La importancia de la integración de los colectivos más desfavorecidos

Las políticas de diversidad e integración de los colectivos más desfavorecidos comienzan a ocupar un lugar en los planes empresariales. Afortunadamente, cada vez son más las organizaciones que son conscientes de la importancia que tiene la inserción laboral de los grupos en situaciones más vulnerables.

Ahora es más frecuente observar distintas acciones que apuestan por esa dirección. Por ello, cada vez calan más en el tejido empresarial español. Se abre un abanico de posibilidades para sumarse a esta iniciativa: contrataciones directas o indirectas, programas de formación, campañas de sensibilización… etc. Lo importante es actuar.

Brecha de empleabilidad en los colectivos más desfavorecidos

A pesar de la recuperación económica y la creación de empleo que se experimenta en nuestro país, el reparto laboral no es equitativo. Se prevé que los colectivos más desfavorecidos sigan teniendo dificultades a la hora de acceder a un puesto de trabajo. Es más, aunque estas personas logren acceder al mercado laboral, sus condiciones no les permitirán salir de la pobreza.

Sin embargo, los datos registrados el pasado año revelan un ritmo de contrataciones más elevado para personas con discapacidad. De hecho, en 2018 se firmaron casi 90.000 contratos relacionados con los colectivos más desfavorecidos, lo que supuso un incremento del 5,2% interanual.

El motivo es el cambio de mentalidad empresarial. Así lo destaca la Fundación Adecco en uno de sus informes. En la actualidad los empresarios comienzan a valorar la diversidad y las políticas inclusivas para fomentar la competitividad y mejorar su imagen en el área del employer branding.

Esta evolución de pensamiento, unido las adaptaciones tecnológicas y el desarrollo de metodologías inclusivas, favorece la incorporación al mercado laboral de los colectivos más desfavorecidos. Es una forma de aumentar el número de puestos de trabajo y facilitarles el acceso que antes no tenían.

La importancia de la formación

El acceso a la capacitación de los colectivos más desfavorecidos es una de las mejores alternativas para que puedan incorporarse al mercado laboral. Por ello, instituciones, fundaciones y empresas empiezan a poner en marcha sus propios programas formativos.

Mutua Madrileña abre su Escuela Mutua de capacitación profesional con el objetivo de ayudar a mujeres víctimas de violencia de género y otras personas en situación de vulnerabilidad. Además, también ha sido de las primeras en abrir un programa de formación profesional para jóvenes víctimas del fracaso escolar.

Vodafone también apuesta por fomentar el empleo entre los más jóvenes. Para ello ha lanzado iniciativas como Becas Vodafone Yu New Talent, Discover Graduates, Vodafone Youth Week Experience y Vodafone Youth Festival, Future Jobs Finder y Code like a girl. Entre todos estos programas se busca incentivar la participación de jóvenes a partir de los 14 años.

Por su parte, Coca-Cola apuesta por la empleabilidad de jóvenes, mujeres, mayores de 60 años y personas del mundo rural.

Sin financiación no hay integración

Además de la formación, la financiación es otro de los aspectos más importantes para integrar a los colectivos más desfavorecidos. CaixaBank y BBVA constituyen dos de las entidades financieras que más apoyan la inserción laboral de estos colectivos.

La línea específica que aporta CaixaBank en este sentido es el banco social MicroBank. En España, éste es el único banco exclusivo del país que concede microcréditos para integrar a los colectivos más desfavorecidos. Según los datos facilitados por ESADE, ya se han creado más de 181.000 empleos gracias a estos microcréditos. Por ello, MicroBank es un referente a nivel europeo.

El BBVA cuenta con la Fundación Microfinanzas BBVA para promover la inclusión social, laboral y financiera. Para ello apuesta por las microfinanzas productivas. Desde su creación, lleva entregado más de 11 millones de dólares a emprendedores con pocos recursos.

Sensibilización de la sociedad

El tercer pilar fundamental para la integración de los colectivos más desfavorecidos es la sensibilización de la sociedad. Para ello, las cadenas de televisión apuestan por programas, reportajes y campañas de inclusión socio-laboral.

El objetivo de los medios de comunicación es el concienciar a su público de la importancia de la integración de los colectivos más desfavorecidos. Solo con la ayuda y participación de todos los agentes sociales se puede lograr la inclusión socio-laboral necesaria.

Además, desde la Fundación Adecco se ayuda a las empresas a desarrollar los valores necesarios para comprender y  saber tratar la discapacidad y a las personas en riesgo de exclusión.