La motivación en el trabajo

Si bien tener motivación puede ayudarte a tener éxito en el trabajo, no siempre es fácil de encontrar o mantener. De hecho, sentirse desmotivado de vez en cuando es un estado normal en cualquier tipo de trabajo profesional. Saber qué tácticas y métodos utilizar para recuperar la motivación puede ayudarte a volver a sentirte positivo y motivado a realizar las tareas.

En este artículo, analizaremos los tipos de motivación, por qué es importante y las formas en que puedes ganar motivación en el trabajo.

Motivación positiva versus negativa

Los dos tipos principales de motivación son positivos y negativos. La motivación positiva te ayuda a concentrarte en los resultados positivos que resultan de realizar una tarea o lograr un objetivo determinado. A continuación dejamos algunos ejemplos de declaraciones que podrías pensar o decir cuando tienes una motivación positiva:

  • Completar esta tarea en el trabajo me ayudará a ganar un ascenso.
  • Unirme a este taller me ayudará a desarrollar importantes habilidades técnicas en mi sector.
  • Solicitar este trabajo podría abrirme una oportunidad para cambiar de carrera.

Por otro lado, la motivación negativa enfoca los resultados negativos que pueden ocurrir si cometes un error o no completas una determinada tarea u objetivo. Os dejamos algunos ejemplos de declaraciones que podrías pensar o decir cuando tienes una motivación negativa:

  • Si mi presentación no es bien recibida, podría afectar mis posibilidades de promoción.
  • Si no termino esta tarea, mis colegas se sentirán frustrados conmigo.
  • Si no recibo esta oferta de trabajo, perderé una gran oportunidad de estar en una carrera que me apasiona.

Cuando piensas en resultados negativos que pueden resultar en una acción, a menudo comienzas a temer las tareas asociadas con ella. Si bien ambos tipos de motivación son efectivos para llevarte a completar tareas, la motivación positiva es energizante e inspiradora. La motivación negativa puede causar fatiga y no suele ser eficaz para el crecimiento profesional a largo plazo. Puedes cambiar la posición de la primera declaración negativa anterior, por ejemplo, diciendo: «Si mi presentación es bien recibida, podría fortalecer mi caso para una promoción».

Cómo mejorar la motivación en el trabajo

Establece metas

Para tener una motivación positiva y sostenible, es importante comprender profundamente los objetivos finales. La motivación puede ser útil para muchas situaciones en la vida, ya sea porque estés terminando tu formación, buscando cambiar de carrera o trabajando para desarrollar ciertas habilidades. Las metas te dan dirección y te permiten concentrarte en los pasos que debes seguir para lograrlas.

Si no estás seguro de los pasos que debes seguir para lograr tu objetivo, busca recursos que expliquen la experiencia, las credenciales, las habilidades u otros atributos que puedan ayudarte a alcanzar ese hito. Por ejemplo, si estás trabajando para finalizar tu formación, reúnete con un consejero para delinear los cursos que necesitarás para obtener tu título.

Si estás buscando cambiar de carrera, haz entrevistas informativas con personas que trabajan en ese campo para averiguar cómo llegaron a donde están ahora. Independientemente de cuál sea tu objetivo final, establecer hitos más pequeños y alcanzables a lo largo del proceso te ayudará a mantenerte motivado y positivo con respecto a tu progreso.

Al establecer metas, puede ser útil compartirlas con mentores, amigos o colegas de confianza para ayudarte a mantenerte enfocado y ser responsable ante ti mismo. También puedes considerar escribir tus objetivos y publicarlos en un lugar muy visible como un recordatorio constante. El seguimiento de tu progreso puede ayudarte a mantener la motivación que te inspiró a lograr esos objetivos en primer lugar.

Entiende que la motivación puede ir y venir

Como seres humanos, no podemos desempeñarnos constantemente al máximo nivel. Los niveles de motivación pueden variar a medida que enfrentamos desafíos o situaciones inesperadas y nos preocupamos por nuestra salud emocional y física. Es normal experimentar cambios en los niveles de motivación a medida que avanzan los días.

Experimentar una decepción, por ejemplo, puede dificultar la motivación. Si tu objetivo es trabajar en una nueva industria y te han rechazado para un trabajo, es posible que tu motivación disminuya, al menos por un periodo corto tiempo. Practicar el cuidado personal y concentrarte en tus necesidades te ayudará a superar esos sentimientos. Cuando estés listo, puedes comenzar a implementar algunos de los consejos de motivación anteriores para poner más energía en tu objetivo.

Ponte a trabajar

Una de las mejores formas de empezar a ganar motivación es invirtiendo tiempo y energía. Por ejemplo, si estás tratando de motivarte para finalizar tu formación, tendrás que estudiar, ir a clase y completar las tareas a tiempo. Cuando desees cambiar de carrera, el trabajo puede implicar revisar tu currículum y dedicar tiempo a investigar y solicitar puestos de trabajo. A medida que continúes trabajando hacia un objetivo, encontrarás motivación para completar este tipo de hitos.

Desarrolla prácticas motivacionales propias

Puede ser útil encontrar motivadores únicos que te funcionen mejor cuando tengas que enfrentarte a una entrevista, presentación u otra tarea desafiante. Por ejemplo, cuando te estás entrevistando para conseguir un nuevo trabajo, tus prácticas de motivación pueden incluir revisar el currículum, las preguntas comunes de la entrevista o practicar tu lenguaje corporal frente a un espejo.

Recompénsate

La mayoría de las metas no se logran de la noche a la mañana, por lo que mantener la motivación suele ser un desafío cuando se trabaja para lograr metas a largo plazo. Después de establecer metas y ponerte a trabajar, es importante recompensarse a sí mismo en el camino a medida que se superan los hitos clave. Por ejemplo, si has establecido y logrado un objetivo de solicitud de empleo semanal, recompénsate de manera significativa según tus preferencias. Esto puede incluir actividades como dar un paseo, leer un libro o ver un episodio de tu programa favorito.

Pequeñas recompensas a lo largo del proceso te ayudarán a mantener la motivación. Esta estrategia también te brinda algo que esperar, incluso si no te sientes particularmente motivado para asumir la tarea en cuestión.

Ya sea que estés terminando tus estudios, solicitando trabajo o desarrollándote en tu carrera, practicar la motivación puede ayudarte a alcanzar el éxito. Asegúrate de utilizar los recursos y herramientas a tu alcance, incluyendo el establecimiento de metas INTELIGENTES, recompensarte e identificar lo que te ayuda a sentirte motivado de una manera positiva.