¿Cómo serán los CEO de la Generación Z?

Acabamos de recibir los resultados de una interesante encuesta a la Generación Z. En esta se ha consultado a más de 5.000 jóvenes de entre 18 y 28 años de más de 30 países, entre ellos España, y que han sido aspirantes al programa mundial de Adecco CEO por un mes.

La encuesta analiza las competencias y cualidades que los líderes del mañana necesitarán para dirigir. Se me ha ocurrido preguntarle a mi hijo de quince años sobre esta generación, que también es la suya, y debo reconocer que tengo que resetear muchas asunciones erróneas sobre nuestros jóvenes.

Generación Z: presentando a los protagonistas

Lo primero es que estamos hablando de la primera generación de verdaderos nativos digitales.  Pero es que ya son uno de los motores para la transformación de las relaciones laborales de cara al futuro del trabajo.

Nuestros jóvenes quieren entornos menos formales, mayor flexibilidad, se sienten cómodos cambiando de trabajo y participando en proyectos que les reten y aporten aprendizaje. No rehúyen de la responsabilidad al tiempo que anhelan la conversación y el diálogo.

Para ellos, el aprendizaje bidireccional es clave para ayudarles a entrenar y desarrollarse. Prefieren la comunicación cara a cara y los entornos de trabajo colaborativos y en grupos pequeños con un liderazgo dinámico, en lugar de trabajar de forma autónoma.

La Generación Z también busca inspirarse y trabajar con aquellos que estén interesados ​​en mejorar el mundo. La marca del empleador aumenta en relevancia y los Z visualizan el trabajo de sus sueños en un plazo medio, buscando antes las oportunidades de crecimiento que de mayor salario.

Lejos de la cultura primordialmente competitiva de nuestro tiempo, muestran una personalidad inclusiva. Están acostumbrados a ser parte de comunidades sociales y digitales masivas, y valoran la oportunidad de conectarse y aprender de diferentes tipos de personas.

El perfil de un CEO de la Generación Z

Según los resultados de nuestra encuesta, los CEO de la Generación Z serán fantásticos líderes en la gestión de personas y hábiles comunicadores. De hecho, la aptitud número 1 que identifican como clave es la capacidad para gestionar personas y equipos de forma satisfactoria.

La comunicación y la creatividad son las otras competencias que ellos mismos entienden que tienen que pulir. El 70% de los futuros directivos encuestados cree que las competencias interpersonales serán más importantes que las técnicas.

Como compañeros, valorarán la curiosidad, la rapidez para aprender y la capacidad de adaptación. Esta generación de CEO dará prioridad a perfeccionar sus competencias interpersonales: 7 de cada 10 futuros directivos creen que las competencias interpersonales serán más importantes que las técnicas.

Los Z piensan que los actuales líderes no están a la altura en competencias interpersonales. En la actualidad, la gestión de personal y la dirección de equipos son las aptitudes en las que más tienen que trabajar los CEO, seguidas por la creatividad y la inteligencia emocional.

La educación ejecutiva del futuro CEO

En cuanto a la formación, no todos los directivos del 2050 tendrán un título universitario. Muchos de ellos ascenderán gracias a programas de aprendizaje prácticos, respaldados en muchos casos por la educación a distancia.

Solo el 6 % de los encuestados cree que las titulaciones universitarias son la mejor manera de preparar a los próximos directivos. Formándoles con las competencias interpersonales que necesitarán para liderar.

Más de la mitad (55 %) de los jóvenes de la Generación Z dice que las prácticas y el aprendizaje práctico son la mejor manera para que los futuros líderes progresen. No tiene que darnos vértigo, los resultados de PISA demuestran que detrás del éxito educativo de países con Finlandia está lo que piensan nuestros jóvenes.

Es probable que cada vez más profesionales emergentes de la Generación Z renuncien a una educación universitaria tradicional. Apostarán por un desarrollo profesional que ofrezca capacitación y nuevas habilidades a medida que cambien de trabajo.

Ellos saben que tendrán carreras muy variadas y más largas que cualquier generación anterior. El aprendizaje y el desarrollo serán los elementos vitales de sus carreras, y buscarán que su empleador se los proporcione.

¿Está preparada la Generación Z para ser los CEOs del futuro?

Esta nueva generación considera que sus competencias más sólidas de cara al liderazgo futuro son la curiosidad, la rapidez en el aprendizaje, la adaptabilidad y la creatividad.

Respecto a la formación, tienen la sensación de que el sistema educativo actual no les está preparando de forma eficaz para la gestión de proyectos, la toma de decisiones basada en datos, la negociación y la resolución de problemas complejos.

La Generación Z sabe lo que quiere y es autocrítica. Por último, los líderes del mañana se sienten poco preparados en lo que respecta a conciencia intercultural e intergeneracional. Muchos retos para nuestros jóvenes y un enorme talento para abordarlos.


  Javier Blasco de Luna
  Director, The Adecco Group Institute