Tecnología y organización, nuevos patrones de la Logística y el Transporte

Lo paradójico del sector de Logística y Transporte es que nos hartamos de decir que las “personas y la tecnología” son los factores diferenciadores de nuestra oferta, pero hasta hoy, no hemos sido capaces de ser considerados como uno de los “lugares de trabajo” preferidos para los trabajadores cualificados. Apostar por la educación, por la formación continua, por la investigación y la innovación es una tarea urgente que no permite dilación alguna.

En Innovación e Investigación, nuestro sector invierte menos del 1% de nuestra aportación al PIB, muy por debajo de la media de la Unión Europea (1,8%, que a su vez es muy inferior a Estados Unidos y Japón, cercanos al 3%). Hoy es el momento de juntar esfuerzos y proponernos alcanzar el 1,8%, como mínimo, en los próximos tres años.

La inclusión de nuestras necesidades en los sistemas de educación y formación, aunque existe, es todavía insuficiente, por lo que es necesario involucrarnos más en la definición de los currículos y de los contenidos, asignando para ello recursos humanos e inversión suficiente. Sólo hoy menos del 10% de los trabajadores del sector tienen una educación terciaria, cuando deberíamos aspirar a alcanzar en tres años una cifra superior al 20%.

Adiós a la visión simplista de la Logística y el Transporte

Atrás ha quedado la visión simplista del universo logístico y de transporte, formada alrededor de las dimensiones de volumen y masa crítica, para dar paso a las nuevas concepciones del universo como un todo, en donde el origen del cambio se fundamenta en la fusión de dos grandes conceptos: tecnología y organización. Y, además, en el uso de herramientas y en el modo de hacer las cosas. Es un cambio de patrones organizativos que facilitan una nueva forma de generación de riqueza, pero que exigen adoptar una nueva lógica.

  • En primer lugar, cambio para aplicar criterios de producción flexible y adaptable. Lejos de buscar siempre economías de escala, tenemos economías de especialización. El cambio actual está marcado, sin duda alguna, por la revolución tecnológica que impacta, por una parte en una serie de productos, tecnologías y procesos y, por otra, en un conjunto de tecnologías genéricas que son capaces de modernizar y dinamizar el aparato productivo. Ésta es la verdadera base del cambio, porque por un lado es de alcance universal y por otro los nuevos principios, prácticas y modelos organizativos son los que permiten abrir el camino para nuevos niveles de eficiencia y productividad.
  • En segundo lugar, en términos organizativos se desmonta la rígida estructura piramidal y compartimentada a favor de la de redes flexibles de un solo nivel, en las que se integran las diferentes actividades con independencia de dónde y quién las ejecute. Para hacer frente con éxito a esta situación, las empresas y las organizaciones deben ser cada vez más flexibles generando innovaciones que les permitan adaptarse a las exigencias de los nuevos entornos.

Ahora bien, esta situación no sólo tiene importantes consecuencias en las estructuras organizativas de las empresas, sino que también afecta de modo directo al contenido de los puestos de trabajo y, por ende, al perfil profesional de las personas, dado que sus conocimientos y su cualificación deberán ser acordes con los requerimientos planteados.

En tercer lugar, se deja de considerar al personal como un coste para ser un activo importante del balance. Lo importante, en este cambio, es que el conocimiento y el talento incorporado a la persona es reconocido como un activo y, como tal, se remunera. Como resultado de estos cambios se contempla un nuevo modelo organizativo cuyo impulsor del diseño y la clave de su éxito son la especialización por procesos o contratos con clientes y la flexibilidad en la organización del trabajo.

Los retos principales en materias organizativas a los que se enfrenta el sector de la Logística y el Transporte se resumen en:

  • Una negociación colectiva moderna para que desempeñe un papel más ágil y más sensible en el entorno competitivo de las empresas y contribuya a la mejora de la competitividad y al empleo.
  • Sistemas de remuneración. La gestión flexible del tiempo de trabajo, la movilidad geográfica y funcional, las fórmulas de contratación, todo ello impulsando fórmulas que busquen no tanto la seguridad en el puesto de trabajo como la seguridad en el empleo.
  • Una nueva profesión exige un sistema educativo y una formación continua que lo contemple para que sea el garante de una industria de la Logística y el Transporte del futuro.

Gonzalo Sanz, Presidente de Logística

Relacionado

Artículos

14 minutos

Gestionar 5 generaciones en el trabajo

Leer

26 minutos

Evolución del teletrabajo

Leer

Artículos

6 minutos

Entrevistas con candidatos neurodiversos

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE