Upskilling y Reskilling

Al discutir con relación a la estrategia de aprendizaje y desarrollo de una organización, los términos de upskilling y reskilling hacen referencia a las oportunidades educativas que una empresa ofrece a sus empleados.

Si bien las dos palabras se usan indistintamente, existe una diferencia significativa en sus definiciones.

  • Upskill consiste en proporcionar capacitación que mejore el conjunto de habilidades existentes de un empleado, permitiéndole crecer en su rol actual y aportar valor añadido a una organización.
  • Reskill consiste esencialmente en capacitar a un empleado para un nuevo puesto. Este proceso suele emplearse cuando es necesario cubrir un determinado puesto de trabajo para el que no se encuentra un nuevo candidato. El empleador busca retener al trabajador capacitándolo en una nueva disciplina.

Aunque se asocia principalmente con los avances tecnológicos, el upskilling y reskilling también son vitales para el desarrollo continuo de habilidades blandas valiosas.

En el entorno empresarial altamente competitivo y en constante evolución de hoy, estos son componentes críticos de una estrategia empresarial eficaz.

Por qué son importantes el upskilling y reskilling

El upskilling y reskilling deberían ofrecer un valioso retorno de la inversión. Al promover el aprendizaje y el desarrollo continuos como parte de la cultura de la empresa, ésta puede aumentar la satisfacción laboral de los empleados, seguir siendo competitiva y aumentar sus resultados al sacar el máximo potencial de una fuerza laboral ya existente.

Además, existen varios factores asociados con las tendencias emergentes en el lugar de trabajo que destacan la importancia de mejorar las habilidades en el trabajo:

Retener al mejor talento

El aprendizaje continuo juega un papel importante en la satisfacción laboral, particularmente entre las generaciones más jóvenes. Los trabajadores ahora buscan a los empleadores para brindarles capacitación y desarrollo y es probable que abandonen la empresa si esta opción no está disponible.

Brindar muchas oportunidades para mejorar las habilidades en el trabajo significa que es mucho más probable que los empleadores retengan y atraigan más talentos de primer nivel.

Superar la brecha de habilidades digitales

La necesidad de competencia técnica ya no se limita al departamento de IT. Las tecnologías digitales han entrado en todas las áreas de la operación comercial y, para ser utilizadas de manera efectiva, requieren que los empleados tengan conocimientos y capacidades relevantes.

Las nuevas generaciones que ingresan a la fuerza laboral (millennials y Generación Z) generalmente traen estos talentos digitales a escena. Por lo tanto, es crucial mejorar las capacidades de los empleados seniors existentes, con potencialmente más experiencia en la industria, para evitar cualquier efecto adverso resultante de una sensación de redundancia.

Impulsar las soft skills

A medida que la tecnología se vuelve más frecuente en el lugar de trabajo, centrarse en las habilidades sociales de los empleados adquiere mucha más relevancia. Dado que las empresas dependen cada vez más de la automatización y los algoritmos, las habilidades clave como la comunicación, la resolución de problemas, las redes y el pensamiento crítico pueden verse afectadas.

La tecnología solo puede llevar una empresa hasta cierto punto. Los empleadores que descuidan las habilidades interpersonales y las capacidades analíticas de perfeccionamiento a menudo se verán superados por su competencia.

Evitar costes innecesarios

Un mercado cada vez más competitivo significa que más empresas están ajustando sus presupuestos. Llenar una brecha de habilidades a través de nuevas contrataciones o trabajadores temporales puede parecer una opción sensata, pero es costosa. Y cuando se combina con los retrasos asociados con el reclutamiento, el problema puede hacerse mucho más grande.

Si bien el upskilling y reskilling también requieren inversiones tanto de tiempo como de dinero, no se trata de una incorporación. Las habilidades adquiridas siguen siendo un elemento permanente de la empresa, lo que a menudo conduce a ahorros de costes a largo plazo.

Fomentar el compromiso de los empleados

Si bien las generaciones más jóvenes se sienten cómodas en un lugar de trabajo liderado por la tecnología, pueden carecer de habilidades blandas importantes y experiencia en la industria. Los empleados experimentados con conocimientos valiosos pueden encontrar sus habilidades cada vez más redundantes. Esto puede conducir a una falta de compromiso de ambas partes.

Al diseñar una estrategia de upskilling que fomenta el aprendizaje continuo a través de la colaboración, los empleadores pueden beneficiarse de los talentos combinados de su fuerza laboral y garantizar que todos los empleados se sientan relevantes y comprometidos con la cultura de la empresa.

Los beneficios de upskilling y reskilling son muchos, pero solo se lograrán a través de una estrategia cuidadosamente diseñada en torno a los objetivos comerciales y las deficiencias de habilidades. Para identificarlos, la empresa debe llevar a cabo un análisis de brecha de habilidades.

Qué es el análisis de brecha de habilidades

Un análisis de brecha de habilidades es el proceso mediante el cual una empresa busca identificar la diferencia entre las habilidades que necesita para su continuo crecimiento y éxito, y las habilidades que ofrece su fuerza laboral actual.

Por lo general, el proceso se lleva a cabo en uno de dos posibles niveles:

  • Uno organizacional o departamental. Aquí se evalúan las habilidades combinadas para evaluar la capacidad de un equipo para completar un proyecto específico o satisfacer las necesidades comerciales futuras previstas.
  • A nivel individual, donde las habilidades de un empleado en particular se evalúan contra los requisitos actuales y futuros de su puesto de trabajo.

Las habilidades existentes se pueden determinar mediante entrevistas a los empleados, evaluaciones de desempeño o evaluaciones. Las habilidades futuras se pueden identificar mediante la consideración de las metas y objetivos comerciales, y lo que se requiere para alcanzarlos.

Un análisis de brecha de habilidades puede ser realizado internamente o por un consultor externo, este último brinda el beneficio de la experiencia y objetividad especializadas.

Este tipo de análisis conlleva muchos beneficios comerciales, entre los cuales destacan:

  • Planificación de sucesión. La empresa puede crear un plan de progresión interna, asegurando que los sucesores potenciales posean las habilidades relevantes.
  • Prepararación de cara al futuro mercado. La organización puede evaluar la dirección de su industria y el conjunto de habilidades relevantes necesarias para seguir siendo competitiva.
  • Trayectorias profesionales individuales. La compañía puede garantizar que los trabajadores continúen desarrollando las habilidades necesarias para sus objetivos individuales, aumentando su tasa de retención de talento a través de la satisfacción laboral.

Conclusión

El aprendizaje continuo en el lugar de trabajo siempre ha sido vital para que las empresas crezcan y tengan éxito. Una fuerza laboral estancada que no se mueve con los tiempos inevitablemente se encontrará sin las habilidades necesarias para avanzar en el mercado.

Además, los avances tecnológicos y las expectativas cambiantes de los empleados significan que una empresa que no implemente una estrategia de mejora de habilidades efectiva tendrá dificultades para atraer y retener talento, quedando drásticamente por detrás de su competencia.

Por ello, las empresas con mayor éxito evalúan continuamente las necesidades futuras frente a las capacidades actuales, desarrollando oportunidades de capacitación que aseguren el desarrollo continuo de los empleados y el crecimiento de la empresa. Eso es precisamente a lo que hace referencia el upskilling y reskilling.