Por qué invertir en la naturaleza es clave para la mitigación del clima

13 minutos

A medida que el mundo mira más allá de la pandemia de la COVID-19, está surgiendo un consenso: ciertas medidas para frenar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero serán fundamentales para la recuperación económica mundial. También está creciendo la conciencia sobre la necesidad urgente de frenar la destrucción del mundo natural y está quedando claro que las dos crisis ambientales, un clima cambiante y la pérdida de la naturaleza, están inextricablemente vinculadas y se agravan.

Las soluciones climáticas naturales (NCS, de sus siglas en inglés) —acciones de conservación, restauración y gestión de la tierra que aumentan el almacenamiento de carbono y evitan las emisiones de gases de efecto invernadero— ofrecen una forma de abordar ambas crisis y aumentar la resiliencia a medida que cambia el clima.

De hecho, como se argumentó en un nuevo documento elaborado por la consultora McKinsey en asociación con el Foro Económico Mundial, no existe un camino claro para lograr la mitigación del clima sin invertir en la naturaleza. La acción climática requiere tanto la reducción de emisiones como la eliminación del dióxido de carbono que ya se encuentra en la atmósfera. NCS puede ayudar con ambos, a partir de hoy.

Las acciones empresariales a favor del clima

El compromiso del sector privado con la acción climática está ganando impulso y las empresas adoptan cada vez más estrategias destinadas a alcanzar emisiones netas cero y algunas se comprometen a invertir en la naturaleza a través de la compra de créditos de carbono generados por NCS (o «compensaciones») como parte del esfuerzo.

Sobre la base de los acuerdos actuales de cero neto de más de 700 de las empresas más grandes del mundo, ya ha habido compromisos de créditos de carbono de alrededor de 0,2 gigatoneladas (Gt) de CO 2. para 2030.

Algunas empresas incluso están comenzando a comprometerse más allá del carbono con la biodiversidad y el agua, lo que será una tendencia creciente durante la próxima década. Como componente central de la mitigación del clima corporativo, las NCS se están convirtiendo en una corriente principal, si no en un lugar común.

Aunque en general son insuficientes, las NCS ahora representan alrededor del 40% de los créditos de carbono retirados en los mercados voluntarios de carbono, en comparación con solo el 5% en 2010. Los líderes también están comenzando a invertir directamente en la naturaleza a través de la protección y restauración de grandes extensiones de tierra y océano.

Las perspectivas según las acciones empresariales

El premio es grande. La ciencia nos dice que si vamos a establecer una vía de emisiones que limite el calentamiento global a 1,5 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, entonces tendríamos que reducir las emisiones en un 50%, o 23 GtCO 2, para 2030 desde los niveles de 2019.

Los análisis sugieren que los proyectos NCS podrían producir casi un tercio de ese objetivo, o cerca de 7 GtCO 2 por año para fines de esta década, principalmente debido a la deforestación evitada y el impacto de las turberas, la reforestación y el secuestro de suelos en la agricultura.

También muestra que las NCS, y en particular los proyectos forestales, son en gran medida una medida de bajo coste. Además, existen co-beneficios sustanciales de las NCS, tanto de promover beneficios ambientales como la biodiversidad y la calidad del agua, como de fomentar los flujos de capital hacia países ricos en bosques en el Sur Global en apoyo del desarrollo sostenible.

Con cerca de 7 GtCO 2 en potencial anual para 2030, asumiendo un precio ilustrativo por tonelada de $ 20 sugeriría flujos de capital potenciales superiores a $ 100 mil millones a países del Sur Global que tienen altas concentraciones de potencial NCS.

Las trabas de las empresas para adoptar las medidas a favor del clima

Sin embargo, la ambición de emprender NCS a escala global y significativa está plagada de una serie de dificultades, tanto reales como percibidas. Estas dificultades incluyen la falta de consenso sobre cómo tratar las NCS en los reclamos corporativos sobre la acción climática, combinada con la baja confianza del público en la efectividad de los esquemas anteriores de NCS para contribuir a la reducción real de emisiones.

Existe una sospecha generalizada de que las empresas pueden verse tentadas a utilizar la compensación NCS como excusa para evitar abordar por completo su propia huella de carbono, a pesar de la orientación clara de que la prevención y reducción de emisiones directas por parte de las corporaciones debe ser la prioridad.

Otros inhibidores de la inversión incluyen la ausencia de un método acordado para medir y reconocer los beneficios colaterales de las NCS para la biodiversidad, la calidad del suelo y el agua y los medios de vida de la comunidad, por ejemplo, en países con bosques ricos en recursos; infraestructura de mercado no desarrollada; e incertidumbre generalizada sobre la oferta y la demanda futuras.

Hay desafíos para garantizar que los proyectos de NCS produzcan reducciones de carbono que sean genuinamente adicionales (es decir, reducciones que no habrían ocurrido de otra manera) y permanentes. En el pasado, esta falta general de confianza se ha manifestado en los bajos niveles de precios y el exceso de oferta de créditos de carbono en general y de créditos forestales en particular.

Sobre la base de otro trabajo reciente dirigido a desarrollar el mercado voluntario de carbono, en particular el del Grupo de Trabajo sobre la Escala de Mercados Voluntarios de Carbono (TSVCM), el documento propone seis pasos para abordar estas deficiencias:

  1. Definir declaraciones netas cero y corporativas: se necesita un acuerdo sobre los estándares NCS y la certificación bajo un organismo de estándares internacionales comúnmente aceptado. Esto proporcionaría una base más sólida para que las empresas realicen y validen afirmaciones sobre los objetivos de reducción y compensación de carbono y muestren con precisión cómo pretenden alcanzar emisiones netas cero.
  2. Resaltar las buenas prácticas para el suministro: para abordar las preocupaciones del público sobre la validez de las NCS para lograr reducciones de carbono reales y permanentes, los profesionales deben dar a conocer los avances recientes en el establecimiento de buenas prácticas, por ejemplo, métodos de medición y verificación más rigurosos y avances en el uso sostenible de la tierra.
  3. Enviar una señal de demanda: los emisores de carbono deben acordar priorizar los créditos NCS de alta calidad con grandes beneficios colaterales. Esto enviaría una poderosa señal de demanda para generar confianza y solidificar los precios en los mercados de carbono y alentaría a los responsables políticos y a los originadores de créditos a aumentar la cartera del proyecto.
  4. Mejorar la arquitectura del mercado: Es necesario desarrollar estándares, infraestructura y financiación para respaldar el crecimiento de NCS que producen créditos negociables, como se establece en el reciente informe TSVCM. Los pasos necesarios incluyen la creación de contratos de referencia de carbono que permitan que los precios reflejen los beneficios colaterales de NCS, una mejora radical en la disponibilidad de datos de mercado de calidad y el desarrollo de intercambios de carbono centralizados.
  5. Crear claridad regulatoria: los formuladores de políticas deben centrarse en convertir los objetivos nacionales y corporativos de reducción de carbono en planes viables, respaldados por una regulación vinculante. También se necesita claridad sobre cómo se pueden contabilizar los proyectos de NCS dentro de los objetivos nacionales de reducción de carbono, cómo integrar los mercados de carbono voluntarios y de cumplimiento y cómo organizar la transferencia internacional de créditos de carbono.
  6. Generar confianza: Es necesaria una mayor colaboración entre las partes interesadas para abordar los problemas de credibilidad percibidos de NCS. Una coalición de campeones de alto nivel puede ayudar a amplificar el llamado a NCS de alta calidad y ambición.

Para el sector privado, NCS ofrece amplias oportunidades y el impulso para realizarlas está creciendo. Por ejemplo, Amazon está gastando $ 10 millones para restaurar 1,6 millones de hectáreas de bosque en los Estados Unidos; Nestlé está invirtiendo para acabar con la deforestación y en la restauración de bosques en Ghana y Costa de Marfil; y Shell está plantando cinco millones de árboles en los Países Bajos, entre otros compromisos climáticos. Walmart se ha comprometido a ser cero en operaciones para 2040 y a administrar o restaurar 50 millones de acres de tierra y un millón de millas cuadradas de océano.

Dentro de sus compromisos netos cero, empresas como Unilever y PepsiCo se han comprometido específicamente con NCS, reconociendo la importancia de participar en toda la cadena de valor con agricultores y productores, que son fundamentales para proteger y restaurar paisajes y bosques.

Otra área de oportunidad radica en habilitar tecnologías para el clima que ayuden a desbloquear el potencial de NCS: por ejemplo, hardware que habilita físicamente NCS, como tecnologías mejoradas de plantación de árboles, o software que puede mejorar la efectividad y el monitoreo de NCS.

Lo que está fuera de toda duda es que NCS es un componente clave tanto del esfuerzo por reducir y secuestrar las emisiones de carbono, como de la campaña necesaria para combatir la pérdida de la naturaleza. El enfoque internacional en estas crisis gemelas está creciendo, y los gobiernos y las empresas están asumiendo compromisos más audaces. Es hora de ampliar NCS dentro de un marco de mercado y convertir estos compromisos en acciones a favor del clima.

Relacionado

Artículos

11 minutos

Cómo tener en cuenta los valores al contratar

Leer

Artículos

9 minutos

Apoyo a los equipos remotos

Leer

Artículos

11 minutos

Pensamiento crítico y toma de decisiones

Leer

Artículos

8 minutos

Qué es Skillability

Leer

Artículos

11 minutos

Onboarding de trabajadores remotos

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE