La televida: analfabetos digitales tecnoestresados

No es ningún secreto que España no lidera los países con una mayor formación en Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) de Europa. En el año 2015, el informe de la UGT titulado “La Brecha Digital en España” afirmaba que el 47% de los españoles tenía un nivel de formación en TIC bajo o inexistente. De hecho, más del 15% de los alumnos de países de la Unión Europea tiene competencias digitales insuficientes, según el “Monitor de Educación y Formación” de la Comisión Europea.

El analfabetismo digital se define como la incapacidad de interactuar, comprender o usar de forma provechosa las nuevas tecnologías, evitando que las personas puedan beneficiarse de los ordenadores e internet. Pues bien, algunos datos que nos aporta el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que recoge elDiario.es confirman esta situación ya que, en 2020, el año de la pandemia, un 22% de los españoles no buscaron información en Internet, un 24% no enviaron o recibieron correos electrónicos o un 35% no sabía cómo comunicarse con las Administraciones Públicas por medios electrónicos al no tener los conocimientos necesarios, entre otros datos.

Conclusión: muchos de nosotros somos analfabetos digitales, pero tenemos que ser resilientes y evolucionar adaptándonos a la “nueva normalidad” donde asimilamos el darwinismo que nos ha abocado a la metafórica Matrix pasando del trabajo al teletrabajo y de la vida a la televida.

Tecnoestrés

Bajo esta perspectiva de virtualidad sincrónica o asincrónica y teniendo siempre presente que existen unos factores personales y sociodemográficos que nos caracterizan y que pueden llegar a influir y amplificar los factores estresantes en los individuos, vamos a presentar los cinco creadores de tecnoestrés, según la profesora Monideepa Tarafdar de la Universidad de Lancaster, una de las mayores especialistas en esta materia.

  • Tecno-sobrecarga: las TIC nos obligan a trabajar más rápido y durante más tiempo, incluso en multitareas, con acceso a información desde múltiples plataformas y aplicaciones, lo que nos puede llevar a una sobrecarga de información que no somos capaces de procesar o incluso podemos tener la falsa sensación de querer hacer más en menos tiempo.
  • Tecno-invasión: crea situaciones en las que el usuario al estar disponible en todo momento pierde la perspectiva entre la vida laboral y la privada llegando incluso a tener una sensación de malestar cuando la conexión a internet no está disponible.
  • Tecno-complejidad: las tecnologías evolucionan muy rápidamente y tenemos la sensación de incompetencia, obligándonos a invertir tiempo y esfuerzo en el aprendizaje y comprensión de nuevas aplicaciones y tecnologías con manuales e instrucciones muchas veces incomprensibles y poco útiles para el usuario.
  • Tecno-inseguridad: los usuarios se sienten amenazados de perder sus trabajos porque las nuevas TIC y otras personas con más conocimientos de TIC podrían reemplazarlos. El economista Jeffrey Sachs vaticina un escenario muy pesimista cuando dice: “cuanto más fácil sea reemplazar la mano de obra humana por robots, más disminuirá la demanda de mano de obra humana”, lo cual, según Sachs, desencadenaría una reacción en cadena que afectaría a la disminución del crecimiento económico y de la prosperidad general.
  • Tecno-incertidumbre: los continuos cambios y ampliaciones de las TIC confunden a los usuarios y provocan su ignorancia ya que, en general, éstos no tienen la posibilidad de acumular una base sólida de experiencia en una aplicación o sistema determinado antes de que cambie, ya que los conocimientos adquiridos se vuelven rápidamente obsoletos y las constantes exigencias de actualizar sus aptitudes y conocimientos traen consigo frustración y preocupación.

Es indudable que las TIC tienen sus ventajas y un lado amable que todos, en mayor o menor medida, conocemos: utilidad, rapidez, eficiencia, fiabilidad, etcétera, pero también tiene su lado oscuro con sus inconvenientes que pueden derivar en unos resultados nocivos a nivel individual, familiar y social. Si nos centramos en las organizaciones, a nivel laboral podemos encontrar por ejemplo: disminución de la satisfacción con el puesto de trabajo o con el compromiso con la empresa, la disminución del desempeño laboral y de la capacidad de innovación durante el uso de TIC, el aumento del conflicto de rol e incluso la sobrecarga de rol del trabajador.

No es un secreto que el tecnoestrés representa actualmente un gran problema de gestión en organizaciones con dependencia tecnológica y parece evidente que a corto plazo será extensivo a todo tipo de organizaciones. ¿Cómo pueden evitar las empresas esta situación? La solución no es fácil ni rápida y tampoco existen recetas universales. Las organizaciones pueden trabajar aliviando los efectos del tecnoestrés como por ejemplo: estableciendo restricciones de recursos y de usos, rediseñando puestos de trabajo y equipos, trabajando los estilos de liderazgo o mejorando los criterios de selección. Hay varias formas pero es importante trabajar a través de tres mecanismos inhibidores básicos del tecnoestrés como serían:

  • el apoyo técnico y la formación de los trabajadores
  • la implicación y participación de los trabajadores en el proceso de implementación
  • manteniendo un clima sociolaboral que facilite la comunicación, la innovación y el aprendizaje.

 

 

Iván Ciudad-Valls
  Prevencionista y profesor, Universitat Oberta de Catalunya

 

 

Relacionado

11 minutos

Protocolos de acoso laboral

Leer

Artículos

11 minutos

Cómo tener en cuenta los valores al contratar

Leer

Artículos

9 minutos

Apoyo a los equipos remotos

Leer

Artículos

11 minutos

Pensamiento crítico y toma de decisiones

Leer

Artículos

8 minutos

Qué es Skillability

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE