12

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU son un plan internacional para un futuro que armoniza el crecimiento económico, la gestión ambiental y la justicia social. Como principal proveedor de medios de vida y seguridad, el mundo del trabajo es un elemento clave y un facilitador fundamental para los ODS. Mientras el mundo mira a Glasgow y la conferencia COP26, debemos tomar los ODS como principios rectores para aprovechar las oportunidades y responsabilidades que se derivan de aprovechar el mundo del trabajo para la lucha contra el cambio climático.

Un desafío por delante: transformar la economía mundial

El reciente Sexto Informe de Evaluación del IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change) sobre el cambio climático presenta una imagen clara: señala inequívocamente a la actividad humana como la razón del cambio climático y proporciona más detalles que nunca sobre los escenarios futuros que se avecinan.

El informe también nos dice que ya no nos quedan opciones. Si queremos evitar los peores escenarios de aumento de la temperatura global, debemos reducir a la mitad las emisiones para 2030 y lograr emisiones netas de CO2 cero para 2050. Las emisiones netas cero significan que eliminamos todas las emisiones de gases de efecto invernadero generadas por el hombre, permitiendo así que el clima se estabilice. El IPCC concluye que todavía tenemos la oportunidad de actuar, pero debe ser ahora, y debe ser nada menos que transformar la economía global por completo.

La ciencia es clara: el tiempo para actuar está a punto de agotarse y los esfuerzos actuales, expresados ​​como Contribuciones determinadas a nivel nacional al Acuerdo de París, son insuficientes. La COP26 debe dar como resultado una acción climática más ambiciosa y decidida con las inversiones correspondientes. Los mercados laborales y su panorama de habilidades pueden y deben estar en el centro de esto, ya que reúnen a aquellos que tienen las claves para una transición verde y justa: gobiernos, empleadores y trabajadores.

ODS 7: ¿Cómo volvemos a la normalidad?

Como el principal contribuyente a las emisiones globales, el sector energético en particular debe transformarse y descarbonizarse fundamentalmente. El ODS 7 busca garantizar el acceso a energía asequible, fiable, sostenible y moderna para todos y, como tal, es una pieza central del marco global para abordar el cambio climático.

Lamentablemente, no estamos en camino de alcanzar el ODS 7. Además, el impacto de Covid-19 ha provocado que algunos elementos del ODS7 estén aún más fuera de alcance que antes, ya que los niveles de implementación de energías renovables están muy por detrás de lo que se necesita para alcanzar el ODS 7.

Pero ¿cómo podemos volver a encarrilarnos? Una mirada a las personas y las habilidades que dan forma al sector ofrece caminos valiosos. La Agencia Internacional de Energía (AIE) deja en claro que para dar un impulso sustancial al despliegue de energía renovable y apoyar las transiciones de energía limpia, se deben desarrollar estrategias integrales de habilidades para el sector energético.

El despliegue de competencias y energías renovables deben ir de la mano

Las habilidades son, de hecho, un factor decisivo y recurrente en la transición energética. Más allá de la inversión, los actores de la industria requieren personas altamente capacitadas para desarrollar las tecnologías reales que permitan una transición a la energía limpia. Existe una necesidad pronunciada de volver a capacitar y mejorar la fuerza laboral existente a medida que la industria adopta esas nuevas tecnologías y elimina gradualmente las viejas y altamente intensivas en emisiones.

Un mundo del trabajo que funcione bien ayuda a desbloquear muchas externalidades positivas de la transición a la energía verde, que a su vez reduce los obstáculos de la transición. Se estima que en comparación con la energía fósil, el sector de las energías renovables creará un 70% más de empleo por millón de euros. Un mercado de trabajo que permita la movilidad de los trabajadores y las estrategias de capacitación integral asegura que las personas con las habilidades adecuadas puedan aprovechar estas oportunidades y realizar la transición. La clave es que las políticas de habilidades van de la mano con medidas para aumentar el despliegue de energías renovables.

La transición energética solo es viable si se basa en una comprensión profunda de los trabajos emergentes y en desaparición, y una estrategia que aproveche los conocimientos existentes y fomente nuevas habilidades. Este no puede ser un esfuerzo único y no se puede hacer sin considerar contextos locales únicos. Es evidente que existe una conexión entre el mundo del trabajo y el ODS 7. Sin embargo, las interacciones entre el mundo del trabajo y los ODS relacionados con el cambio climático van más allá. 

Resiliencia: pensar más allá de las infraestructuras para alcanzar el ODS 9

La ambiciosa transformación del sistema energético global depende de la capacidad de recuperación y la disponibilidad de infraestructuras (redes eléctricas, baterías, almacenamiento de hidrógeno). Estrechamente conectado con el ODS 7 está el ODS 9, que busca construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación.

Al examinar las conexiones del mundo del trabajo con los ODS, hay que pensar más allá de la resiliencia solo de las infraestructuras y orientarse hacia la industrialización sostenible y considerar el otro componente crucial de cualquier sistema energético: la mano de obra. Los trabajadores no son productos básicos y, a medida que transformamos la economía para combatir el cambio climático, el empleo también debe ser sostenible y renovable. Las personas necesitan oportunidades para aumentar su resistencia a los cambios disruptivos que se avecinan.

La pandemia mundial ha mostrado esta necesidad de resiliencia de la fuerza laboral de una manera impresionante. Promover la industrialización inclusiva y sostenible significa pensar en la sostenibilidad desde la perspectiva de la fuerza de trabajo: hacer que el mercado de trabajo sea más accesible y proporcionar mejores medios para que todos permanezcan en él mediante la actualización y mejora de las habilidades a medida que cambian las demandas debido, por ejemplo, a la innovación tecnológica y la transición verde. Los sistemas de protección social también deben adaptarse al desafío que se avecina haciendo que los derechos sociales sean más transferibles y menos dependientes de la situación laboral.

Seguridad en el suministro de habilidades

En la lucha contra el cambio climático, garantizar la seguridad del suministro va mucho más allá del suministro de energía, el contexto en el que el término se utiliza con más frecuencia. En cambio, con el mundo del trabajo estrechamente conectado con los ODS, debemos pensar en la seguridad del suministro de habilidades mientras redoblamos nuestros esfuerzos para limitar el calentamiento climático a 1,5 ° C. Para impulsar las energías renovables y la industrialización sostenible, las estrategias de transformación deben ir acompañadas de una orientación profesional y de competencias con visión de futuro: un estudio reciente de LHH reveló que el 86% de los destinatarios de la orientación profesional pudieron hacer uso de los programas de competencias.

Al observar todo el potencial del talento, es importante que los planes de estudios estén bien alineados con las demandas del mercado de trabajo para evitar un desajuste de habilidades y permitir una transición más fluida de la educación al empleo. Las oportunidades de aprendizaje basadas en el trabajo, como los aprendizajes y prácticas (ver el informe técnico “ Empleabilidad, no solo empleo ”) y continúan siendo medios muy eficaces para atraer nuevos talentos a las empresas y, al mismo tiempo, impulsar la innovación a través de nuevas perspectivas. Y la capacitación debe continuar a lo largo del ciclo de vida laboral: el aprendizaje permanente se ha vuelto imperativo. Esto permite a las personas seguir siendo empleables y relevantes en el mercado de trabajo, y ofrecer talento continuamente a las empresas con las habilidades que necesitan para llevar a cabo la transición verde.

La acción climática tiene que ser una acción del mercado de trabajo

El mundo del trabajo es parte fundamental de la acción climática (ODS 13). Solo un mercado de trabajo adaptable garantizará que la transición verde se produzca de una manera socialmente justa e inclusiva y que no deje a nadie atrás. Aparte de los efectos de la transición de la economía, esto incluye de manera crucial el impacto directo del cambio climático: ya sabemos que la degradación ambiental y el aumento de las temperaturas y del nivel del mar ponen en peligro los medios de subsistencia, por ejemplo, de muchos millones de trabajadores agrícolas, pescadores y en zonas rurales y costeras enteras. El cambio climático también conlleva una crisis social y debemos trabajar juntos para brindar nuevas perspectivas y seguridad a los más vulnerables.

El Grupo Adecco está decidido a aprovechar su capacidad de liderazgo para la acción climática al involucrar a los agentes involucrados en el mercado de trabajo y los interlocutores sociales sobre la importancia de la accesibilidad a ese mercado y las habilidades para una transición verde . Esto se complementa con nuestro compromiso de reducir nuestras emisiones en un 50% para 2030, de acuerdo con los requisitos del escenario de 1,5 ° C del Acuerdo de París.


  Javier Blasco de Luna
  Director, The Adecco Group Institute

  

Relacionado

11 minutos

Protocolos de acoso laboral

Leer

Artículos

11 minutos

Cómo tener en cuenta los valores al contratar

Leer

Artículos

9 minutos

Apoyo a los equipos remotos

Leer

Artículos

11 minutos

Pensamiento crítico y toma de decisiones

Leer

Artículos

8 minutos

Qué es Skillability

Leer

¿Te parece interesante? Compárte esta página:

Recibe las últimas noticias del sector RRHH directamente en tu correo. ¡Suscríbete!

SUSCRÍBETE

SUSCRÍBETE