Popularización del onboarding por gamificación

12 minutos

La incorporación de trabajadores es un aspecto vital para atraer nuevos empleados y brindarles las herramientas necesarias para tener éxito. De hecho, se ha demostrado que un programa onboarding por gamificación bien diseñado aumenta las tasas de retención y los niveles de productividad más rápido. La incorporación en los primeros 90 días a 6 meses puede tener un impacto dramático en cuán informados, comprometidos y leales serán los nuevos empleados. He aquí algunos datos interesantes:

  • Los empleados recién contratados tienen un  58%  más de probabilidades de seguir en la misma empresa tres años después si hubieran participado en un programa de incorporación estructurado.
  • El 66%  de las empresas que tienen programas de onboarding afirman una mayor tasa de asimilación de los empleados a la cultura empresarial. 
  • Un tercio de los empleados informó haber renunciado a un trabajo dentro de los primeros  seis meses  de haberlo aceptado; la principal razón que se manifestó fue no conocer las responsabilidades y expectativas claras de su nuevo trabajo. 
  • El 54%  de las nuevas contrataciones con empresas que tienen un proceso de onboarding por gamificación estructurado afirman una mayor tasa de productividad.

Enfoque habitual del proceso de incorporación

Muchas empresas todavía están atrasadas en lo que respecta a la incorporación de nuevas contrataciones. Y es un problema caro e innecesario. 

El enfoque general de la incorporación suele seguir un patrón similar:

  1. Día uno: Orientación, donde se arroja una tonelada de información aburrida al nuevo empleado. Comienza un día abrumador.
  2. Semana uno: el empleado se reúne con el equipo y comienza a observar el trabajo, pero a veces se expone a los malos hábitos o actitudes de otros empleados.
  3. Semana dos: el empleador comienza a asignar tareas laborales al nuevo empleado, esperando que éste «se dé cuenta» pronto.
  4. Semana tres: el empleado comienza a fallar y no sabe a dónde acudir en busca de ayuda. Gerente demasiado ocupado para preocuparse.
  5. Semana cuatro: el empleado sigue sintiéndose frustrado, no es productivo y decide seguir intentándolo o dejar la organización. De cualquier manera, a la empresa le cuesta mucho la pérdida de producción o las tarifas de reemplazo.
  6. El ciclo comienza de nuevo.

Esto se ve en las organizaciones una y otra vez. Parece que RR.HH. pone toda su atención y esfuerzo en los primeros días y semanas de la experiencia de un nuevo empleado, pero luego otras prioridades se vuelven más urgentes. Si los empleados necesitan un año para ser excelentes en sus trabajos, entonces debe haber un diseño de proceso de onboarding que gestione las nuevas contrataciones durante estos primeros 12 meses. Los recursos tecnológicos pueden ayudar a respaldar este objetivo y aliviar parte de la tensión del departamento de recursos humanos. 

Tampoco hay que olvidar al equipo directivo. Actualizar el enfoque de incorporación puede significar que los gerentes necesitan algunas estrategias nuevas sobre cómo manejar las nuevas contrataciones. Pero cuando los empleados tienen acceso a tecnología como módulos de preembarque, gamificación de las secciones de capacitación de incorporación y reuniones periódicas con la gerencia, pueden establecer mejor objetivos estratégicos que se alineen con la empresa y tengan una experiencia de incorporación más productiva.

Qué es el onboarding por gamificación

¿Te vienen a la mente visiones de videojuegos? La incorporación gamificada es bastante sencilla: es la adición de elementos de juego al contenido de aprendizaje que se utiliza en la incorporación de nuevas contrataciones. Por ejemplo, una capacitación en servicio al cliente se puede convertir en un juego, donde los usuarios acumulan puntos cuanto mejor realizan tareas virtuales, como usar el guión de respuesta correcto o ser rápido al contestar el teléfono virtual. Los usuarios pueden trabajar en «subir de nivel» a medida que avanzan en su entrenamiento.

Ten en cuenta que la gamificación también se puede implementar sin tecnología, pero aún requiere algo de creatividad. Por ejemplo, un juego en el que se capacita a los empleados sobre un tema de seguridad podría incluirlos recorriendo el edificio físicamente realizando una serie de entrevistas con los empleados actuales y el gerente de seguridad. Deben entregar sus respuestas al final de la actividad y revisarlas con el resto de nuevos empleados.

El enfoque de la gamificación del proceso de incorporación es hacer que las cosas sean interesantes y divertidas, al mismo tiempo que se da una excelente primera impresión de la empresa. Al mismo tiempo, la gamificación puede ayudar a aumentar la velocidad a la que los nuevos empleados retienen información para que puedan aplicarla a su nuevo rol. La ciencia ha demostrado  que cuando la información se entrega en un modo de gamificación, es más fácil para las mentes humanas absorber y retener información. Parte de esto proviene del control que tiene el jugador (empleado) del juego y parte de ello proviene de la forma en que el formato de contenido de juego estimula otras partes del cerebro.

Cómo configurar el onboarding por gamificación

A continuación, os indicamos algunas ideas:

  • Decide qué elementos de incorporación se pueden entregar utilizando un sistema de gestión del aprendizaje en lugar de oradores e instructores en vivo. Esto podría ser cosas como el embarque previo (qué esperar durante el primer día de trabajo), las primeras semanas de orientación (introducción a la empresa, cómo encontrar cosas en el edificio, sobre los productos y servicios ofrecidos por la empresa, clientes típicos e interacciones, procedimientos a seguir, nuevas tareas a realizar, desafíos del trabajo, etcétera).
  • Trabaja en estrecha colaboración con un equipo de diseño instruccional para crear estos módulos de capacitación en un sistema de gestión de aprendizaje corporativo. Esto requiere reunirse con los ID para aclarar los objetivos de cada lección a bordo, el tono, la apariencia y si habrá videos en vivo o principalmente animaciones. Hay juegos ilimitados que se pueden agregar a las lecciones de incorporación para que sean memorables. Si hay juegos que se agregan tradicionalmente al proceso de incorporación estándar, estos también se pueden crear para su uso en línea.
  • Aumenta el valor del sistema de onboarding por gamificación con elementos como verificaciones de conocimientos, plantillas y manuales almacenados, materiales de capacitación y un directorio de gerentes y personal de soporte. Incluye una forma para que los empleados compartan sus comentarios y hagan sugerencias para mejorar. Considera incluir insignias para que los empleados puedan demostrar que están avanzando ante sus pares y la gerencia.

Gamificación en el proceso de incorporación

Cada vez hay más empresas que utilizan la gamificación en el aprendizaje. Una historia de éxito es LiveOps, un negocio de centros de llamadas, que ha incluido la gamificación en sus programas de formación y de incorporación. Desde que se implementó el proceso de onboarding por gamificación, en una semana,  LiveOps informó que «el tiempo de incorporación se redujo de 160 horas a 14 horas y los agentes participantes superaron a sus pares en un 23% en el tiempo promedio de manejo de llamadas y aumentaron la satisfacción del cliente en un 9%».

Otra empresa que decidió que la gamificación era adecuada para sus nuevos empleados y empleados actuales es Domino’s Pizza. La gerencia necesitaba poder hacer que los nuevos empleados se actualizaran rápidamente en los elementos de su menú, por lo que contrataron a una empresa externa para crear un minicurso gamificado. Los empleados participaron en el juego, aprendiendo todos los ingredientes y técnicas para construir todas las pizzas por las que Domino’s es famoso. Aumentados por los recursos de capacitación laboral imprimibles y los puntos y logros obtenidos, los empleados respondieron bien. Esto ha producido una fuerza laboral mucho más capaz y segura.

Onboarding por gamificación vs onboarding estándar

¿Cuál es la diferencia entre el onboarding que incluye gamificación y el onboarding que no? Una forma de conocer el impacto para la organización es preguntar a los nuevos empleados que han participado en la gamificación y a los que no, cómo fueron sus experiencias y qué información pudieron retener. Hay muchas posibilidades de que se pongan los ojos en blanco cuando se les pregunte sobre la versión no gamificada de la incorporación. Pero cuando se les pregunte sobre la incorporación gamificada, es probable que recuerden esto con una perspectiva más positiva.

La diferencia es la experiencia que tendrán los candidatos y las nuevas contrataciones con la empresa. La gamificación agrega diversión al proceso de incorporación y ayuda a los nuevos empleados a absorber la información que luego necesitarán en el trabajo. Cuando se convierte en una parte regular del proceso de incorporación y capacitación, la gamificación ayuda a los empleados a mantenerse conectados a la empresa, hace que la incorporación sea menos estresante y mejora las posibilidades de que permanezcan el tiempo suficiente para ser productivos.

Relacionado

Artículos

6 minutos

Entrevistas con candidatos neurodiversos

Leer

Artículos

7 minutos

Por qué invertir en las comunicaciones internas

Leer

Artículos

13 minutos

Cómo retener a los empleados sin gastar más

Leer

Artículos

9 minutos

Contratar por habilidades y no por titulaciones

Leer

Artículos

6 minutos

Cuestiones clave sobre diversidad e inclusión

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE