Mitos sobre contratar un nómada digital

13 minutos

Un nómada digital es un individuo que aprovecha la tecnología para trabajar de forma remota, a menudo desde varios lugares del mundo. En lugar de estar atados a una oficina o ciudad fija, los nómadas digitales utilizan Internet, herramientas digitales y plataformas online para completar tareas y comunicarse con colegas o clientes. Esta elección de estilo de vida ofrece flexibilidad, lo que permite combinar el trabajo con los viajes. 

Muchos  nómadas digitales son autónomos, emprendedores o empleados en funciones que no requieren una ubicación fija. Los espacios de coworking, cafeterías e incluso destinos vacacionales se convierten en sus oficinas temporales. Si bien el estilo de vida puede ser liberador, también exige adaptabilidad, disciplina y una gestión eficaz del tiempo.

Mitos comunes sobre los nómadas digitales

Los nómadas digitales siempre están de vacaciones

Mito sobre el estilo de vida: muchos imaginan a personas descansando en playas tropicales con sus portátiles, bebiendo cócteles y disfrutando de unas vacaciones interminables. A menudo se percibe que llevan una vida sin preocupaciones, saltando de un destino turístico a otro sin compromisos serios.

La realidad: si bien los nómadas digitales tienen la flexibilidad de trabajar desde varios lugares, a menudo mantienen horarios de trabajo regulares y enfrentan plazos como cualquier otra persona. Viajar y trabajar simultáneamente puede ser un desafío y requiere disciplina y una gestión eficaz del tiempo. Además, a menudo tienen que afrontar desafíos relacionados con la conectividad, las zonas horarias y la búsqueda de espacios de trabajo adecuados.

Ser un nómada digital es fácil

Mito sobre el estilo de vida: trabajar desde cualquier parte del mundo, especialmente en lugares exóticos, parece un sueño hecho realidad para muchos. La gente suele creer que los nómadas digitales tienen una vida fácil, libres del estrés de los trabajos de oficina tradicionales.

La realidad: ser un nómada digital conlleva sus propios desafíos. Desde conexiones a Internet inestables hasta barreras culturales y lingüísticas, los nómadas digitales deben ser adaptables e ingeniosos. También pueden enfrentar incertidumbres relacionadas con visas, atención médica y alojamiento en países extranjeros. Aun así, con la introducción cada día de nuevas regulaciones relacionadas con las visas de trabajo remoto, el panorama está en constante evolución.

Todos los nómadas digitales son ricos

Mito sobre el estilo de vida: existe la idea errónea de que los nómadas digitales ganan mucho dinero, lo que les permite el lujo de viajar y trabajar desde cualquier lugar. Las personas suelen asumir que tienen trabajos remotos bien remunerados o negocios online exitosos.

La realidad: los niveles de ingresos entre los nómadas digitales varían ampliamente. Si bien algunos pueden tener trabajos o negocios lucrativos a distancia, otros pueden estar trabajando con presupuestos ajustados, buscando países asequibles para vivir o trabajando como autónomos. La estabilidad financiera es una preocupación para muchos, como cualquier otra profesión.

Los nómadas digitales carecen de crecimiento profesional

Mito sobre el estilo de vida: una creencia común es que ser un nómada digital significa sacrificar el crecimiento profesional o saltar entre trabajos de corto plazo sin perspectivas ni estabilidad a largo plazo.

La realidad: muchos nómadas digitales tienen carreras prósperas y continúan ascendiendo en la escala profesional. El trabajo remoto es cada vez más aceptado y numerosas empresas ofrecen oportunidades de crecimiento y avance a los empleados remotos. Muchos nómadas digitales también dirigen sus propios negocios exitosos.

El nomadismo digital es sólo para los jóvenes

Mito sobre el estilo de vida: la imagen típica de un nómada digital suele ser la de un joven de entre 20 y 30 años. Muchos creen que este estilo de vida no es adecuado para adultos mayores o personas con familias.

La realidad: personas de todas las edades, incluidas familias con niños, siguen el estilo de vida nómada digital. Se trata de adaptabilidad y del deseo de libertad y flexibilidad, no de edad. Además, los nómadas digitales de mayor edad suelen aportar experiencia y habilidades a sus funciones remotas.

Los nómadas digitales solo realizan trabajos tecnológicos

Mito sobre el estilo de vida: “Digital” en “nómada digital” lleva a muchos a creer que todos los nómadas están en campos relacionados con la tecnología, como el desarrollo de software o el marketing digital.

La realidad:  si bien muchos nómadas digitales trabajan en tecnología, el espectro de trabajo remoto es amplio. Los nómadas digitales pueden ser escritores, educadores, consultores, artistas… La clave es la capacidad de trabajar de forma remota, no la naturaleza del trabajo en sí.

Es un estilo de vida solitario

Mito sobre el estilo de vida: mudarse constantemente de un lugar a otro puede parecer aislante, ya que los nómadas digitales siempre están lejos de sus familiares y amigos de toda la vida.

La realidad: si bien puede haber momentos de soledad, muchos nómadas digitales construyen una red global de amigos y colegas. Los espacios de trabajo conjunto, las comunidades nómadas digitales y las reuniones brindan amplias oportunidades para socializar y establecer contactos.

El nomadismo digital es un compromiso a largo plazo

Mito sobre el estilo de vida: una vez que eliges el estilo de vida nómada, estás obligado a él indefinidamente.

La realidad: muchos nómadas digitales eligen este estilo de vida para un período o fase específica de sus vidas. Algunos podrán hacerlo durante unos meses, otros durante varios años. Es flexible y las personas siempre pueden volver a una vida más estacionaria si lo desean.

Cada día es una aventura

Mito sobre el estilo de vida: con la libertad de viajar y explorar, la gente suele asumir que los nómadas digitales están siempre en movimiento, explorando nuevos lugares a diario.

La realidad: si bien ciertamente hay aventuras, muchos nómadas digitales mantienen rutinas, como cualquier otra persona. Es posible que permanezcan en un lugar durante semanas o meses, concentrándose en el trabajo y estableciendo un ritmo diario.

Debes tener muchas habilidades para ser un nómada digital

Mito sobre el estilo de vida: existe la noción de que solo las personas altamente capacitadas o en campos especializados pueden seguir el estilo de vida nómada digital.

La realidad: si bien tener una habilidad comercializable puede ser beneficioso, existen varios trabajos remotos disponibles para personas con diferentes conjuntos de habilidades y niveles. El aprendizaje continuo y la adaptabilidad son más cruciales que tener una habilidad específica de alto nivel.

¿Cuáles son las ventajas de contratar un nómada digital?

Contratar nómadas digitales puede tener sus pros y sus contras. Empecemos por las ventajas. Así es como una empresa puede beneficiarse al priorizar la contratación de nómadas digitales o trabajadores remotos globales: 

Ahorro de costes: los nómadas digitales no requieren espacios de oficina designados, lo que genera ahorros significativos. La organización puede reducir su segundo gasto más grande, que es el espacio de oficina, minimizando los empleados internos, lo que se traduce en costes fijos reducidos con el tiempo.

Diversidad de talentos: aprovechar la comunidad nómada digital amplía el grupo de talentos, brindando acceso a habilidades especializadas que pueden ser escasas en la región local de una empresa, lo que garantiza una ventaja competitiva en la contratación.

Mayor productividad: los nómadas digitales, con sus estilos de vida flexibles, a menudo muestran una mayor creatividad y un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida personal. Los estudios indican que son entre un 35% y un 40% más productivos que sus pares que trabajan en la oficina, con horas de trabajo más concentradas.

Perspectivas globales: Los nómadas digitales aportan experiencias y puntos de vista culturales variados, enriqueciendo la cultura organizacional. Sus diversos orígenes ofrecen perspectivas nuevas y globales, fomentando ideas y soluciones innovadoras.

Programación flexible: con el trabajo remoto operando en diferentes zonas horarias, las empresas se benefician de una cobertura las 24 horas. Esta flexibilidad es especialmente ventajosa para la atención al cliente o para abordar problemas urgentes, lo que garantiza un servicio ininterrumpido y flujos de ingresos.

Contratar a un nómada digital es diferente a contratar a alguien en unas vacaciones de trabajo o trabajar temporalmente desde un destino de vacaciones. 

Posibles desafíos al contratar nómadas digitales

Veamos las posibles desventajas de contratar nómadas digitales o trabajadores remotos globales: 

Enfoque dividido: los nómadas digitales a menudo hacen malabarismos con múltiples proyectos mientras exploran su ubicación. Esta atención dividida puede provocar una falta de concentración, lo que puede comprometer la calidad del trabajo y no cumplir con los plazos.

Desafíos de conectividad: muchas personas que se dedican al trabajo remoto operan desde regiones con Internet poco confiable. Trabajar desde lugares de vacaciones puede generar barreras de comunicación debido a la mala conectividad, lo que dificulta una colaboración en línea fluida.

Complicaciones de las zonas horarias: si bien las diversas zonas horarias ofrecen una cobertura ampliada, también introducen desafíos de colaboración asincrónica. Esto puede ralentizar los flujos de trabajo y potencialmente provocar que se incumplan más plazos.

Preocupaciones de seguridad: el uso frecuente de wifi público y espacios compartidos aumenta los riesgos de ciberseguridad. El robo de dispositivos, junto con una protección de datos inadecuada, puede exponer la información confidencial de la empresa a posibles infracciones.

Incertidumbre en el compromiso: algunos nómadas digitales pueden priorizar las experiencias personales sobre los compromisos laborales. Sin contratos estrictos, existe el riesgo de que abandonen proyectos en curso, lo que los hace menos adecuados para tareas críticas a largo plazo.

A pesar de los retos, la contratación de un nómada digital ofrece a las empresas rentabilidad, acceso a un grupo de talentos más amplio, mayor productividad, una nueva perspectiva global y flexibilidad en los horarios en diferentes zonas horarias.

Relacionado

Artículos

6 minutos

Construir sentido de pertenencia

Leer

Artículos

16 minutos

Pros y contras del trabajo flexible

Leer

Artículos

9 minutos

Qué es la Responsabilidad Social Corporativa

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE