Incremento de la productividad y el teletrabajo en la era post-covid

La pandemia de COVID-19 en curso y la práctica del distanciamiento social han obligado a las empresas de todo el mundo a abordar la productividad y el teletrabajo. Este binomio se ha visto como una forma de responder a la amenaza para la salud global que enfrentamos en 2020 y que todavía afrontamos ahora.

Las circunstancias del teletrabajo por el coronavirus pueden introducir una adopción más amplia de prácticas de trabajo remoto. Estas opciones pueden extenderse incluso después de que haya pasado la crisis.

En este artículo, discutiremos cómo la pandemia global aceleró la adopción de lugares de trabajo digitales y trabajo remoto. Estos lugares pueden haber llegado para quedarse, incluso después de que la crisis de la COVID-19 se haya resuelto.

La productividad y el teletrabajo con coronavirus: la era de los lugares de trabajo digitales

Para demostrar responsabilidad social y mantener la seguridad y la salud de sus empleados, las empresas de todos los tamaños pasaron gradualmente al trabajo remoto en medio de la pandemia del coronavirus.

Este cambio ayudó a que muchas empresas prosperaran y sobrevivieran a lo peor de la pandemia, mientras que posiblemente también marcó el final de las estructuras de oficinas tradicionales y los entornos de trabajo que separaban los trabajos de la vida privada.

El trabajo sobre el coronavirus desde casa ha puesto a prueba las nociones de cultura empresarial y lugares de trabajo tradicionales. Mientras avanzamos hacia la tan esperada era posterior a la COVID-19, la forma en que operan muchas empresas puede cambiar para siempre, posiblemente sin volver nunca a la antigua «normalidad».

¿Qué traerá a la mesa esta reorganización económica y cultural del trabajo?

En el lado positivo:

  • La satisfacción del trabajador puede aumentar
  • Los costos de oficina y las emisiones pueden reducirse
  • Los roles familiares y laborales pueden estar mejor equilibrados

Los desafíos del teletrabajo pueden incluir:

  • Mayor dificultad para gestionar al personal de forma remota
  • Efectos negativos del aislamiento profesional sobre el bienestar y el desarrollo profesional
  • Posible pérdida de productividad a largo plazo, sin los cambios adecuados

Los posibles desafíos del teletrabajo por coronavirus se pueden superar con el uso de soluciones sin contacto que ayudan a los empleados a trabajar de manera más eficiente fuera de la oficina y a mantenerlos seguros.

Para alcanzar estos objetivos será necesario que estas soluciones sean adoptadas lo antes posible. Es el caso, por ejemplo, de cosas tan nimias como los formularios electrónicos. Estas soluciones sin contacto mantienen el equilibrio entre la productividad y el teletrabajo. Tomaremos estos sencillos documentos digitales como ejemplos.

Cómo los formularios móviles facilitan el trabajo desde casa

Gran parte del mundo ha adoptado el teletrabajo por coronavirus como la fórmula de trabajo más segura y protegida. Pero el cambio experimentado en 2020 arrojó luz sobre algunos puntos débiles, así como los beneficios que las empresas pueden padecer con el teletrabajo.

Es posible una mayor productividad del teletrabajo por coronavirus si existen mecanismos que mantengan todos los sistemas funcionando sin problemas y todos los empleados a bordo.

Debemos comprender la perspectiva de nuestra propia empresa en la situación de los empleados que trabajan de forma remota. Esta premisa es aún más importante si la situación se produce durante un período de tiempo indefinido. Para apreciarlo, es útil responder a estas preguntas:

  • ¿Tenemos dificultades para administrar a los empleados?
  • ¿La empresa tiene problemas con los informes, la entrega, las hojas de tiempo y la recopilación de datos?
  • ¿Todavía necesitamos movilizar a algunos de los empleados y hacer que interactúen con los clientes?
  • ¿Son los procesos actuales para administrar el personal que trabaja a distancia una combinación de mensajes de texto, correos electrónicos y hojas de cálculo?

Responder estas preguntas proporcionará una mejor comprensión de la necesidad de soluciones como los formularios móviles, por ejemplo, que pueden ayudarnos a aumentar la productividad en el trabajo.

La productividad y el teletrabajo con los formularios móviles

El advenimiento del teletrabajo desde el brote de COVID-19 ha provocado estos puntos débiles comunes a los empleados y gerentes comerciales:

  • Menor visibilidad de los empleados, lo que provoca dificultades en la distribución del trabajo.
  • Déficit de supervisión que resulta en calidad de trabajo y entregables por debajo del estándar.
  • Incapacidad para informar a la gerencia de manera oportuna.
  • Procesamiento y almacenamiento centralizados que requieren los formularios en papel.

Los formularios móviles proporcionan a las empresas que trabajan de forma remota un flujo de teletrabajo más fácil, más rápido y, en última instancia, más productivo. También permiten una visibilidad completa de los empleados que trabajan a distancia para la administración.

Con los formularios electrónicos y móviles, las empresas de teletrabajo pueden:

  • Crear formularios educativos que actualicen a los empleados sobre nuevos procesos y procedimientos.
  • Utilizar el motor de flujo de trabajo automatizado integrado para crear formularios de proceso de aprobación.
  • Reemplazar los tickets de papeleo con tickets de trabajo digitales.
  • Enviar empleados de forma remota.
  • Administrar a los empleados que establecen sus propios horarios para trabajar de forma remota.

Una de las características destacadas de los programas de formularios electrónicos son las firmas sin contacto. Estas son particularmente útiles en tiempos de pandemia global y distanciamiento social.

Sin obstaculizar el flujo de trabajo, la función permite transacciones de documentos mientras mantiene a todas las partes en la seguridad y comodidad de sus propios hogares. Se recoge datos importantes, trabajos y se digitalizan documentos de manera eficiente. Todo el proceso de realiza sin ninguna interacción humana directa.

Las firmas sin contacto mejoran la productividad y el teletrabajo por coronavirus porque no requieren una gran cantidad de personas y no necesitan un procesamiento centralizado como lo hacen los formularios en papel.

Estadísticas de teletrabajo: la cara cambiante de la cultura laboral

Según las estadísticas más recientes, aproximadamente la mitad de los estadounidenses ahora trabajan desde casa, lo que representa más del doble de la cifra de 2018. Los datos no son tan colosales en España.

No obstante, cabe destacar que el último año, la cifra de teletrabajadores se ha disparado más de un 74%. Esto ha permitido que ya sean tres millones de españoles los que trabajan en remoto. Un millón de ellos se ha incorporado durante los últimos doce meses.

El binomio de la productividad y el teletrabajo también varía en los diferentes sectores, con los servicios intensivos en conocimiento a la cabeza, mientras que los servicios de fabricación siguen dependiendo en gran medida del lugar de trabajo.

La intensidad de las habilidades ocupacionales también es un factor cuando se trata de oportunidades de teletrabajo por coronavirus. Los trabajadores altamente calificados son el grupo que más trabaja desde casa.

También es de destacar que los empleados de mayores ingresos tenían más probabilidades de trabajar a distancia durante la pandemia.

En general, durante los últimos años, trabajar de forma remota ha sido el modo de trabajo de más rápido crecimiento.

El brote de coronavirus aceleró aún más esta tendencia de culturas de teletrabajo del coronavirus: uno de cada cinco directores financieros y otras figuras gerenciales planean mantener al menos una quinta parte de su personal trabajando desde casa para reducir los gastos. Está claro que los líderes empresariales comienzan a comprender la estrecha relación que existe entre la productividad y el teletrabajo.