tus responsabilidades para asegurarte de avanzar constantemente hacia el éxito.

Fomentar la adaptabilidad tiene que ver con la práctica. La próxima vez que surja un desafío o un cambio te sorprenda, considera los tipos de habilidades de adaptabilidad que puedes emplear, como el pensamiento positivo y las habilidades de comunicación, para abordar esta situación de manera efectiva. Cada vez que lo haces, estás fortaleciendo estas habilidades y haciéndolas habituales. Eventualmente, no necesitarás pensar en cómo abordar una situación que te saque de tu zona de confort: tendrás la adaptabilidad asegurada.

Relacionado

Artículos

6 minutos

Construir sentido de pertenencia

Leer

Artículos

16 minutos

Pros y contras del trabajo flexible

Leer

Artículos

9 minutos

Qué es la Responsabilidad Social Corporativa

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE