Motivación laboral: qué es y por qué es importante

18 minutos

Para analizar todo lo concerniente a la motivación laboral, primero vamos a ver qué es la motivación.

La motivación es la fuerza impulsora que nos lleva hacia algo que necesitamos o que nos importa. Podría ser tan pequeño como una garganta seca que nos motive a tomar un vaso de agua para calmar nuestra sed. Podría ser tan grande como el compromiso con un amigo de hacer juntos un Ironman que nos motive a nadar en la bahía antes del amanecer todos los días. De esta manera, la motivación es una fuerza que nos impulsa a la acción y a ver las cosas hasta el final. 

La motivación es la forma en que hacemos las cosas cuando tenemos un objetivo que nos importa. Eso parece razonable y sencillo, solo que igualmente también somos proclives a perder la motivación, incluso a sabiendas de que precisamos algo.

Tipos de motivación

Aunque hay muchos tipos de motivación, generalmente se clasifican en una de dos categorías: motivación intrínseca y motivación extrínseca.

Motivación extrínseca

También conocida como motivación del “palo y la zanahoria”, los motivadores extrínsecos son externos. Pueden ser recompensas, como dinero, o evitar un impacto negativo, como perder el trabajo. Con la motivación extrínseca, tenemos poco o ningún control sobre las consecuencias positivas o negativas en sí mismas. Pero estamos motivados para administrar las áreas sobre las que tenemos control para obtener o evitar estas consecuencias.

Motivación intrínseca

Cuando estamos intrínsecamente motivados, completamos una tarea por el disfrute o la sensación de satisfacción que obtenemos al hacerlo. A diferencia de los motivadores extrínsecos, este tipo de motivación no es recompensado por factores externos. Los beneficios de emplear la motivación laboral intrínseca incluyen niveles más altos de satisfacción de los empleados y tasas de rotación más bajas.

¿Por qué es importante la motivación laboral?

En la superficie, el impacto de una fuerza laboral bien motivada es claro. Los empleados motivados son más productivos. Sin embargo, como mencionamos anteriormente, va más allá. Aparte de la eficacia de nuestros equipos, también se demuestra que la motivación impulsa la retención y mejora la cultura de la empresa. 

Analicemos las formas en que un lugar de trabajo motivado beneficia tanto a los empleados como a la empresa.

Cómo la motivación laboral beneficia a la organización

  • Cumplir y superar los objetivos de la empresa. Sin un lugar de trabajo motivado, las empresas podrían tener dificultades para cumplir las promesas a los clientes, no ejecutar las operaciones diarias y dejar escapar oportunidades para el futuro: el talento evitará los lugares de trabajo desmotivados.
  • Mayor productividad. Los empleados felices experimentan un 31% más de productividad. Mejora de la satisfacción de los empleados que puede conducir a un crecimiento positivo para la empresa.
  • Marca. Los empleados motivados a menudo están conectados emocionalmente con sus empresas. Los empleados conectados emocionalmente tienen 3 veces más probabilidades de convertirse en embajadores de la marca.
  • Clientes encantados. Los trabajadores realizan un esfuerzo adicional que conduce a una mayor producción y mejores soluciones. 
  • Calidad. La calidad mejora a medida que el personal se enorgullece más de su trabajo.
  • Empleados comprometidos y experimentados. Un lugar de trabajo motivado conduce a un mayor nivel de retención del personal y a una menor rotación.

Cómo la motivación laboral beneficia al individuo

  • Autoeficacia y confianza en la propia capacidad para tener éxito en tareas laborales desafiantes.
  • Mayor proactividad y creatividad.
  • Optimismo y atribuciones positivas sobre el futuro de la carrera o empresa.
  • Capacidad de reacción y resolución de problemas.

Cómo el significado afecta la motivación

La motivación son todos los factores que alientan a las personas a comprometerse e interesarse en hacer algo a lo largo del tiempo. La sensación de fuerte disposición y afán por intervenir podría ser fugaz. Te hace saber que vas en la dirección correcta, pero los diferentes aspectos que te llevaron a sentirte así son los que mantendrán tus acciones. 

Estos factores pueden ser diferentes de una persona a otra. Encuéntralos respondiendo a estas preguntas:

  • ¿Qué valoro?
  • ¿Por qué lo valoro?
  • ¿Qué me hace sentir vital?
  • ¿Qué me hace sentir comprometido?
  • ¿Qué hace que lo que estoy haciendo tenga un propósito? 

Muchas personas que no se sienten motivadas en el trabajo. El primer síntoma es una sensación de pérdida de significado. Entonces, cuando afrontamos la falta de motivación laboral, hay que preguntarse cuál es el interés tras el cometido.

La motivación está muy relacionada con el significado que le damos a lo que estamos haciendo. En numerosas ocasiones el motivo no se relaciona con los frutos inmediatos de nuestro desempeño o con el trabajo en particular. Asignamos significado en función de un resultado o un propósito mayores que vemos en el trabajo. 

Por ejemplo, podemos sentir pasión por construir nuestro propio negocio, pero también puede no gustarnos las actividades de marketing. Es posible que estemos muy motivados para realizar tareas de marketing desagradables porque sabemos cuánto dependerá de ellas el crecimiento de nuestro negocio. Conectar la tarea de promocionar nuestra empresa con nuestro objetivo de hacerlo crecer y recordar esa conexión puede ayudarnos a seguir adelante con mejor energía y actitud. 

Cuando los empleados no se sienten tan comprometidos o conectados con parte de algo importante, cuando no pueden relacionarse con la misión de la empresa o simplemente no pueden ver la importancia de su función a mayor escala, a menudo pierden la motivación laboral.

Causas más comunes de desmotivación laboral

Algunos de los desmotivadores más comunes en el trabajo son bastante mundanos e incluso triviales. Parecen abordables, pero el grado en que se experimentan es sintomático de una mayor desconexión en propósito, significado y valores.

  • Microgestión.
  • Falta de progreso u oportunidades de crecimiento. 
  • Inseguridad laboral.
  • No hay confianza en el liderazgo de la empresa.
  • Mala comunicación.
  • Compañeros de trabajo desagradables.
  • Aburrimiento.

Aunque todos estos factores son grandes asesinos de la motivación laboral, es probable que nos afecten menos cuando la persona siente una conexión más profunda con lo que hace.

Observemos también lo que no está en la lista de desmotivadores: “proyectos difíciles”, “ambigüedad e incertidumbre”, “muchas horas” y “altas expectativas”. Aunque estos factores pueden crear estrés para el individuo, es el tipo de estrés que facilita el crecimiento y el aprendizaje. Siempre que el trabajo o el resultado sea algo interesante o importante para el individuo, los desafíos, la complejidad y las asignaciones amplias tienden a ser mucho más motivadores que el trabajo fácil o predefinido.  

Aprovechar la motivación individual a través de la curiosidad, el deseo de tener un mayor impacto y la inclinación a conectarse con otros en algo más grande que ellos mismos crea una vitalidad que beneficia tanto a la organización como al individuo.

Cómo aumentar la automotivación en el trabajo

1. Renueva tu motivación

La motivación debe refrescarse, a veces a diario. En el momento en el que no conseguimos un premio inmediato, o sentimos satisfacción al eludir una labor fastidiosa, es conveniente que recordemos que la razón por la que lo hacemos es significativa o contribuye a algo importante. ¿Cómo? Llévalo al siguiente nivel y siempre encuentra el propósito más grande. Centrarse en la calidad.

2. Sé consciente del valor de tu trabajo y de lo que refleja de ti

Enorgullécete de tu artesanía, incluso cuando la situación priorice la cantidad, haz que tu trabajo sea lo mejor posible en esas circunstancias. Muchas veces, establecemos metas contables, como terminar 20 facturas. Cuando lo hacemos, nos enfocamos solo en alcanzar el número y es menos probable que prestemos atención a lo que estamos haciendo y disfrutemos el proceso.

3. Deja que los modelos a seguir te inspiren

Tener a alguien a quien admirar puede ser una forma poderosa de motivarse. Sin embargo, también puede ser frustrante si solo nos enfocamos en lo que lograron y olvidamos el CÓMO. No envidies a la persona; no idealices. Aprende más sobre lo que los llevó a donde están y deja que te inspiren. Ya sea un compañero de trabajo o un CEO famoso, conoce sus historias.

4. Organiza tus objetivos

Puede parecer una obviedad, pero a veces nos olvidamos de desglosar nuestros objetivos en acciones manejables. Los triunfos más pequeños y habituales conseguirán impulsarte, siempre que resulten significativos y señalen de un modo claro hacia un fin a más largo plazo. Especialmente cuando tenemos demasiado en nuestro plato, tendemos a perder el enfoque de qué y por qué exactamente estábamos haciendo las cosas. Para mantenerte conectado con tu objetivo, debes tener una visión clara de cómo cada paso que das te acerca. 

5. Aprovecha tu autocompasión

Pocas cosas pueden disminuir la motivación laboral más rápido que la duda y el diálogo interno negativo. No podemos hacer todo bien todo el tiempo. Así que trata de ser amable contigo mismo cuando ocurran errores.

Cómo motivar a los empleados

Mantenerse motivado es nuestro propio desafío. Tratar de motivar a los empleados y equipos es otra cosa muy distinta. Se necesita un conjunto de habilidades específico y la capacidad de aprovechar una variedad de habilidades de liderazgo. Aquí hay unos consejos para motivar al equipo a través de escenarios inciertos y más predecibles.

1. Demostrar interés

Pregunta, escucha y entrega. Si deseas motivar a un miembro del equipo, pregúntale qué es lo que le importa. ¿Qué necesitan para sentirse incluidos? Para que tus empleados se sientan escuchados no basta con que hagas preguntas, sino que realmente escuches, brindes retroalimentación y demuestres con acciones que los tomas en cuenta. 

2. Coaching y apoyo

Cuando los empleados no necesitan preocuparse por controlar las percepciones de los gerentes y colegas, es más probable que soliciten y proporcionen feedback abiertamente. La energía de trabajar juntos libremente sin política ni maniobras es increíblemente gratificante y motivadora. Liderazgo de coaching y apoyo contextual, promover la seguridad psicológica en el lugar de trabajo. Esto nos permite crear una relación basada en la confianza con los empleados, lo que aumenta la satisfacción y la motivación de ambas partes. 

3. Valorar las contribuciones individuales y de equipo a un nivel más amplio

Aumentar la conciencia sobre el impacto que cada miembro del equipo tiene a un nivel mayor al hablar sobre cómo su trabajo influyó en los objetivos de gestión, por ejemplo. ¿Cómo se relaciona cada rol con el cumplimiento de la misión de la empresa? Hagamos preguntas que generen reflexión y faciliten una visión más amplia de cómo sus acciones impactan y contribuyen a la operación global de la empresa.

4. Construye un ambiente de trabajo positivo

Tanto la motivación laboral como la desmotivación pueden ser contagiosas, ¿por cuál apostamos? Crea un ambiente positivo dando ejemplo. Saluda a todos, pregúntales por sus familias, haz bromas, lleva aperitivos a las reuniones y permanece atento a mantener tu propio entusiasmo y motivación. Está bien sumergirse o desanimarse ocasionalmente, pero modela para tu equipo cómo continúas encontrando tu propia motivación.

5. Sé consciente de tus empleados y de su bienestar dentro de la empresa

Anima a los miembros de tu equipo a trabajar juntos y apoyarse unos a otros. Ayúdalos a ver cómo pueden beneficiarse aprendiendo de sus colegas y entrenándose unos a otros, con una sana competencia.

Cómo medir la motivación laboral

Estas fórmulas de entender y dar forma a la motivación incluyen:

  1. Revisiones de desempeño. No solo le permitirán medir el desempeño, sino también motivarlos analizando los detalles de lo que funciona para ellos y lo que no. Además, son una gran oportunidad para hablar sobre el impacto de su trabajo y comprender lo que valoran y los motiva. 
  2. Encuestas de motivación y compromiso de los empleados. Cuando se responde de forma anónima, tienden a ser un gran reflejo del entorno laboral. La combinación de un cuestionario cuantitativo y algunas preguntas abiertas nos permitirá obtener una buena muestra de la motivación y el compromiso de nuestros empleados.
  3. Rotación y ausentismo de empleados. ¿Tienes una alta tasa de rotación o ausentismo de empleados? Estas dos métricas importantes levantan banderas que reflejan la motivación y satisfacción de nuestra fuerza laboral. 

Mantener la motivación en el lugar de trabajo

Medir la motivación de tus empleados y tu propio nivel de motivación en el trabajo es el primer paso. Una vez que tengas una línea de base, puedes poner en práctica algunas de estas iniciativas para adoptar una cultura de motivación. Aunque la motivación laboral no es una constante, todo el mundo tiene días difíciles, ser consciente y proactivo en el enfoque nos preparará para el éxito a largo plazo.

Relacionado

Artículos

11 minutos

Crear una fuerza laboral preparada para la IA

Leer

Artículos

6 minutos

Construir sentido de pertenencia

Leer

Artículos

16 minutos

Pros y contras del trabajo flexible

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE